miércoles, 23 de diciembre de 2009

Pareja de enanas marrones descubiertas en torno a una estrella


Alex Wolszczan y Evan Pugh han encontrado dos enanas marrones orbitando alrededor de una estrella ordinaria, denominada BD +20 2457, una gigante K2 cercana al final de su vida.
Las enanas marrones son objetos tenues que se encuentran en la línea divisoria entre las estrellas y los planetas. No poseen la suficiente masa para generar energía nuclear y encenderse como una estrella, pero son demasiado grandes para ser un planeta. Los científicos siempre se han preguntado cuál es el origen de estos astros, si nacieron primero como estrellas o si nacieron en el proceso de formación de los planetas. Ahora, al haberse encontrado dos de ellas orbitando una estrella, significaría que deben de haberse formado originalmente a partir de la misma nube estelar que rodeaba a la estrella primogénita cuando era joven. Es decir, al sumar la masas de estas dos estrellas enanas, se puede concluir que proceden de un disco muy masivo.
Para encontrar estas estrellas débiles, los astrónomos utilizaron el espectrógrafo de alta resolución del Telescopio Hobby-Eberly en el oeste de Texas para dividir la luz de BD +20 2457. Esta técnica es similar a la forma en la que un prisma descompone la luz en un arco iris. Buscaron los cambios en el color de ciertas características en el espectro. Al observar con qué rapidez e intensidad se produce el cambio en las líneas espectrales, los astrónomos pueden calcular las masas de los objetos, así como las formas y tamaños de sus órbitas.
Los científicos determinaron que las dos compañeras poseen por lo menos 21 y 13 veces la masa de Júpiter; están separadas de su estrella en torno a 1,5 y 2 veces la distancia entre la Tierra y el Sol; y completan su órbita en 380 y 622 días, respectivamente.
Pero hay cuestiones que aún están por aclarar en este sistema. Hace varios millones de años, cuando BD +20 2457 estaba en la "secuencia principal", en la etapa de la evolución estelar donde la estrella quema su hidrógeno, ésta debía de poseer más de 3 veces la masa del Sol y era mucho más cálida y luminosa. La intensa radiación que generaría este astro habría calentado y evaporado todo lo que se está formando a su alrededor. Luego, para que estas dos enanas marrones se hallan formado, su evolución debió de ser muy rápida para estar plenamente formadas antes de que la estrella primogénita se encendiera y comenzara a irradiar. Se barajan varias teorías para explicar este fenómeno. Una de ellas dice que, tal vez, las enanas fueron capaces de atraer hacía sí mucha materia gracias a la fuerza de gravedad que generaban a su alrededor consiguiendo con ello formarse antes.

Má información en el enlace.

2 comentarios:

  1. Muy interesante su blog.
    Ya me he hecho seguidor.

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias. Espero que aprendas mucho a partir de la actualidad cosmológica, ya que ese es su fin.

    ResponderEliminar