martes, 8 de diciembre de 2009

Estrellas gigantes rojas variables

Las estrellas como el Sol, a medida que se hacen mayores, se convierten en gigantes rojas. Pero aproximadamente el 30% de estas estrellas gigantes sufre una variabilidad en su brillo que no se había podido explicar hasta ahora.
Antes de asentarse finalmente como enanas blancas, las estrellas han agotado la mayor parte del combustible en la fusión nuclear de su núcleo. La consiguiente falta de presión de la luz presionando contra la fuerza de gravedad hace que la estrella se colapse sobre sí misma. Cuando se produce este fenómeno, la estrella es capaz de calentar una capa de hidrógeno alrededor del núcleo lo suficiente como para encender de nuevo la fusión nuclear, lo que provoca que la estrella se expanda debido a la creciente presión de la luz y que se convierta en una gigante roja llegando a poder ser hasta 100 veces más brillante que su pequeña antecesora.
La variabilidad en la luz de las gigantes rojas es natural, se hinchan y se contraen en un patrón consistente, dando lugar a salidas de luz más brillantes y más tenues. Hay, sin embargo, una diferencia en el brillo de aproximadamente un tercio a la mitad de estas estrellas que ocurre en períodos de tiempo más largos, por una suma de hasta cinco años, variación que permanece sin explicación.
Un estudio detallado de 58 estrellas gigantes rojas en la Gran Nube de Magallanes realizado por Peter Wood y Christine Nicholls, ambos de la Escuela de Investigación de Astronomía y Astrofísica de la Universidad Nacional de Australia dan dos explicaciones principales para este fenómeno. La primera causa de la variabilidad se debe a que la gigante roja se encuentra acompañada de algún objeto que haga variar el brillo del conjunto, ya sea porque se eclipsen mútuamente, o porque el movimiento en torno al centro de masas del sistema hace que las estrellas se acerquen y se alejen de la Tierra. La segunda causa se debe a la presencia de una nube de polvo y gas que de alguna manera bloquea la luz procedente de la estrella en nuestra dirección.
Cualquiera que sea la causa de la oscilación del brillo de estas gigantes rojas , las hace expulsar grandes cantidades de masa en forma de un disco de expansión. Obviamente, más observaciones serán necesarias para terminar de explicar este tipo de fenómenos.

Más información en el enlace.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada