domingo, 15 de mayo de 2011

Japeto, la luna misteriosa desvela el secreto de su "chepa"


Geólogos planetarios han llegado a la conclusión de que la misteriosa cordillera de Japeto puede tener su origen en un antiguo anillo que se asentó sobre la superficie de la luna.
Esta luna de Saturno es uno de los cuerpos más misteriosos del Sistema Solar. Su composición, en su mayoría, es hielo. La mitad de la luna posee un color oscuro,mientras que la tonalidad de la otra mitad es mucho más clara. Sobre su ecuador tiene un abultamiento, como si estuviese girando muy rápidamente, aunque en realidad lo hace con bastante lentitud. Pero lo más intrigante de todo es una cordillera que se extiende a lo largo de casi la mitad del ecuador.
Según las investigaciones de los geólogos planetarios, el material oscuro es el residuo químico que queda cuando el hielo de agua se sublima. Hace aproximadamente 1.000 millones de años, un lado de Japeto comenzó a sublimarse más rápidamente que el otro, dejando un residuo oscuro. Entonces, el hielo se condensó en el otro lado de la luna, dejándolo más claro. El lado más oscuro absorbió más luz solar, haciendo que se calentase más e incrementando la tasa de sublimación en un ciclo de retroalimentación positiva. Es este ciclo el que ha causado que la luna presente actualmente dos tonos.
Harold Levison y sus colegas, del Instituto de Investigación Southwest en Boulder, Colorado, han dado una explicación para las otras dos misteriosas características de esta luna: La cordillera y el abultamiento de Japeto.

Su teoría es que en los inicios de su historia, Japeto giraba a gran velocidad, probablemente una vez cada 16 horas aproximadamente. Esto provocó que se abultase alrededor de su ecuador.
En esta época sufrió el impacto de otra gran luna, la cual arrojó un enorme volumen de material a la órbita. Esta masa orbital de escombros cayeron entonces debido a dos procesos distintos.
Para comprender estas fuerzas, primero necesitamos saber un poco sobre dinámica orbital. Los astrónomos han sabido desde hace tiempo que hay una distancia concreta a partir de la cual un objeto gravitatorio con escombros puede condensarse para formar un cuerpo sólido. Es lo que se conoce como el Radio de Roche. Sin embargo, cualquier objeto situado más cerca de ese límite se ve sometido a las fuerzas de marea y nunca llega a condensarse.
Levison y compañía dicen que los escombros alrededor de Japeto deben haber superado el Radio de Roche. El material más allá de este límite se condensa para formar una nueva Luna, la cual gradualmente cayó en espiral hacia Japeto. Fue esta pérdida de su propio satélite lo que frenó la rotación de Japeto al tranquilo ritmo que vemos hoy. Sin embargo, su cuerpo helado conservó la forma del abultamiento original.
Pero el material eyectado dentro del Radio de Roche no podría haber formado un cuerpo sólido y por tanto debe haber formado un anillo alrededor de Japeto. Levison y sus colegas creen que este anillo era inestable y que pudo haberse acercado lentamente a la luna.
Por lo que la cordillera ecuatorial que vemos hoy son los restos de este anillo que se asentó en la superficie de la luna.
Esta idea explica al menos dos de los grandes misterios de Japeto. Y eso no está nada mal para una única teoría.

Más información en el enlace.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada