jueves, 9 de junio de 2011

¿Es Tritón un objeto del Cinturón de Kuiper?

Uno de los enigmas que guarda Tritón, una luna de Neptuno, es su órbita retrógrada, es decir, se mueve en la dirección opuesta a la del planeta.
Muchas de las pequeñas lunas de los planetas exteriores Júpiter, Saturno y Urano también tienen órbitas retrógradas. Esto se debe casi con total seguridad a que son objetos capturados por la fuerza gravitatoria de los planetas.
Pero el caso de Tritón es diferente. Es la séptima luna más grande del Sistema Solar, más grande incluso que Plutón. Su tamaño hace que la explicación de su origen no sea tan simple como la de un objeto atrapado por la gravedad. Y sin embargo esto es lo que creen muchos geólogos planetarios.
La Voyager 2 nos mostró en 1989 que Tritón es un cuerpo helado con un núcleo probablemente metálico. Además tiene una fina atmósfera de nitrógeno y es un mundo geológicamente activo. La Voyager 2 descubrió sorprendentes géiseres de nitrógeno en erupción desde la superficie de la luna. Esta superficie es relativamente lisa, es decir, los cráteres se han cubierto hace relativamente poco tiempo.
Actualmente se cree que Tritón es un objeto del Cinturón de Kuiper que de alguna forma acabó en la órbita de Neptuno. Pero como no se conoce muy bien el aspecto de los objetos de este Cinturón, no podemos hacer una comparación muy fiable.

Para resolver este enigma, Bruno Christophe, del Laboratorio Aeroespacial de Chatillon en Francia, ha planeado enviar una sonda más allá de la órbita de Neptuno, para que estudie primero a este objeto y para que después observe los cuerpos del Cinturón de Kuiper. Si existe un similitud entre estos cuerpos y Tritón se podría respaldar la idea de que la luna tiene su origen en el Cinturón de Kuiper.
Al mismo tiempo, Christophe planea utilizar la misión para estudiar la gravedad a grandes distancias del Sol. Su idea es arrojar algo de luz sobre la posibilidad de que la gravedad sea algo diferente a grandes distancias del Sol, algo que diversas teorías predicen y que las sondas espaciales Pioneer parece que han experimentado, en un efecto llamado la anomalía Pioneer.


Esta ambiciosa misión (imagen) de tamaño medio, unos 500 kg,no pasó la selección de la NASA dadas las similitudes con Plutón Express que actualmente está en marcha. Pero esta misión no estudiará Neptuno. Por lo que en algún momento del futuro tendremos que ir a visitar este planeta y a su extraña luna.
La órbita de Tritón es realmente extraña. Posee una inclinación de 157.340º con respecto al ecuador de Neptuno, lo cual produce la retrogradación de la traslación del satélite. Además su eje de rotación está inclinado 30º respecto al plano de la órbita de Neptuno, con lo cual durante el año neptuniano cada polo apunta al Sol, de modo similar a lo que ocurre con Urano. Al tiempo que Neptuno orbita el Sol, las regiones polares de Tritón se turnan frente a éste, probablemente como resultado de los radicales cambios estacionales que se producen cuando un polo, y luego el otro, reciben la luz solar.
Asimismo, es una órbita prácticamente circular, con una excentricidad de casi cero. A diferencia de la Luna con la Tierra, donde el efecto de las mareas produce un alejamiento entre ambos cuerpos y frena a nuestro planeta, la conservación del momento angular esta acercando a Neptuno y Tritón, y acelera la rotación del primero. Esto probablemente derive en la colisión de ambos cuerpos o en la ruptura de esta luna dentro de 3.600 millones de años, momento en que Tritón pasará el Límite de Roche de Neptuno, resultando tanto en un caso como en otro, en un sistema de anillos similar al de Saturno.

Más información en el enlace y Wikipedia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada