martes, 2 de noviembre de 2010

¿Regresan las Nubes de Magallanes a Andrómeda?

Las Nubes de Magallanes son una rareza. Su velocidad relativa es sospechosamente cercana a la velocidad de escape del sistema de la Vía Láctea, por lo que es un poco difícil que se hayan formado como parte de él. Además, la dirección del movimiento es casi perpendicular al disco de la galaxia. Y especialmente, las nubes de Magallanes, debido a su gran tamaño, deberían mostrar una mayor orientación al plano de nuestra galaxia si se formaron en este sistema. Su contenido de gas es también notablemente diferente al de las galaxias satélites de la Vía Láctea. La combinación de estas características sugieren a algunos científicos, que las Nubes de Magallanes no son nativas de la Vía Láctea y que fueron interceptadas en su lugar.

Pero ¿de dónde vienen? Aunque la propuesta no es totalmente nueva, un trabajo reciente, aceptado en la revista Astrophysical Journal Letters, sugiere que pueden haber sido capturadas después de una fusión ocurrida en el pasado en la galaxia de Andrómeda (M31).
Para analizar esta propuesta, los investigadores, Yang (de la Academia China de Ciencias) y Martillos (de la Universidad de París, Diderot), han llevado a cabo simulaciones del retroceso de las posiciones de las Nubes de Magallanes. Si bien esto puede parecer sencillo, el proceso es muy complicado. Dado que las galaxias son objetos extendidos, sus formas tridimensionales y los perfiles de la masa deben ser trabajados muy bien para tener en cuenta verdaderamente  la trayectoria del movimiento. Además, la galaxia de Andrómeda se encuentra en movimiento continuo, pero hay que preguntarse dónde se encontraba cuando se formaron las Nubes de Magallanes, y cuándo fueron expulsadas. Esta es una pregunta importante, pero no es fácil de responder ya que la observación de los movimientos propios de los objetos lejanos es difícil.
Pero espere. ¡Hay más! ¡Como siempre, hay una cantidad significativa de la masa que no se puede ver en absoluto! La presencia y la distribución de materia oscura ha afectado en gran medida a la trayectoria de las galaxias expulsadas. Afortunadamente, nuestra propia galaxia parece estar en una fase de  reposo, y otros estudios han sugerido que los halos de materia oscura deberían ser principalmente esféricos y  deberían también estar menos perturbados. Además, los cúmulos de galaxias distantes, como el supercúmulo de Virgo, así como el "Gran Atractor",  también han jugado un papel importante en las trayectorias.
Resolver esta incertidumbre puede parecer un problema sencillo, pero en realidad es muy complicado. Los astrónomos se vieron obligados a trabajar con una serie de parámetros dentro de un rango razonable  para la Vía Láctea y M31. Si esta hipótesis es cierta,las nubes pasaron hace entre 4 hasta 8 mil millones de años volando a través del espacio intergaláctico, antes de ser atrapadas por las fuerzas de marea de la Vía Láctea, lo que les causó sus formas irregulares actuales.
Una evidencia para apoyar esta teoría sería la de encontrar en Andrómeda una gran cantidad de formación estelar datada en la época en la que las Nubes de Magallanes interactuaron con ella.


Más información en el enlace.

4 comentarios:

  1. Hola!

    Una duda, cuando se refiere la fusión en el pasado en M31, ¿Se refiere al doble núcleo detectado en la galaxia por el Hubble?

    Saludos,

    Fran

    ResponderEliminar
  2. Habra que hacer alguna salida al campo a observar, por si acaso.
    Saludos,
    Fran

    ResponderEliminar
  3. No puedo decírtelo, pero hay varios datos que no me cuadran en esta noticia. En el enlace hablan de estas galaxias como si fueran satélites de la Vía Láctea cuando se sabe desde hace tiempo que no lo son. Creo que esta noticia es prematura y que hacen falta más datos en este estudio,pero la he puesto en el blog porque me parecía curiosa.

    ResponderEliminar
  4. Gracias por la aclaración.
    Saludos,
    Fran

    ResponderEliminar