viernes, 4 de febrero de 2011

Kepler descubre un sistema compuesto de seis exoplanetas


Los científicos encargados del telescopio Kepler han descubierto recientemente un sistema de seis planetas compuestos por gases y roca orbitando una estrella similar al Sol conocida como Kepler-11, que se encuentra a unos 2.000 años luz de distancia del Sistema Solar.
"Kepler-11 es un sistema planetario increíble", comenta Jack Lissauer, un científico planetario. "Es un sistema muy compacto y plano con un número sorprendentemente grande de planetas orbitando cerca de su estrella. Hasta ahora desconocíamos si este tipo de sistemas podrían existir".
En otras palabras, Kepler-11 es el primer sistema planetario descubierto que es más compacto que el nuestro.
"Se conocen pocas estrellas con planetas que transiten delante de ellas y Kepler-11 es una de las primeras en las que se han descubierto más de tres", dice Lissauer. "Sabemos que los sistemas de este tipo no son comunes. Pero si ciertamente existen menos del uno por ciento de estrellas que tienen sistemas como el de Kepler-11,en realidad son muchos sistemas dado el gran número de estrellas que existen en nuestra galaxia. Ahora hemos observado a una de ellas".



Todos los planetas que orbitan a Kepler-11, una estrella enana amarilla, son más grandes que la Tierra, la mayoría de un tamaño comparable al de Urano y Neptuno. El planeta más interior, Kepler-11b, está diez veces más cerca de su estrella que la Tierra del Sol. Hacia el exterior nos encontramos con Kepler-11c, Kepler-11d, Kepler-11e, Kepler-11f y el planeta más exterior Kepler-11g, que está dos veces más cerca de su estrella que la Tierra de nuestro Sol.
En comparación con nuestro Sistema Solar, la órbita de Kepler-11g se situaría entre Mercurio y Venus. Las órbitas de los cinco planetas interiores del sistema planetario de Kepler-11 están más cerca de su estrella que Mercurio del Sol, y tienen periodos orbitales alrededor de la estrella enana que oscilan entre los 10 y los 47 días, mientras que Kepler-11g tiene un período de 118 días.


"Al medir el tamaño y las masas de los cinco planetas interiores, hemos determinado que se encuentran entre los exoplanetas más pequeños confirmados", dijo Lissauer. "Estos planetas están compuestos de roca y gases, posiblemente incluyendo el agua, siendo precisamente las capas de gases las que ocupen el mayor volumen de los exoplanetas".
Según Lissauer, Kepler-11 es un notable sistema planetario cuya arquitectura y dinámica ofrecen pistas sobre su formación. Los planetas Kepler-11d, Kepler-11e y Kepler-11f tienen una cantidad significativa de gas ligero, lo que, dice Lissauer, indica que al menos estos tres planetas se formaron a principios de la historia del sistema planetario, en los primeros millones de años.
Un sistema planetario nace cuando el núcleo de una nube molecular colapsa para formar una estrella. En ese momento, se crean los discos de gas y polvo en el que se forman los planetas, llamados discos protoplanetarios, alrededor de la estrella. Los discos protoplanetarios se pueden ver alrededor de la mayoría de estrellas cuya edad es inferior a un millón de años, pero algunas estrellas de más de cinco millones de años también los poseen. Esto lleva a los científicos a teorizar que los planetas que contienen cantidades significativas de gases se forman relativamente rápido, a fin de capturar sus núcleos rocosos ,los gases antes de que el disco se disperse por las radiaciones solares.


La nave espacial Kepler continuará enviando información científica sobre el nuevo sistema planetario Kepler-11 durante el resto de su misión. Los futuros tránsitos harán que los científicos puedan calcular mejor los tamaños y las masas de los planetas.
"Estos datos nos permitirán calcular las estimaciones más precisas de los tamaños de los planetas y de sus masas, y nos permitirían detectar más planetas que orbiten a la estrella de Kepler-11 en caso de existir", dijo Lissauer. "Tal vez podríamos encontrar un séptimo planeta en el sistema, ya sea por su tránsito o por el tirón gravitatorio que ejerciese sobre los seis planetas que ya vemos."
El observatorio espacial Kepler busca las firmas de los datos de los planetas mediante la medición de pequeñas disminuciones en el brillo de las estrellas cuando los planetas cruzan o transitan frente a ellas. El tamaño del planeta se pueden derivar de los cambios en el brillo de la estrella. La temperatura puede estimarse a partir de las características de la estrella que orbita y el período orbital del planeta.
El equipo científico de Kepler está utilizando telescopios terrestres, así como el Telescopio Espacial Spitzer, para realizar observaciones de seguimiento a los candidatos planetarios y a otros objetos de interés que localiza. El campo de estrellas que Kepler observa en las constelaciones de Cygnus y Lyra sólo puede ser visto desde observatorios terrestres desde la primavera hasta el otoño. Los datos de estas otras observaciones ayudarán a determinar cuáles de los candidatos pueden ser identificados como planetas.
Kepler continuará realizando las operaciones científicas hasta al menos noviembre de 2012, en busca de planetas tan pequeños como la Tierra, incluidos los que orbitan a sus estrellas en la zona habitable, es decir, la zona donde el agua líquida podría existir en la superficie de un planeta. Dado que los tránsitos de los planetas en la zona habitable de estrellas similares al Sol se producen una vez al año y  se requieren tres tránsitos para su verificación, se tendrá que esperar por lo menos tres años para localizar y confirmarar  la existencia de un planeta de este tamaño y características.
"Kepler sólo se puede ver 1 / 400 parte del cielo", dijo William Borucki, del Centro Ames de Investigación de la NASA, en Moffett Field, California, e investigador de la misión principal. "Kepler sólo puede encontrar a los planetas cuyas órbitas estén alineadas con la Tierra. Teniendo en cuenta estos dos aspectos, podemos decir que nuestros resultados indican que debe haber millones de planetas que orbitan las estrellas que rodean a nuestro Sol."


Más información en el enlace.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada