miércoles, 4 de mayo de 2016

10 + 1 curiosidades sobre Mercurio que todo el mundo debería conocer

Wikipedia
 A continuación vamos a repasar alguna de las curiosidades que nos encontramos a la hora de estudiar el planeta Mercurio. Aunque a priori, alguno de los enunciados os parezcan lógicos, como el primero que indica que Mercurio es el planeta más cercano al Sol, en realidad, para llegar a esa conclusión podemos recorrer curiosas historias realmente interesantes.

 1.- Mercurio es el planeta más cercano al Sol.

Hoy en día tenemos muy claro que Mercurio es el planeta más cercano a nuestra estrella, pero esto no siempre ha sido así. Podemos remontarnos en esta historia hasta Galileo Galilei. Imagináos que por primera vez observáis manchas solares, pequeños puntos oscuros sobre la superficie solar. ¿Qué fue lo primero que pensaron los científicos de la época? Pues precisamente que se trataba de cuerpos situados entre la Tierra y el Sol.

Manchas solares fotografiada con un Solarscope. F. Sevilla
Los telescopios llegaron a muchos científicos al mismo tiempo, por lo que no fueron pocos los que se creyeron los primeros observadores de las manchas solares. Eso sí, ninguno tuvo en cuenta las observaciones  chinas de siglos anteriores. En 1611 Christopher Scheiner, un jesuita alemán, observó las manchas solares empleando el método de proyección ideado por Kepler. El mismo año, Galileo comenzó sus investigaciones sobre estas zonas oscuras de la superficie solar. Sin embargo, Scheiner, presionado por la visión aristotélica de un cielo inmutable, se negó a creer que la superficie del Sol estuviese "manchada" y atribuyó esas sombras a la presencia de cuerpos que orbitaban entre la Tierra y el Sol. Si Júpiter tenía satélites, ¿por qué no iba a ver más cuerpos orbitando alrededor del Sol? Galileo, realizando meticulosas observaciones, se convenció de que las manchas solares se encontraban sobre la superficie de nuestra estrella o muy cerca de ella, y que recorrían el disco solar en líneas paralelas entre sí a medida que evolucionaban y variaban de forma. Posteriormente observó que cuando las manchas se encuentran próximas al limbo solar, conservan la misma anchura pero perdían longitud. Este efecto es el que se produce cuando un cuerpo se mueve en una esfera. Así quedó demostrado que las manchas solares no eran cuerpos celestes situados entre la Tierra y el Sol. Pero la historia no termina aquí. 

martes, 3 de mayo de 2016

Observaciones de Mercurio con sondas espaciales: Historia de la observación del planeta Mercurio (parte 3)

Mariner 10. Wikipedia
El Hubble y otros telescopios espaciales no pueden realizar observaciones de Mercurio debido a que la cercanía del planeta con el Sol podría dañar sus instrumentos. Por ello, para conocer mejor a este planeta debemos enviar sondas espaciales. 

Aquí surge otro problema. Aunque Mercurio es un planeta que está cerca del nuestro, los caminos que llevan a él son un quebradero de cabeza para la dinámica orbital. Debido a su velocidad orbital, superior a la terrestre (48 km/s, frente a los 30 km/s de nuestro planeta) y el tirón gravitatorio provocado por el Sol, ninguna nave puede alcanzarlo directamente a la velocidad adecuada como para situarse en órbita. Son necesarias asistencias gravitatorias que ayuden a solucionar estas dificultades, lo que alarga en el tiempo los viajes espaciales. Por ejemplo, Messenger necesitó 6 años en llegar al pequeño planeta. Sin embargo, si hubiese ido a Júpiter, que se encuentra 9 veces más lejos, con un año de viaje hubiese tenido suficiente.
MESSENGER. Wikipedia


 La primera sonda que visitó Mercurio fue la Mariner 10. Realizó tres sobrevuelos a Mercurio,  el 29 de marzo y el 21 de septiembre de 1974 y el 16 de marzo de 1975; el primero a una distancia de 703 km del planeta, el segundo a 48.069 km, y el tercero a 327 km. Mariner tomó en total diez mil imágenes de entre el 40 y el 45% de la superficie del planeta. La misión finalizó el 24 de marzo de 1975 cuando se quedó sin combustible y no podía mantener control de orientación.  La sonda reveló que Mercurio era un mundo lleno de cráteres y con una masa mucho mayor de lo que se pensaba.

lunes, 2 de mayo de 2016

Observaciones del planeta Mercurio con telescopio: Historia de la observación del planeta Mercurio (parte 2)

Wikipedia
Las primeras observaciones con telescopio del planeta Mercurio las realizó Galileo Galilei en el siglo XVII. Desgraciadamente su instrumeno no era lo suficientemente potente como para detectar las fases del planeta. Éstas no fueron observadas hasta 1639 por Giovanni Zupi, quedando así definitivamente demostrado que Mercurio orbita alrededor del Sol.

En 1631 Pierre Gassendi contempló el primer tránsito de Mercurio por delante del Sol, pero más extraña aún fue la ocultación de Mercurio por el planeta Venus ocurrida el 28 de mayo de 1737 observada por John Bevis. Este extraño fenómeno sucede cada varios siglos, y la próxima ocultación no se producirá hasta el año 2133.

En 1800 Johann Schröter pudo realizar las primeras observaciones de la superficie del planeta estimando erroneamente que su periodo de rotación era similar al terrestre. 

En la década de 1880, Giovanni Schiaparelli realizó un mapa de Mercurio más correcto sugieriendo que su rotación era de 88 días, al igual que su periodo de traslación, es decir, el planeta mostraba siempre la misma cara al Sol al igual que la Luna nos la muestra a nosotros. Esta idea permaneció vigente muchas décadas. En 1896 Percival Lowell presentó otra cartografía del planeta (imagen inferior).

domingo, 1 de mayo de 2016

Mercurio en la Antigüedad: Historia de la observación del planeta Mercurio (parte 1)

Hermes, François Rude (Museo del Louvre).
 En este artículo dedicado al planeta Mercurio, y escrito con motivo del tránsito por delante del disco solar que observaremos el próximo 9 de mayo, vamos a repasar la historia de la observación del planeta. Para ello, vamos a dividir el post en varias partes. En la primera de ellas abordaremos la observación del pequeño planeta a simple vista por las diferentes culturas que han habitado nuestro planeta, antes de la existencia de los grandes telescopios. En la segunda parte, comentaremos las observaciones realizadas con los primeros telescopios y avanzaremos hasta la llegada de la era espacial, para finalmente, en una tercera parte, abordar los resultados de las sondas enviadas a Mercurio.

Mercurio es uno de los cinco planetas del Sistema Solar visibles a simple vista, pero dada su cercanía al Sol su observación no es siempre sencilla, siendo imposible la mayoría de los días. Su magnitud aparente varía entre -2,6 a 5,5. Las mejores oportunidades de observación desde el hemisferio norte se producen en las apariciones vespertinas de marzo-abril, y en las matutinas de septiembre-octubre. En el hemisferio sur, las apariciones idóneas vespertinas se producen en septiembre-octubre mientras que las matutinas suceden en marzo-abril. Durante sus mejores apariciones, Mercurio se divisa bastante bajo en pleno crepúsculo y durante unas tres semanas, presentando el aspecto de una estrella en tono blanco cálido. Además, durante los eclipses solares totales, el planeta también es visible.

 Al igual que la Luna y Venus, exhibe fases visibles desde la Tierra, siendo nueva en conjunción inferior y llena en conjunción superior. En ambas ocasiones la separación de Mercurio del Sol oscila entre 17,9 ° en el perihelio de 27,8 ° en el afelio. Podemos ver a Mercurio con más brillo entre las fases creciente y llena, y entre la fases llena y menguante. 

sábado, 30 de abril de 2016

EL CIELO EN MAYO 2016

CONSTELACIONES, ESTRELLAS BRILLANTES Y PLANETAS VISIBLES A SIMPLE VISTA EN MAYO 2016


Los anocheceres de mayo, entre el final del crepúsculo y la medianoche, nos permiten ver en la eclíptica, cruzando nuestro meridiano local, dos grandes constelaciones, la de LEO, con su estrella principal, Régulo (Alpha Leo); y la de VIRGO, con Espiga (Alpha Vir), una de las 3 estrellas australes más brillantes que podemos admirar sobre nuestros horizontes. 

También en la eclíptica, que se sumerge por el cuadrante NO, vemos desaparecer Aldebarán (Alpha Tau), de la constelación de TAURO, flanqueada por Capella (Alpha Aur) y Betelgeuse (Alpha Ori); Le siguen Cástor y Pólux, (Alpha y Beta Gem) "cabezas" de la constelación de GÉMINIS, y más tarde las tenues estrellas de CÁNCER

Todavía vemos fugazmente desaparecer, pero sólo en la primera mitad del mes y por el SO, a Sirio (Alpha CMa) en CAN MAYOR, a la que le sigue Proción (Alpha CMi) en CAN MENOR.
En el cuadrante SE, vemos aparecer por la eclíptica a Zuben El Genubi (Alpha2 Lib), y Zuben El Chamali (Beta Lib), las estrellas principales, aunque no muy brillantes, de LIBRA; también vemos aparecer Antares (Alpha Sco) el "corazón" de ESCORPIÓN precedida por sus "pinzas". Y también vemos a Ras Alhague (Alpha Oph) la "cabeza del serpentario" OFIUCO, constelación que, aunque no es considerada zodiacal, sí está en la eclíptica.

Extendida sobre todo el horizonte meridional, todavía advertimos completa la más extensa y alargada de todas las constelaciones, HIDRA, y sobre ella las débiles estrellas de COPA y las más brillantes de CUERVO. También vemos, aunque parcialmente y rozando nuestro horizonte Sur, las constelaciones de CENTAURO y LOBO

Características orbitales de Mercurio: doble amanecer y avance del perihelio

Mercurio tiene la órbita más excéntrica de todos los planetas del Sistema Solar. Su distancia al Sol varía entre los 46 y los 70 millones de kilómetros, necesitando el planeta 87,969 días en completar esta órbita. Esta distancia variable al Sol, que combinada con la rotación planetaria de Mercurio de 3:2 alrededor de su eje, resulta en complejas variaciones de la temperatura de su superficie, pasando de los -185°C durante las noches hasta los 430 °C durante el día.

En Mercurio, la oblicuidad de la eclíptica es de solo 0,01° (en la Tierra es de 23,5°). De esta forma un observador en el ecuador de Mercurio durante el mediodía local nunca vería el Sol más que 0.01° al norte o al sur del cenit. Análogamente, en los polos, el Sol nunca pasa 0.01° por encima del horizonte.

 La órbita de Mercurio está inclinada 7º con respecto al plano de la Tierra. Como resultado, cada cierto tiempo, se pueden contemplar tránsitos del pequeño planeta por delante del disco solar.

Órbita de Mercurio sobre una órbita circular que tiene de radio el mismo semieje major. Wikipedia

viernes, 29 de abril de 2016

Geología de Mercurio ( II )

 Continuamos repasando la geología del planeta Mercurio en este segundo artículo.

Hielo de agua fotografiado por MESSENGER. Fuente
Atmósfera de Mercurio

Mercurio tiene una atmósfera muy tenue y altamente variable, estando la exosfera unida a la superficie del planeta. Contiene hidrógeno, helio, oxígeno, sodio, calcio, potasio y vapor de agua. Su presión es de 10 a 14 bar.

La existencia de una atmósfera en Mercurio fue ampliamente discutida antes de la llegada de la Mariner 10, sonda que descubrió la exosfera. Previamente se pensaba que el viento solar habría despojado a este mundo de todo rastro de atmósfera.

La exosfera de Mercurio está compuesta por elementos procedentes del viento solar por una parte, y por partículas que dicho viento arranca de la superficie del planeta por otra. También los materiales vaporizados por meteoros esporádicos forman parte de la exosfera.

 La nave MESSENGER pudo monitorizar el material a medida que adoptaba la forma alargada, similar a la cola de un cometa, de 2 millones de kilómetros, debido a la acción del viento solar.

jueves, 28 de abril de 2016

Guía para la observación del Tránsito de Mercurio del 9 de mayo de 2016

Fuente: Wikipedia
Desde ayer y hasta el próximo 9 de mayo, que se producirá el Tránsito de Mercurio, seguiremos publicando diferentes artículos sobre el planeta para aprender más sobre su geología, historia de su observación, características orbitales, etc. La finalidad de todos estos post es la del llegar al evento con los máximos conocimientos posibles sobre Mercurio.

Pero hoy, dadas las numerosas peticiones recibidas de los lectores, publicaremos la guía para la observación del fenómeno.

Ahora vamos a tratar ya directamente qué podemos observar en este evento y cómo podemos verlo.

Generalidades sobre el Tránsito de Mercurio

Tal y como nos indica la palabra tránsito, este fenómeno se produce porque Mercurio, visto desde la Tierra, atraviesa el disco solar. Para ello, deben alinearse, y en este orden, el Sol, Mercurio y la Tierra. Como Mercurio se encuentra más cerca que Venus del Sol, los tránsitos del pequeño planeta son más frecuentes. El último tránsito de Mercurio tuvo lugar en el año 2006 y no se volverá a producir otro hasta el año 2019. En el caso de Venus, el último tránsito sucedió en 2012 y no se producirá otro hasta el año 2117. El próximo tránsito de Mercurio, podremos observarlo desde las 13:10h hasta las 20:40h local aproximadamente. Los horarios exactos para cada localidad se muestran en un apartado inferior.

Si Mercurio y la Tierra orbitasen en el mismo plano, este fenómeno se produciría unas tres veces al año, pero como la órbita del planeta más cercano al Sol está inclinada 7º con respecto a la eclíptica, para que se produzca este fenómeno, el planeta tiene que estar cerca de los nodos de su órbita.  La Tierra atraviesa cada año la línea de los nodos de la órbita de Mercurio el 8-9 de mayo y el 10-11 de noviembre, aproximadamente. Si coincide que en esas fechas Mercurio se encuentra cerca de sus nodos, se producirá un tránsito.  La diferencia principal entre los dos tránsitos es que en los observados en mayo, como Mercurio está mas cerca de la Tierra, su diámetro es un poco mayor que durante los tránsitos de noviembre (12" frente a los 10" de noviembre).

Crédito: ESO



Geología de Mercurio ( I )

Mercurio, por MESSENGER. Wikipedia
 En una serie de dos artículos vamos a repasar la geología de Mercurio. En este primer post comentaremos la estructura interna del planeta y las características más importantes de su superficie, destacando la Cuenca Caloris y el Terreno Extraño. En un segundo artículo, que se publicará mañana, comentaremos cómo es la atmósfera del planeta, la presencia de hielo en los polos, el color de Mercurio, para terminar con una breve introducción a su historia geológica.


Datos generales del planeta Mercurio y estructura interna

Mercurio es el planeta más pequeño y más próximo al Sol del Sistema Solar. Su periodo de rotación es de 58,7 días  y su periodo de traslación, de 88 días. Es decir, el planeta posee una resonancia orbital 2/3,  por cada dos vueltas que da alrededor del Sol, gira tres veces en torno a su eje. La órbita de Mercurio es la más excéntrica de los planetas interiores, variando su distancia al Sol entre 46 y 70 millones de kilómetros.

Con un diámetro de 4.879 kilómetros, el planeta está compuesto por un 70% de elementos metálicos, y un 30% de silicatos. La densidad de Mercurio es la segunda más grande del Sistema Solar: 5,430 kilogramos por metro cúbico. Este dato nos da información acerca de su estructura interna. Los científicos estiman que el núcleo del planeta ocupa un 42% de su volumen total (el de la Tierra ocupa un 17%), es rico en hierro y se encuentra parcialmente fundido, lo que dota al planeta de un campo magnético. Datos recientes de la sonda MESSENGER indican que este núcleo se está enfriando, lo que está provocando la contracción del planeta.