viernes, 4 de diciembre de 2009

Nueva investigación sobre las condritas carbonosas

Las condritas carbonosas son meteoritos constituidos por el polvo con el que se formó la nebulosa solar, que es la nube de polvo y gas que componía nuestro Sistema Solar temprano antes de que se formaran los planetas rocosos como la Tierra y Marte. Los asteroides son 'primitivos químicamente', lo que significa que ninguno de los elementos químicos que los componen han sido alterados desde que se formaron 4,56 mil millones años atrás. Esto hace que condritas carbonosas sean muy valiosas para comprender cómo eran las condiciones en el Sistema Solar temprano.
En el nuevo estudio, los investigadores del Imperial College de Londres ponen de manifiesto que las partículas que componen las condritas carbonosas son mucho más finas de lo que se pensaba siendo cada una aproximadamente de 10 a 100 nanómetros de tamaño. Estos pequeños granos tendrían restringido el flujo de agua a través de la roca debido a sus dimensiones. Esto explica por qué los elementos solubles como el sodio y el cloro están presentes en las condritas carbonosas que han caído a la Tierra, a pesar de la presencia de agua que en teoría debería haber disuelto estos elementos y haberlos tranportado fuera de la roca.
El Dr. Phil Bland, autor principal de la investigación, del Departamento de Ciencias de la Tierra e Ingeniería del Imperial, explica:
"No podía entender por qué las condritas carbonosas no parecían seguir las mismas normas geológicas que otras rocas en el espacio y en la Tierra. En estudios anteriores, los modelos informáticos predijeron que el agua había disuelto y había transportado el material soluble y, sin embargo, la evidencia geológica muestra claramente que éste no era el caso ".
La nueva investigación demuestra que las partículas de polvo que componían las condritas carbonosas eran tan pequeñas que las partículas de agua se aferraban a ellas y no podían moverse. Esto impidió que el material soluble pudiera ser transportado y depositado en otro lugar. Se calculó que las partículas de agua podrían haber fluido menos de un milímetro cada millón de años.
El estudio de la geología de las condritas carbonosas nos ayuda a ver qué condiciones reinaban en el Sistema Solar temprano debido a que las finas partículas de grano que componen las condritas carbonosas fueron algunos de los últimos restos de la nube original de gas y polvo en la nebulosa solar.
Los investigadores llegaron a esta conclusión mediante el estudio del tamaño de los granos en fragmentos de condritas carbonosas utilizando poderosos microscopios. Los datos fueron integrados en un programa informático para determinar si las partículas de agua que habían fluido a través de la condrita carbonosa.

Más información en el enlace.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada