miércoles, 22 de diciembre de 2010

La actividad tectónica de Rhea


Las nuevas imágenes de Rhea, la segunda luna más grande de Saturno, tomadas por la sonda espacial Cassini, muestran unas vistas espectaculares de fracturas de corte a través de los cráteres de la luna, revelando una historia tectónica activa. Estas fotografías están entre las de más alta resolución jamás obtenidas de Rhea.
Las imágenes, capturadas en los sobrevuelos del 21 de noviembre de 2009 y del 2 de marzo 2010, se pueden encontrar en http://www.nasa.gov/cassini, http://saturn.jpl.nasa.gov y http:// ciclops.org.



"Estas últimas imágenes obtenidas con tan alta resolución nos ayudan a clasificar a Rhea en el contexto geológico de las lunas de Saturno", comenta Paul Helfenstein, de la Universidad de Cornell. "Desde que la misión Voyager de la NASA visitara Saturno, los científicos han pensado que Rhea y Dione eran geológicamente como primas cercanas, con algunas diferencias en el tamaño y la densidad. Las nuevas imágenes nos muestran que son más como hermanas gemelas, donde el parecido entre ambas se extiende a zonas más profundas que la propia superficie. Esto probablemente se deba a su cercanía orbital".

Los científicos de la Cassini programaron los encuentros de la sonda con la luna de noviembre de 2009 y de marzo de 2010 para buscar los anillos que se pensaba rodeaban a Rhea. Durante el sobrevuelo de marzo, Cassini realizó las fotografías más cercanas, precipitándose a 100 kilómetros de la luna. Basándose en los datos aportados en estas observaciones, los científicos descartaron finalmente la existencia de los anillos.
En cambio, estos acercamientos dieron unas vistas únicas de otras características de la luna, incluidas las que se encuentran entre las mejores fotografías obtenidas hasta ahora del lado de Rhea que siempre mira a Saturno. Otras vistas obtenidas muestran una red de fracturas que ya fueron observadas con anterioridad en las misiones Voyager en 1980 y 1981.
En ese momento, los científicos pensaron que las marcas presentes en el lado opuesto a Saturno de Rhea y Dione eran posibles depósitos criovolcánicos, o residuos de material helado procedentes de una erupción. La baja resolución de las imágenes del Voyager impidió una inspección más cercana de estas regiones. Desde julio de 2004, las cámaras de la Cassini han capturado imágenes de los hemisferios de salida de ambos satélites en varias ocasiones con una resolución mucho más alta.
Las imágenes han mostrado que las marcas tenues son en realidad las exposiciones de hielo brillante a lo largo de las escarpadas paredes de las líneas de los acantilados, lo que indica que su origen es la actividad tectónica en lugar de criovulcanismo.
Los científicos combinaron las imágenes tomadas por la Cassini en noviembre de 2009, capturadas con una diferencia de alrededor de una hora para crear una imagen en 3D de este terreno, mostrando un conjunto de valles muy próximos que a veces parecen lineales y otras veces más sinuosos. Las imágenes en 3D también muestran bloques levantados que atraviesan las llanuras de los cráteres. Mientras que las llanuras pobladas de cráteres no han experimentado mucha actividad interna desde la historia temprana de Rhea, estos datos sugieren que algunas regiones han sufrido modificacions debido a la tensión tectónica más reciente. En algunos lugares, el material se ha movido ladera abajo a lo largo e los escarpados acantilados acumulándose en los niveles más planos.
Un mosaico de las imágenes del sobrevuelo de marzo muestran brillantes y heladas fracturas de corte sobre la superficie de la luna, a veces en ángulo recto entre sí. Una imagen en falso color de toda la cara situada frente a Saturno muestra revestimientos laterales que revelan un área ligeramente más azul, probablemente relacionada con diferentes composiciones de los materiales que la forman o con las diferentes texturas de los finos granos que componen el suelo.
Las nuevas imágenes también han contribuido a mejorar los mapas de Rhea, entre ellos el primer atlas cartográfico de las características de la luna con los nombres aprobados por la Unión Astronómica Internacional. Gracias a la extensión de la reciente misión, Cassini continuará trazando el terreno de esta y otras lunas de Saturno con la mejora constante de la resolución, especialmente para los terreno situados en las altas latitudes del norte, hasta el año 2017.
"El 11 de enero de 2011 será especialmente interesante, cuando la Cassini vuele a tan sólo 76 kilómetros por encima de la superficie de Rhea," dijo Thomas Roatsch. "Estas serán, con mucho, las mejores imágenes que se obtendrán de la superficie de Rhea . Detalles de pocos metros se convertirán en reconocibles."

Más información en el enlace.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada