martes, 5 de enero de 2010

Nueva forma de localizar LBVs

Las luminosas azules variables (LBVs) son una clase rara de estrellas muy masivas que se tambalean al borde de la estabilidad. La estrella más famosa de este tipo es Eta Carinae. Su inestabilidad hace que se deshaga de grandes cantidades de masa, incluso durante su breve vida en la secuencia principal, por lo que la estrella se encuentra envuelta en una nebulosa de su propia creación.
Dada la escasez de LBVs conocidas aún no se han podido determinar las causas de su inestabilidad. Su localización es difícil ya que debido a la nebulosa que las rodean, estas estrellas aparentan un color rojizo que dificulta su identificación.
Ahora, un equipo de astrofísicos internacional compuesto por integrantes rusos y sudafricanos, ha propuesto que la nebulosa en sí podría ayudar a localizar este tipo de estrellas en vez de dificultar esta tarea. Para encontrar a las posibles candidatas, exploraron las imágenes de archivo del Spitzer de las nebulosas similares a las de las LBVs conocidas. Entonces hallaron que la característica que distingue a las nebulosas LBVs potenciales es que emiten más fuertemente en longitudes de onda específica debido a la fluorescencia.
Entre estas posibles candidatas, el equipo de científicos exáminó la nebulosa MN112 y tomó espectros de alta resolución de la estrella central. Descubrieron que este astro poseía muchas semejanzas con la estrella LBV P Cygni, y además, mostró unas líneas de emisión muy fuertes en el hidrógeno y en otros elementos similares a las LBVs conocidas. Este fenómeno es causado por las regiones de alta presión, ya sea en la atmósfera de la estrella, o en la zona de interacción entre el viento solar y la nebulosa que la rodea. La región de alta presión se vuelve más densa y da líneas de emisión características desplazadas ligeramente hacia el azul.
Otra característica de identificación de las variables luminosas azules es su variabilidad. Los científicos examinaron placas fotográficas que datan de 1965 comparándolas con recientes tomas de las misma zona y descubrieron que la estrella de la nebulosa MN112 no había variado significativamente de magnitud azul aparente pero, sin embargo, en la región infrarroja, la estrella se iluminó en 0,4 magnitudes en 19 años.
Aunque este periodo entra dentro del rango de la variabilidad esperada para una LBV, este estudio sugiere que es muy posible que una fracción significativa de LBVs pasen a través de largos períodos de reposo. De hecho, la variabilidad observada en la gran mayoría de LBVs conocidas podría deberse simplemente al efecto de selección.

Más información en el enlace.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada