lunes, 23 de abril de 2018

Bullicio y ajetreo en el centro de la Vía Láctea

Crédito de la imagen: ESA/C. Carreau

La imagen de este artista ilustra la frenética actividad en el núcleo de nuestra galaxia, la Vía Láctea. El centro galáctico alberga un agujero negro supermasivo en una región conocida como Sagittarius A*, o Sgr A*, con una masa de alrededor de cuatro millones de veces la de nuestro sol. El observatorio espacial Herschel ha realizado observaciones detalladas de gas sorprendentemente caliente que puede estar orbitando o cayendo hacia el agujero negro supermasivo.

Un denso torbellino de gas y polvo rodea el centro galáctico y ocupa los 15 años luz más recónditos de nuestra galaxia. Dentro del disco se encuentra una cavidad central, con un radio de unos pocos años luz, llena de polvo caliente y gas de baja densidad.

domingo, 22 de abril de 2018

Clonación cósmica

Crédito de la imagen: ESA/Hubble y NASA; Reconocimiento: Judy Schmidt 

Esta imagen tomada por el Telescopio Espacial Hubble está llena de galaxias. Se puede detectar exquisitas galaxias elípticas y espectaculares espirales, vistas en diversas orientaciones: de canto con el plano de la galaxia visible, boca arriba para mostrar magníficos brazos espirales. La gran mayoría de estas motas son galaxias, pero para detectar una estrella en primer plano de nuestra propia galaxia, hay que buscar un punto de luz con puntas de difracción que la delaten.

El objeto más atractivo se encuentra en el centro de la imagen. Con el nombre de SDSSJ0146-0929, el resplandeciente bulbo central es un cúmulo de galaxias: una gigantesca colección de cientos de galaxias, todas unidas por en el inquebrantable lazo de la gravedad. La masa de este cúmulo de galaxias es lo suficientemente grande como para distorsionar de manera importante el espacio-tiempo que lo rodea, creando extrañas curvas que rodean el cúmulo.

sábado, 21 de abril de 2018

Pequeños cráteres

Crédito de la imagen: NASA/JPL-Caltech/ASU

Este campo de pequeños cráteres oscuros se encuentra en el sur de Elysium Planitia. La apariencia oscura contra los flujos de lava circundantes sugiere que los cráteres son posteriores a los flujos de lava. Las pequeñas "colas" cerca de los cráteres indican vientos que soplan hacia la parte superior izquierda de la imagen. 

La imagen fue tomada por la Mars Odyssey el 4 de septiembre de 2017 con el instrumento VIS, durante su órbita número 69752. Está centrada en latitud 8.28º y longitud 157.48º. En la segunda imagen se ve la región.

viernes, 20 de abril de 2018

Intrincadas nubes de Júpiter

Créditos de la imagen: NASA/JPL-Caltech/SwRI/MSSS/Kevin M. Gill

En esta nueva imagen tomada por la nave espacial Juno de la NASA se pueden ver los intrincados patrones de nubes del hemisferio norte de Júpiter. La imagen con realce de color se tomó el 1 de abril cuando Juno realizó su duodécimo acercamiento de Júpiter. En el momento en que se tomó la imagen, la nave espacial estaba a unos 12.326 kilómetros de las nubes del planeta, en una latitud norte de 50,2 grados.

Kevin M. Gill procesó esta imagen usando datos de la cámara JunoCam. Las imágenes en bruto de JunoCam están disponibles para que el público las examine y procese en la siguiente dirección:
www.missionjuno.swri.edu/junocam         


Fuente de la noticia: "Intricate Clouds of Jupiter", de NASA.

jueves, 19 de abril de 2018

Líridas 2018: Guía de observación

En el mes de abril se produce la lluvia de estrellas de las Líridas. Los meteoros de esta lluvia tienden a ser muy brillantes con restos estelares muy persistentes ya que penetran profundamente en la atmósfera terrestre. En los últimos años se ha observado un promedio de 10 a 20 meteoros por hora.

Este fenómeno se produce cuando nuestro planeta, en su órbita alrededor del Sol, atraviesa los residuos polvorientos dejados por el cometa Thatcher. Este cometa fue descubierto el 5 de abril de 1861 por el astrónomo AE Thatcher de Nueva York. Por entonces contaba con una magnitud de 7,5 y se encontraba en dirección a la constelación de Draco. Fue descrito como "una nebulosa sin cola de 2 minutos de arco de diámetro, con una condensación central."

Su posterior estudio estableció que la órbita del cometa era elíptica y que su periodo era de 415 años.

Existen registros de la observación de esta lluvia desde el año 687 a.C, siendo uno de los eventos astronómicos más antiguos en registrarse. La THZ, o número máximo de meteoros observados en condiciones favorables, suele ser aproximadamente de entre 14 y 23 meteoros por hora lo que supone entre unos 8 y 15 meteoros por hora reales. En las mejores condicionas podrían observarse hasta tres meteoros por minuto. Pero en varios años se han observado estallidos que han elevado esta tasa a cifras muy superiores, como las ocurridas en 1803, 1922 y 1982. Por ejemplo, en 1982 se alcanzaron los 200 meteoros por hora. Por ello, los científicos clasifican a esta lluvia de estrellas como impredecible. ¿Qué ocurrirá este año?


miércoles, 18 de abril de 2018

Una galaxia fantasmal que carece de materia oscura

Crédito de la imagen: NASA, ESA y P. van Dokkum (Yale University) 

NGC 1052-DF2 reside a unos 65 millones de años luz de distancia en el Grupo NGC 1052, que está dominado por una galaxia elíptica masiva llamada NGC 1052.

Esta galaxia de aspecto borroso es tan difusa que los astrónomos pueden ver claramente las galaxias distantes situadas detrás de ella. Esta galaxia fantasmal no está bien formada y no se parece a una galaxia espiral típica, pero tampoco parece una galaxia elíptica. Según los colores de sus cúmulos globulares, la galaxia tiene aproximadamente 10.000 millones de años de edad. Sin embargo, incluso los cúmulos globulares son extraños: son dos veces más grandes que los cúmulos habitualmente observados.

martes, 17 de abril de 2018

Es probable que tengan agua en abundancia los planetas del sistema TRAPPIST-1

Crédito de la imagen: ESO

Los exoplanetas existentes alrededor de la débil estrella roja TRAPPIST-1, a tan sólo 40 años luz de nuestro planeta, fueron detectados por primera vez  con el Telescopio TRAPPIST-sur (Observatorio La Silla, ESO) en 2016. Durante el siguiente año se hicieron nuevas observaciones, tanto desde telescopios terrestres, como el VLT (Very Large Telescope, ESO), o con el Telescopio Espacial Spitzer (NASA), revelando que no había menos de siete planetas en el sistema, cada uno con un tamaño similar al de la Tierra. Se denominaron TRAPPIST-1b, c, d, e, f, g y h, manteniendo el orden en el que aumenta la distancia a la estrella central.

Ahora se han realizado más observaciones, tanto con telescopios basados en tierra, incluyendo la instalación casi finalizada SPECULOOS (Observatorio Paranal, ESO), como desde el Telescopio Espacial Spitzer y el Telescopio Espacial Kepler (NASA). Un equipo de científicos, liderado por Simon Grimm (Universidad de Berna, Suiza), ha aplicado métodos de modelado informático muy complejos a los datos existentes y ha calculado las densidades de los planetas con bastante precisión.