lunes, 30 de agosto de 2010

Estrellas binarias, mal lugar para vivir

El Telescopio Espacial Spitzer de la NASA ha encontrado grandes cantidades de polvo orbitando cerca de las estrellas binarias, lo que sugiere que los planetas de estos sistemas han tenido que sufrir un destino catastrófico. Probablemente el exceso de polvo observado proceda de las colisiones que han sufrido estos planetas.
Uno de los sistemas investigados por el Spitzer, es la binaria RS Canum Venaticorums (o RS CVns),separadas ambas estrellas una distancia de 3,2 millones de kilómetros (un 2% la distancia Tierra-Sol). Aunque las estrellas son similares en tamaño a nuestro Sol, giran mucho más rápido, y orbita una alrededor de la otra cada pocos días. Estas estrellas muestran acoplamiento de marea, es decir, siempre muestran la misma cara a su estrella vecina.

Su rápida rotación desata potentes campos electromagnéticos que impulsan fuertes vientos estelares. Esto da lugar a una red de desaceleración de la rotación de las estrellas, haciendo que los astros se acerquen más con el tiempo. Esto provoca que varíe la influencia gravitatoria en todo el sistema provocando disturbios que afectan a los planetas. No sólo los planetas vecinos están sujetos a colisiones mutuas, sino que la zona de habitabilidad, la región donde puede haber agua líquida estable en un planeta, puede cambiar drásticamente.
Spitzer observó la firma del polvo en torno a tres sistemas binarios cercanos. Los datos de uno de estos sistemas se muestran aquí en color naranja. Los modelos para las estrellas y el disco de polvo que las rodean se muestran en amarillo y rojo, respectivamente. Los datos sugieren que un evento caótico, como una colisión planetaria debe haber generado el disco de polvo.


"Este tipo de sistemas muestran las últimas etapas de la vida de los sistemas planetarios", dice Marc Kuchner del Centro Goddard para Vuelos Espaciales.
Estos sistemas fueron detectados porque el brillo infrarrojo de los discos de polvo alrededor de las estrellas destacaba. Normalmente, este polvo se suele esparcir gracias a los vientos estelares, por lo que la presencia de estos restos indica que otro proceso tiene que volver a llenar la zona de polvo. Las colisiones entre cuerpos planetarios parece la solución más probable, y el hecho de que estos discos de polvo hayan sido detectadas alrededor de varios sistemas binarios maduros sugiere que estas observaciones no son un hecho aislado.
Jeremy Drake, del Centro Harvard-Smithsoniano de Astrofísica, comenta que cualquier tipo de vida que surja en estos tipo de sistemas estará condenado.

Más información en el enlace.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada