jueves, 17 de febrero de 2011

Un estudio plantea un repunte en el número de planetas enanos


Los resultados previos de un proyecto de excelencia desarrollado por investigadores del Instituto de Astrofísica de Andalucía (IAA-CSIC) apuntan ahora a un posible repunte en el número de planetas enanos en el Cinturón de Kuiper. El incremento se podría deber a la propia definición de planeta enano según la Unión Astronómica Internacional: cuerpos con diámetro suficientemente grande que les permite mantener un equilibro hidrostático.
Los expertos del IAA-CSIC estudian algunas de las propiedades físicas de los denominados objetos transneptunianos, los centauros, los cometas de la familia de Júpiter, los asteroides cercanos a la Tierra (NEOs), los meteoroides.
El trabajo, dirigido por José Luis Ortiz Moreno y dotado con cerca de 300.000 euros por la Junta de Andalucía, persigue aumentar el conocimiento en aspectos como su formación y su evolución. "Es de importancia cosmogónica porque nos proporcionará información esencial para comprender el origen y evolución inicial de nuestro Sistema Solar, así como el de otros sistemas planetarios".

Tres puntos de la geografía andaluza toman parte de este proyecto: Calar Alto (Almería), Sierra Nevada y La Sagra, en Granada, respectivamente. "Los estudios que pretendemos realizar estarán parcialmente dirigidos a los estados rotacionales y a los efectos de las colisiones, así como a su dinámica orbital, aspectos que están íntimamente relacionados con estudio de los objetos transneptunianos (TNO), también denominados por algunos especialistas objetos del Cinturón de Kuiper ", apunta.


Para Ortiz, los TNO son uno de los temas de mayor pujanza en las investigaciones del Sistema Solar. El descubrimiento de estos cuerpos ha causado una auténtica revolución. En apenas 15 años (desde el hallazgo del objeto 1992QB1 por Jewitt y Luu, el Cinturón de Kuiper ha pasado de considerarse un postulado teórico a ser la región más poblada del Sistema Solar.
Actualmente, se estima que en la región entre 30 y 50 unidades astronómicas del Sol residen, aproximadamente 100.000 con diámetros próximos a los 100 kilómetros. "Este diámetro nominal de 100 kilómetros probablemente necesite revisión a la baja, habida cuenta de los últimos hallazgos sobre el albedo medio de estos objetos. Nunca antes se había descubierto un cinturón cuya población es tan grande y había pasado completamente inadvertida", subraya el investigador.

El interés de los NEO.

Uno de los objetos más interesantes a estudio son los denominados NEO (Near Earth Objects), cuya importancia radica, esencialmente, en su peligrosidad, ya que al orbitar cerca de la Tierra son susceptibles de colisionar con ella. De hecho, sabemos que son una de las principales causas de extinción masiva en la Tierra y la posible causa natural de la destrucción de la civilización.
Constantemente se citan a los NEO como potencialmente peligrosos. El denominado 2004MN4 (Apophis) ha sido uno de los que mayor probabilidad ha tenido de colisionar con la Tierra a corto plazo. Incluso, desde el sector aeroespacial norteamericano se propuso la realización de una misión espacial para desviar su trayectoria. Los TNO, principalmente por su enorme lejanía del Sol (más lejos que Plutón en la mayoría de los casos), son de los cuerpos menos evolucionados del Sistema Solar. "Por ello su estudio nos dará claves que no se encuentran en ningún otro lugar (salvo quizá en los cometas de la nube de Oort) sobre la materia que constituía la nebulosa solar primitiva y sobre la formación del sistema solar y su evolución temprana", asegura Ortiz.
Además, el cinturón Transneptuniano proporciona la conexión natural con el estudio de discos protoplanetarios que se observan en algunas estrellas. No en vano, y a pesar de las dificultades, NASA ya ha lanzado una misión espacial específica denominada New Horizons que visitará Plutón y otro TNO aún sin precisar.
Los conocimientos en el campo de los Objetos Transneptunianos están evolucionando a un ritmo vertiginoso. "Un mayor número de observaciones en el futuro y el estudio de la distribución de los periodos de rotación en función de diversos parámetros orbitales y diferentes poblaciones, así como en función de los tamaños también pueden arrojar luz sobre el asunto. Asimismo, es evidentemente necesario el estudio de las composiciones de las superficies mediante espectroscopía, fundamentalmente infrarroja. Esta última línea de trabajo puede resultar clave, ya que al no aportar sólo información de color, el estudio es mucho más completo. Estas son líneas de investigación que queremos desarrollar en nuestro proyecto", concluye.

Enlace original: SINC.

13 comentarios:

  1. Hola!

    A que velocidad está cambiando nuestra forma de ver y entender nuestro propio Sistema Solar. Un gran trabajo el que están desarrollando desde el IAA, una pena que Ataecina acabase llamandose Haumea.
    :-(

    Saludos,

    Fran

    ResponderEliminar
  2. La historia Ataecina/Haumea es digna de ser contada porque todo el mundo debería conocerla. Un post pendiente...¿para la vuelta de exámenes?

    ResponderEliminar
  3. Te tomamos la palabra. Quedamos a la espera de tu post!!
    Es importante dar a conocer lo que ocurrió con Ataecina.

    Saludos,

    Fran

    ResponderEliminar
  4. Bueno, bueno; le he preguntado al tito Google y me he enterado del culebrón. El asunto merece un post que seguramente arrancará comentarios patrióticos...

    ResponderEliminar
  5. Hola Fernando:
    Yo te puedo ofrecer mi opinión, y es que creo que hubo intereses políticos. No es la primera vez que esto ocurre ni será la última. Pero como he dicho, sólo es mi opinión. Si le dedico un post a este tema ofreceré la información para que cada lector opine lo que quiera. Evidentemente pueden surgir opiniones patrióticas.
    Un saludo!

    ResponderEliminar
  6. Hola!
    Estoy de acuerdo con Verónica. Para mi personalmente (mi opinión) fue una metedura de pata de la IAU.
    También, y aunque este no sea el post más adecuado, también pienso (nuevamente mi opinión) que la IAU se precipitó con el tema de Plutón.
    Saludos,
    Fran

    ResponderEliminar
  7. En mi opinión, la IAU, a día de hoy, no hubiera quitado a Plutón la categoría de planeta, ya que con los descubrimientos de los planetas extrasolares, ha quedado bien claro que aún no comprendemos bien las características que debe cumplir un objeto para ser nombrado con la categoría de planeta.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  8. El "diablillo" de Brown no es bien visto en los EE.UU por el tema de Plutón, [Le quito a los Gringos el único planeta descubierto por un Estadounidense]

    y veo que tampoco en Europa.

    ResponderEliminar
  9. a lo mejor el "error" está en querer "meter" en la categoría de planeta a distintos cuerpos, demasiado diferentes.

    puede que Plutón no fuera más que la punta del iceberg del error ...
    el error está en seguir querer aplicando el mismo concepto de planeta que arranca de hace milenios.

    ResponderEliminar
  10. Yo procuraré redactar un artículo neutral presentando los hechos. Después las opiniones son libres. Evidentmente, yo tengo la mía y puede que la exponga al final. Lo que no quiero es dar mi opinión como si fuera una verdad absoluta de los hechos. Lo ideal es que los lectores interesados tengan una presentación objetiva de lo que sucedió para elaborar sus propias impresiones.

    ResponderEliminar
  11. Hola!

    Creo que del post que vas a publicar se va a crear un apasionante e interesante debate!

    Saludos,

    Fran

    ResponderEliminar
  12. Hola Sebtor,
    Ese es precisamente nuestro problema. Debemos replantearnos a qué llamamos planeta.
    Un saludo!

    ResponderEliminar
  13. Hola nuevamente. A veces creo que intentaron evitar que la lista de planetas no fuese muy larga y se precipitaron en la decisión. Eso creo que le quita rigor científico a la decisión, crea polémica y a la larga, sobre todo a medida que exploremos la zona más externa de nuestro Sistema Solar y sobre todo los exoplanetas, habrá que cambiar completamente toda la clasificación actual.
    Saludos,
    Fran

    ResponderEliminar