martes, 19 de julio de 2011

¿El asteroide Vesta tiene una luna?

La nave espacial Galileo, de la NASA, tomó esta imagen del asteroide Ida y de su luna Dactyl en 1994. Esta imagen fue la primera evidencia manifiesta de que los satélites naturales de asteroides existen. Aún no sabemos si Vesta posee una luna


Marc Rayman, quien es el ingeniero principal de Dawn, comenta que van a buscar una luna a Vesta.
Tal vez imaginen a los asteroides como cuerpos solitarios que ruedan por el espacio, pero es totalmente posible que estos "ermitaños" tengan acompañantes. De hecho, Ida, con una dimensión de 30 kilómetros (19 millas), Pulcova, de 145 kilómetros (90 millas), Caliope, de 166 kilómetros (103 millas) y Eugenia, de 217 kilómetros (135 millas) tienen una luna. Y Silvia, con un tamaño de 282 kilómetros (175 millas), tiene dos lunas. Con una extensión de 531 kilómetros (330 millas), Vesta es mucho más grande que los asteroides mencionados, de modo que es absolutamente posible que exista una "luna de Vesta".

¿De dónde provienen esas lunas?

Rayman propone un posible origen: "Cuando un objeto grande colisiona con un asteroide, los escombros resultantes son eyectados en orbitas alrededor del asteroide y pueden gradualmente colapsar para convertirse en una luna".
Otra posibilidad es el "pinball gravitacional": Una luna que se haya formado en alguna otra parte del cinturón de asteroides podría terminar siendo capturada por la gravedad de alguno de los asteroides, mediante una serie complicada de interacciones gravitacionales con diversos cuerpos.

El Telescopio Espacial Hubble y otros telescopios ubicados sobre la superficie de la Tierra han buscado lunas de Vesta anteriormente pero no las han encontrado. Dawn está a punto de colocarse en posición para ver las cosas más de cerca. El sábado 9 de julio, justo una semana antes de que Dawn ingrese en órbita alrededor de Vesta, comenzará la búsqueda de la luna.  Las cámaras empezarán a tomar fotografías de los alrededores del asteroide, en busca de manchas sospechosas.
"Si existiese una luna allí, en las imágenes sucesivas aparecerá como un punto que se mueve alrededor de Vesta en lugar de quedarse fijo, como las estrellas que se ven de fondo", afirma un coinvestigador del proyecto Dawn, Mark Sykes, quien también es el director del Instituto de Ciencias Planetarias. "Podremos usar exposiciones cortas con el fin de detectar objetos pequeños, de hasta 27 metros de diámetro. Si las exposiciones largas no son sobre expuestas por el brillo de Vesta, podremos incluso detectar objetos de hasta algunos metros de diámetro".
A pesar de que "encontrar una luna" no figura dentro de los objetivos científicos de esta misión, divisar una sería un enorme triunfo. Aunque esto no quiere decir que necesite más triunfos. La sonda ya está destinada a generar mapas globales y a tomar imágenes detalladas de la superficie del asteroide, así como también a revelar las partes sutiles de su topografía y a catalogar los minerales y elementos que existan allí.
Vesta.
Por otro lado, la propia sonda Dawn se convertirá en una luna cuando entre en órbita alrededor de Vesta. Y los movimientos de la sonda nos brindarán mucha información sobre la composición rocosa.
Sykes explica: "Usaremos la señal de radio de la nave para medir su movimiento alrededor de Vesta. Esto nos proporcionará mucha información detallada sobre el campo gravitacional del asteroide. Conoceremos la masa de Vesta y su estructura interior, incluyendo su núcleo y probables grumos de concentración de masa".
Mientras usted lee esto, la nave se acerca lentamente a su objetivo. Incluso con las imágenes de navegación solas ya estamos observando cómo un mundo nunca antes visto crece y se vuelve más claro.
"Las imágenes están comenzando a revelar la superficie de este aporreado mundo extraterrestre", dice Rayman. "Son más que suficientes para deleitarnos. Hemos estado volando durante cuatro años, hemos estado planeando la misión por una década, y la gente ha estado viendo a Vesta por las noches durante dos siglos. Ahora, finalmente, nos estamos acercando y tendremos una vista muy cercana del lugar".
Esta no solamente es la primera vez que una nave visita este mundo extraterrestre, sino que también es la primera vez que una nave visita un cuerpo masivo al que no nos hayamos acercado previamente. En el pasado, algunas naves han orbitado a la Tierra, a la Luna, a Marte, a Venus, a Júpiter, a Saturno y a Mercurio.
"En cada caso, primero hubo misiones de sobrevuelo, de las cuales se obtuvieron buenas estimaciones de la gravedad del cuerpo en cuestión, así como información sobre otros aspectos del ambiente físico, incluyendo la existencia de lunas. Esta vez, tenemos menos certeza sobre lo que vamos a encontrar".
En una conferencia de prensa reciente, el Subdirector de Ciencias Planetarias de la NASA, Jim Adams, dijo a los periodistas que Dawn "dibujará la cara a un mundo que hasta ahora solamente se ha visto como una 'masa borrosa'". ¿Cómo cree Rayman que lucirá la cara de Vesta?
"Arrugada, vieja, marchita, con tanto carácter que puede dar testimonio de algunos de los fascinantes episodios que han tenido lugar en la historia del sistema solar".
Si dentro de estos nuevos episodios hubiera una luna, Rayman ya ha pensado un nombre.

Enlace original: NASA.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada