martes, 11 de enero de 2011

El planeta más pequeño descubierto es casi del tamaño de la Tierra


Astrónomos han descubierto el planeta más pequeño hasta la fecha situado fuera del Sistema Solar. Este mundo extraño posee 1,4 veces el tamaño de la Tierra, pero su temperatura es demasiado elevada como para albergar vida tal y como la conocemos.
El exoplaneta, denominado Kepler-10b, ha sido localizado por el telescopio espacial Kepler de la NASA, de forma indirecta mediante la observación de las variaciones de luz que sufre su estrella cada vez que el planeta pasa por delante de ella desde el punto de vista de nuestro planeta.


Kepler-10b ha desbancado al anterior planeta que poseía el récord de tamaño más pequeño, COROT-7b, con 1,7 veces el diámetro de la Tierra.

Los investigadores han utilizado telescopios terrestres para estudiar el bamboleo gravitacional que el planeta provoca en su estrella madre, lo que ha revelado que su masa es equivalente a 4,6 veces la masa terrestre. Su densidad es aproximadamente unas 8,8 veces la del agua, lo que significa que al igual que la Tierra, debe estar sobre todo compuesto de roca y metal.
COROT-7b también puede ser un mundo rocoso. Tiene la misma densidad de la Tierra, cerca de 5,5 veces la del agua, pero esta medida puede no ser exacta. COROT-7b podría ser mucho menos denso, con hasta un 50% de su masa compuesta por hielo de agua, tal y como indica Natalie Batalha del Centro Ames de la NASA en Moffett Field, California. Para calcular la densidad de Kepler-10b, hay menos margen en el error.
La estrella que orbita el exoplaneta es muy parecida en tamaño y masa a nuestro Sol. Pero el exoplaneta se encuentra a menos del 4% de la distancia de Mercurio al Sol, por lo que su superficie es demasiado caliente para albergar vida tal y como la conocemos. La intensa radiación de la estrella probablemente también evite que el planeta posea una atmósfera.
Es probable que una cara del planeta siempre se encuentre de frente hacia su estrella y  posea  unos 1.400 ºC, muy por encima de la  temperatura típica que poseen los flujos de lava terrestres. A lo largo de la cara expuesta es probable la existencia de océanos de material fundido.
El cazador de planetas Geoffrey Marcy, de la Universidad de California en Berkeley, quien no participó en el descubrimiento, dijo que es "el primer planeta rocoso definitivo que se ha encontrado" fuera del Sistema Solar.
Debido a que es un hito importante encontrar planetas como la Tierra que podrían albergar vida, dijo Marcy, Kepler-10b "será marcado como uno de los descubrimientos científicos más importantes en la historia de la humanidad".
Batalha anunció el resultado en una conferencia de prensa en Seattle, Washington, en una reunión de la Sociedad Astronómica Americana.


Más información en el enlace.

2 comentarios:

  1. Hola Verónica,

    Un descubrimiento muy importante. Poco a poco nos aproximamos a la masa de la Tierra.

    Saludos,

    Fran

    ResponderEliminar
  2. Hmmmm. En realidad ha facilitado mucho su descubrimieto el echo de su extrema cercanía a la estrella. Pero aun queda mucho trabajo por recorrer para detectar planetas de ese tamaño en orbitas más interesantes (como la nuestra) ;)

    Salu2

    mauryfrapi

    ResponderEliminar