viernes, 7 de octubre de 2011

Dracónidas 2011: ¿se cumplirán las expectativas de una intensa lluvia de meteoros?

Algunas predicciones hablan de máximos en torno a 600-800 meteoros por hora, pero el brillo de la Luna, el pequeño tamaño de los meteoroides y su baja velocidad dificultarán su observación
El IAC anima a docentes de secundaria y aficionados a la Astronomía a sumarse a la campaña de observación, Dracónidas 2011, realizada por SOMYCE (Sociedad de Observadores de Meteoros y Cometas de España, somyce.org)
Varios estudios predicen que la lluvia anual de meteoros de las Dracónidas podría producir tasas de actividad inusualmente altas este año, de varios cientos de meteoros por hora en el máximo que se prevé para el 8 de octubre de 2011, entre las 16 y 21 horas de Tiempo Universal (TU, una hora más en Canarias y dos en la Península).
Las Dracónidas, que reciben este nombre porque parecen radiar de la constelación del Dragón, es la lluvia de meteoros que se produce cuando la Tierra se encuentra con rastros de polvo (meteoroides) generados por el cometa 21P/Giacobini-Zinner al acercarse éste a las regiones interiores del Sistema Solar. Cuando un cometa se acerca a su perihelio (punto más cercano al Sol en su órbita alrededor del astro), su núcleo, formado por hielo y rocas, se sublima debido a la acción de la radiación solar y genera las características colas de polvo y gas. La corriente de partículas resultante se dispersa por la órbita del cometa y es atravesada cada año por La Tierra en su recorrido alrededor del Sol. Durante este encuentro, las partículas de polvo se desintegran al entrar a gran velocidad en la atmósfera terrestre, creando los conocidos trazos luminosos que reciben el nombre científico de meteoros.
Según los modelos actuales, este sábado 8 de octubre la Tierra atravesará varias nubes de polvo producidas por el cometa entre 1873 y 1907. Se espera un primer máximo entre las 16h y 19h TU, que correspondería a los restos dejados por el cometa antes de su descubrimiento en 1900 y produciría del orden de 50-100 meteoros/hora. Un segundo máximo, más fiable, se espera sobre las 20h TU del mismo día, con una tasa estimada de 600-800 meteoros/hora. Este segundo máximo estaría producido por los restos que el cometa generó en 1900 y 1907, y que produjeron intensas ‘tormentas’ de meteoros, con máximos de 10,000 meteoros/hora, cuando la Tierra los atravesó en 1933 y 1946. Las predicciones para este año no llegan a la categoría de ‘tormenta’ (más de 1,000 meteoros por hora), ya que los restos son ahora más viejos y están más dispersos.


Los granos de polvo que dan lugar a las Dracónidas son de pequeño tamaño (menores que 1 mm de diámetro), y entran en la atmósfera de la Tierra a bajas velocidades (unos 20 km/s), lo que hace que los meteoros sean poco brillantes comparados con otras ‘lluvias de estrellas’. Este factor, unido al brillo de la Luna que estará cercana a Luna llena, hará que sólo sean visibles entre un 5 y un 20% de los meteoros.
El evento es de gran interés científico ya que permitirá: estudiar la actividad del cometa 21P a su paso por el perihelio, determinar con mayor precisión la órbita del mismo, mejorar los modelos de predicción de lluvias de meteoros, evaluar el riesgo de este tipo de lluvias para los satélites que orbitan la Tierra, e incluso estudiar la composición de los meteoroides. Por su parte, el instituto estadounidense SETI (NASA) participará en un vuelo europeo para estudiar la lluvia desde la alta atmósfera a bordo de un pequeño reactor (ver más información en draconids.seti.org).
La lluvia de meteoros podrá observarse en España después de la puesta de sol, es decir, a partir de las 20h (Tiempo Local en Canarias y la Península) aproximadamente. Se recomienda colocarse de espaldas a la Luna y mirar a unos 20º alrededor del radiante, la constelación del Dragón, que a la hora prevista para el segundo máximo (21h en Canarias y 22h en la Península) estará a unos 40-60º de altitud en dirección Noroeste.
La mejor forma de disfrutar de la lluvia de estrellas es a simple vista, sin prismáticos ni telescopios, y en una posición cómoda que permita ver el mayor campo de cielo posible. Cualquier punto de observación (playa, terraza, campo, etc.) es bueno, siempre que tenga un horizonte despejado hacia el Noroeste y esté alejado de luces brillantes.
El IAC anima a docentes de secundaria y aficionados a la Astronomía a sumarse a la campaña de observación, Dracónidas 2011, realizada por SOMYCE (Sociedad de Observadores de Meteoros y Cometas de España, somyce.org). El viernes 7 de octubre a las 19:30 (hora local canaria, 20:30 hora peninsular) el astrónomo del IAC Dr. Serra-Ricart ofrecerá una charla virtual en internet (astroaula.net/aula, emitiendo desde la Casa de la Cultura de Puebla de la Calzada, Badajoz) informando del evento y dirigida, especialmente, a profesores de secundaria.

Enlace original: IAC.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada