jueves, 17 de diciembre de 2009

¿Puede haber vida en las lunas del Sistema Solar?


Existe un debate considerable acerca de si existen evidencias de vida en Marte, pero los astrónomos también deben plantearse esta pregunta mirando a otros astros de nuestro Sistema Solar.En la reciente reunión de la Unión Geofísica Americana en San Francisco, Francis Nimmo, profesor de ciencias terrestres y planetarias de la UC de Santa Cruz, dijo que las condiciones que se dan en la luna de Saturno, Encelado , y en la luna de Júpiter, Europa, pueden ser propicias para albergar vida . Según este científico, el agua existente bajo la corteza helada de Encelado y de Europa puede estar llena de exóticos de peces y algas, o simplemente, de las formas más básicas de la vida como las bacterias.Nimmo es uno de los muchos científicos que especulan sobre la existencia de vida en estas lunas acuosas. El descubrimiento de cualquier forma de vida procedente de un planeta que no sea la Tierra sería el descubrimiento científico del milenio para estos investigadores. Si la vida fuera capaz de existir en los océanos acuosos de las lunas de Saturno y Júpiter, significaría que la "zona habitable" alrededor de una estrella se extiende mucho más lejos de lo que se pensaba, abarcando a las lunas de los gigantes de gas de otros sistemas alrededor de estrellas lejanas.El océano existente en Encelado recibe calor de las fuerzas de marea de Saturno. Este tirón gravitacional es lo suficientemente fuerte como para calentar esta masa de agua bajo la corteza de hielo que lo cubre que tiene un grosor de entre 25 y 45 kilómetros. Recientemente, la misión Cassini ha conseguido obtener fotografías de los géiseres que emanan de las grietas en la superficie de la corteza de Encélado. Además,la sonda ha volado a través de una de estas emanaciones, denominadas plumas. Todavía se está estudiando su composición.

La sonda Galileo calculó la variaciones en el campo magnético de Europa, obteniendo unos resultados que llevaron a los astrónomos a creer en la existencia de un gran océano de agua bajo la superficie de la luna. Este océano obtiene su calor de la misma manera que Encélado.
Los científicos también creen que es posible que existan en ambas lunas fuentes de sustancias químicas necesarias para el surgir de la vida. El origen de estos compuestos estaría en los impactos de los cometas. Además,las moléculas orgánicas y minerales también pueden proceder del núcleo de la luna y podrían emerger a través de su manto acuoso. Estos nutrientes podrían ayudar a las pequeñas comunidades de bacterias exóticas a florecer.
Pero evidentemente, el hecho de que puedan darse las condiciones para la existecia de vida en estas lunas, no significa que la haya. Hasta que no obtengamos más datos sólo podemos esperar y especular.

Más información en el enlace.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada