lunes, 26 de septiembre de 2011

¿Un quinto planeta expulsado de nuestro Sistema Solar?

Un nuevo estudio basado en simulaciones informáticas indica que Júpiter, Saturno, Urano y Neptuno no son los únicos gigantes de gas que han colonizado nuestro Sistema Solar. Según David Nesvorny, nuestro Sistema Solar actual, nunca hubiera sido posible sin la existencia de un quinto planeta gaseoso.
En un intento por recrear la formación de nuestro Sistema Solar, Nesvorny llevó a cabo aproximadamente 6.000 simulaciones infrmáticas. Utilizando la presencia de sólo cuatro gigantes gaseosos, se encontró que estos acababan destruyéndose los unos a los otros a medida que el sistema evolucionaba. Por ello , la estructura actual de nuestro Sistema Solar, con cuatro planetas rocosos y cuatro gaseosos tiene una muy baja probabilidad de ocurrir si se ha iniciado con sólo estos ocho planetas.
Después de ejecutar estas simulaciones, Nesvorny decidió añadir un quinto planeta de gran tamaño en la mezcla. Con la adición de este gran planeta, las probabilidades de que nuestro Sistema Solar se gestara con su forma actual aumentaron significativamente.

Las simulaciones muestran que el quinto planeta tendría un tamaño similar al de Neptuno o Urano. Los mejores resultados en el modelo se obtienen cuando el quinto planeta gaseoso se sitúa entre Saturno y Urano. En ese caso, un violento encuentro con Júpiter (que entonces estaría en una posición más alejada) habría producido que ese planeta perdido saliese expulsado del Sistema Solar.
Este modelo teórico también sostiene que, debido a este encuentro, Júpiter 'saltara' hasta su posición actual.
Esta simulación explicaría también el periodo de violencia que sufrió el Sistema Solar hace 4.000 millones de años, cuando varios objetos procedentes del Cinturón de Kuiper y la Nube de Oort se precipitaron contra el interior del Sistema Solar. La gran mayoría de los cráteres de la Luna están datados durante este periodo.
Según esta teoría, al ser expulsado del Sistema Solar, el planeta eyectado pasó a través de estas aglomeraciones de cometas y asteroides, y con su gravedad los desvió de sus órbitas dirigiéndolos hacia los otros planetas.
Recientes descubrimientos de planetas extrasolares flotando libremente por el espacio podrían indicar que estas expulsiones planetarias podrían ser comunes en las formaciones de sistemas planetarios.

Más información en el enlace.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada