lunes, 14 de diciembre de 2009

Astrónomos predicen un nuevo tipo de estrella "electrodébil"

Las teorías astrofísicas predicen que antes de que se conviertan en un agujero negro, las estrellas de determinada masa forman una nueva clase de objeto estelar denominado electrodébil.
Cuando las estrellas pequeñas mueren, se colapsan para formar estrellas de neutrones en el que el principio de exclusión de Pauli impide que continúe el colapso. Si la estrella es más masiva, se puede convertir en un agujero negro.
En los últimos años, sin embargo, los astrofísicos han calculado que la evolución de una estrella a un agujero negro es más compleja de lo que se pensaba originalmente. Eso es debido a que después de que se viole el efecto de la exclusión de Pauli, la materia de las estrellas se somete a otras transiciones de fase nuclear que liberan la energía suficiente como para retrasar el colapso, aunque por un tiempo relativamente corto.
Por ejemplo, se ha descubierto recientemente un estado entre una estrella de neutrones y un agujero negro en la que la masa de la estrella, con el apoyo de la energía liberada en materia nuclear, se comprime en materia formando quarks. Las llamadas estrellas de quarks se cree que se parecen mucho a las estrellas de neutrones por lo que encontrarlas será difícil.
De-Chang Dai en la Universidad Estatal de Nueva York en Buffalo y algunos amigos proponer un nuevo tipo de estrella que se forma después de una estrella de quarks, pero antes de un agujero negro. Dai y sus colegas señalan que después de la transición de los quarks, hay una transición de fase predicha por el modelo estándar de la física de partículas. Esto ocurre cuando los quarks se aprietan con tanta fuerza que se convierten en un tipo de partícula elemental llamada leptones. Ya que los leptones experimentan la fuerza electromagnética y la fuerza nuclear débil, pero no la fuerza nuclear fuerte, el equipo llamó a este astro formado, estrella electrodébil. Este objeto, según los cálculos teóricos, debería generar la energía suficiente como para retrasar el colapso unos 10 millones de años. Lo que Dai y su equipo no tienen todavía claro es el aspecto que mostrarían estas estrellas, porque la apariencia que nos muestren no se deberá a la actividad del núcleo de la estrella, sino a la de las capas externas, ya que es allí donde se producen los fotones más propensos a llegar a nuestro planeta.

Más información en el enlace.

No hay comentarios:

Publicar un comentario