martes, 4 de enero de 2011

Primeras imágenes de un exoplaneta en múltiples longitudes de onda.

En astronomía los colores son importantes. Se pueden utilizar, salvo en algunas excepciones, para tener una idea rápida del color de las estrellas, obtener un mapa en hidrógeno alfa, e incluso detectar la presencia de oxígeno. Sin embargo, hasta ahora, sólo han mostrado el color del filtro utilizado, dejando a los astrónomos una imagen plana y sin los conocimientos que proporciona el color del planeta. Pero ahora, en un nuevo estudio, se ha logrado corregir esta omisión de colores. Mientras se analiza la luz polarizada reflejada por la estrella se ha logrado desarrollar un método que permite obtener información de las características de la atmósfera del exoplaneta.
Una de las propiedades de la luz es que a menudo se polariza tras una reflexión. Esto permite que las gafas de sol polarizadas reduzcan eficazmente el resplandor de la superficie de la carretera, ya que la reflexión tiende a polarizar la luz en una dirección determinada. Del mismo modo se puede lograr que la luz ambiente de un planeta tenga un eje preferente de polarización. El grado de polarización depende de muchos factores, incluyendo, el ángulo de incidencia (que corresponde a la fase planetaria), los tipos de moléculas presentes en la atmósfera, y el color o longitud de onda de la luz a través del cual se observa el planeta.



El exoplaneta estudiado se denomina HD189733b y las observaciones fueron tomadas usando un sistema de filtros UBV, que trabaja en la parte del ultravioleta y en la visible (azul y verde) del espectro. Para ello se utilizó el Telescopio Óptico Nórdico ubicado en España.
Para controlar las variaciones, los astrónomos tienen que observar el planeta en varias longitudes de onda para comprender cómo el color está afectando a los resultados, así como tomar datos durante varias órbitas para investigar el impacto de las observaciones. En la actualidad, los autores no han ido tan lejos como para comparar los diferentes modelos de composición , ya que el estudio estaba destinado en gran parte a la factibilidad en la detección de la luz polarizada en múltiples longitudes de onda.
Los resultados han mostrado que el planeta es más brillante en la parte azul del espectro, un resultado que confirma las predicciones teóricas anteriores, catalogándolo como un Júpiter caliente. Esto apoya la idea de que el mecanismo dominante de la polarización es la dispersión de Rayleigh en la atmósfera. El resultado de esto es que el planeta probablemente será de un azul profundo a simple vista, de la misma manera que nuestro cielo se ve azul, pero con un color mucho más vivo. Las observaciones también han confirmado que la polarización fue mayor cuando el planeta estaba cerca de su mayor elongación.
Ciertamente, este estudio ha demostrado el potencial para empezar a explorar las características del planeta con la polarización. Sin embargo, puede que pase algún tiempo antes de que sea aceptado su uso general. Aunque los resultados se obtuvieron sin duda por encima del ruido de fondo, existe un grado significativo de incertidumbre en las mediciones resultantes debido a la naturaleza débil  de la luz de los planetas. Al ser un  Júpiter caliente, HD189733b es un candidato fuerte, ya que está cerca de su estrella madre y, por tanto, recibe una gran cantidad de luz. Utilizando estos métodos en otros exoplanetas más alejados de sus estrellas madre, probablemente resulte una tarea aún más difícil que requiera una cuidadosa preparación y observación.

Más información en el enlace.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada