martes, 1 de diciembre de 2009

Descubierta una supernova lenta


Las supernovas son consideradas habitualmente eventos rápidos y agresivos. En las supernovas de tipo II, el colapso del núcleo se produce casi instantáneamente aunque la onda expansiva se toma un tiempo para escapar de la estrella, de alrededor de una semana en la mayoría de los casos. Este fenómeno que hace ganar brillo al astro es conocido como "tiempo de subida".
Pero los científicos han localizado una supernova, SN 2008iy, cuyo tiempo de subida ha sido de 400 días.
Cuando se descubrió este astro, se estudió su espectro y ya se percibió que se trataba de un objeto peculiar, por ello se la clasificó como perteneciente a la clase de las IIN raras. Esta subclase está reservada para las supernovas que poseen líneas estrechas en sus emisiones, ya que lo habitual es que presenten líneas de emisión anchas.
Para aprender más sobre la historia de este caso insólito, los astrónomos de la Universidad de Berkeley, California, estudiaron las imágenes de archivo del Quest Palomar. Buscaron imágenes de la región anteriores a la supernova, en julio de 2007, cuando el brillo de la estrella era muy débil para aparecer en los mapas. Así pues, localizaron cuando la supernova comenzó a brillar y cómo continuó brillando hasta finales de octubre de 2008, dándole un tiempo de subida de al menos cuatro veces mayor que cualquier supernova descubierta previamente.
La clave principal para explicar este misterio deriva de las líneas de emisión inusuales. En general, las estrellas y las supernovas se caracterizan por sus espectros de absorción que son causados cuando el gas relativamente frío, se interpone entre una fuente caliente y nuestra detección. Para generar estas líneas de emisión, debe haber un medio relativamente denso para ser excitado por la supernova. Además, el hecho de que las líneas fueran estrechas, implicaba que era bastante inmóvil.
En resumen, podemos decir que el progenitor había pasado por un período mayor de pérdida de masa antes de la detonación. Pero, como las eyecciones de la supernova alcanzaron los depósitos relativamente estacionarios, el material más brillante se filtró lentamente dando lugar a un incremento de 400 días.
Para explicar esto, los autores recurrieron a un tipo de estrella conocida como una variable luminosa azul. Estas estrellas se encuentran cerca del límite teórico para la masa de una estrella (150 veces la masa del sol). Debido a su masa extrema, tienen fuertes vientos estelares que soplan periódicamente desprendiento grandes cantidades de material y pudiendo crear cáscaras similares a las observadas en SN 2008iy. Lamentablemente, este evento se produjo tan lejos que no pudo ser resuelto en la búsqueda de esta nebulosa emitida. Incluso la galaxia anfitriona resultó difícil de distinguir, debido a su debilidad, aunque se cree que es una galaxia enana irregular. Eta Carinae es una de esas estrellas variables azules luminosas. Tal vez algún un día, antes de que decida convertirse en una supernova, pueda desarrollar un evento similar al observado en SN 2008iy.

Más información en el enlace.

No hay comentarios:

Publicar un comentario