sábado, 9 de enero de 2010

Fusiones de enanas blancas podrían generar supernovas de tipo Ia

Las supernovas de tipo Ia producen algunas de las explosiones más violentas del Universo. Sus características las hacen útiles para que los astrónomos las utilicen para medir el tamaño y la expansión del Universo.
Una nueva investigación presentada en la Sociedad Americana de Astronomía avala que el mecanismo más común para que se produzcan estas explosiones es a partir de la fusión de dos estrellas, más probablemente, enanas blancas. De esta forma, se podría explicar porque algunas supernovas de tipo Ia son menos brillantes de lo esperado.
La investigación ha sido presentada por Rüdiger Pakmor, del Instituto Max-Planck de Astrofísica en Garching, Alemania. Para ello, ha recreado la simulación de la fusión de dos enanas blancas en un sistema binario, y ha demostrado que estas simulaciones coinciden con las supernovas observadas anteriormente con características extrañas, especialmente la de 1991bg.
Las supernovas de tipo Ia se producen cuando hay dos estrellas que orbitan entre sí en un sistema binario. En un escenario típico, una de las estrellas se convierte en una enana blanca, una estrella pequeña pero muy densa, por lo que empieza a robar la materia de la otra, presionando sobre el límite de Chandrasekhar - 1,4 veces la masa del Sol - y pasando por una explosión termonuclear.
Otra causa para estos tipos de supernovas podría ser la fusión de ambas estrellas en el sistema. En la hipótesis analizada por los investigadores, las estrellas serían enanas blancas de masas equivalentes a la del Sol: 0.83-0.9 masas solares.
Los investigadores demostraron que el sistema pierde energía debido a la emisión de ondas gravitacionales, cuando las dos enanas blancas se aproximan entre sí. A medida que se fusionan, se calienta el carbono y el oxígeno, creando la explosión termonuclear vista en las supernovas de tipo Ia.
Sus simulaciones muestran que cuando los dos enanas blancas se fusionan, la densidad del sistema es menor que en las típicas supernovas de tipo Ia, y el níquel, por tanto, se produce en menor cantidad. La desintegración radiactiva del níquel es uno de los fenómenos que aporta luminosidad a las supernovas de tipo Ia. Los investigadores señalan en su documento, que estos tipos de fusiones entre enanas blancas podrían incluir entre 2-11 por ciento de las supernovas de tipo Ia observadas.
Comprender los mecanismos que crean estas explosiones es un paso necesario para conseguir una buena medida de la expansión del Universo, así como de la diversidad de las supernovas de tipo Ia en sí mismas.

Más información en el enlace.

No hay comentarios:

Publicar un comentario