miércoles, 5 de enero de 2011

Andrómeda: nacimiento y muerte de sus estrellas


Dos observatorios de la ESA han unido sus fuerzas para mostrar la galaxia de Andrómeda con una nueva luz: Herschel ve los anillos de formación estelar, en la imagen en longitudes de ondas infrarrojas más detallada hasta la fecha, y XMM-Newton ve el resplandor de las estrellas muertas en las longitudes de onda de los rayos X.
M 31 en infrarrojos
Herschel, con sus ojos infrarrojos, es capaz de ver las frías nubes de polvo y gas donde se forman las estrellas. Dentro de estas nubes existen muchos capullos de polvo que contienen en su interior una estrella en proceso de formación. Esta forma circular se forma cuando la estrella atrae hacia sí el material que la constituirá en un lento proceso que puede durar cientos de millones de años. Una vez que la estrella alcanza una densidad lo bastante alta, comenzará a brillar en las longitudes de onda ópticas. Emitirá vientos estelares que despejarán la nube de polvo que la rodea haciéndola visible a los telescopios ordinarios.
Muchas galaxias de las que conocemos son espirales, pero Andrómeda es interesante porque contiene un gran anillo de polvo de alrededor de 75.000 años luz de diámetro que rodea al centro de la galaxia. Algunos astrónomos especulan que este anillo de polvo se ha podido haber formado tras la colisión de Andrómeda con otra galaxia. Esta nueva imagen de Herschel revela sin embargo detalles más intrincados, con al menos cinco anillos concéntricos de polvo visibles en los que se da la formación estelar.
M 31 en rayos X
Al mismo tiempo, la ESA ha obtenido una imagen en rayos X de la galaxia con el XMM-Newton. Mientras que el infrarrojo muestra los inicios de la formación de estrellas, los rayos X suelen mostrar los extremos de la evolución estelar.
XMM-Newton destaca cientos de fuentes de rayos X dentro de Andrómeda, muchas de ellas agrupadas en torno al centro, donde las estrellas se encuentran naturalmente más hacinadas. Algunas de ellas son ondas de choque y los escombros de estrellas que explotaron, otros son pares de estrellas encerradas en una pelea contra la gravedad que las conducirá a su muerte.
En estos mortales abrazos, una estrella de avanzada edad está atrayendo el gas de su compañera más joven. A medida que el gas cae a través del espacio, se calienta y emite rayos-X. La estrella joven con el tiempo se verá muy reducida, con gran parte de su masa arrancada por la gravedad más fuerte de su compañera más densa. A medida que la estrella más densa se envuelve en este gas robado, podría explotar.
M 31 en infrarrojos y Rayos X
Tanto las ondas infrarrojas como las imágenes en rayos X son imposibles de obtener desde la Tierra ya que nuestra atmósfera las absorbe, por ello no podemos conocer toda la historia de las estrellas si nos centramos sólo en lo que vemos desde nuestro planeta. La luz visible nos muestra las estrellas adultas, mientras que el infrarrojo nos enseña a las jóvenes y los rayos X muestran su muerte.
Para trazar la vida de las estrellas, tenemos que verlo todo y ahí es donde Herschel y XMM-Newton contribuyen.

Más información en el enlace.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada