lunes, 11 de enero de 2010

Las migraciones planetarias dependen de las temperaturas locales del disco protoplanetario

De acuerdo con los modelos estándar de formación planetaria, la Tierra no debería existir. Ahora, nuevas simulaciones tratan de explicar cómo nuestro planeta escapó de este destino.
Los modelos estándar de formación planetaria indican que los planetas se forman a partir del polvo y del gas del disco protoplanetario existente alrededor de una estrella joven. Siempre se ha asumido que las temperaturas locales del disco eran constantes, pero las nuevas simulaciones, realizadas por los investigadores del Museo Americano de Historia Natural, y de la Universidad de Cambridge, indican que las variaciones de temperatura locales pueden desempeñar un papel más importante del que se creía.
El plano medio del disco de polvo es opaco y no se puede enfriar rápidamente debido a la radiación de calor emitida por la estrella. Sin embargo, las variaciones de temperatura locales en el disco, pueden modificar las áreas en las que se concentran las regiones de migración, moviéndolas hacia el exterior y hacia el interior. Así, los planetas quedan atrapados entre las zonas de emigración e inmigración, es decir, entre las zonas en las que son eyectados a los confines del Sistema Solar, y las zonas en las que un planeta precipitaría hacia el Sol.
Cuando el disco proto-planetario comienza a disiparse, las órbitas se mueven lentamente hacia el interior hasta que la densidad del gas baja de tal manera que los planetas ya no ven influenciados por el disco, manteniéndose en esa órbita, y escapando de la migración. El radio de la órbita en la que se da esta zona depende de la masa del planeta.

Más información en el enlace.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada