lunes, 3 de octubre de 2011

Estrellas de alta metalicidad, madres de exoplanetas terrestres


Las estrellas de baja masa y alta metalicidad ofrecen los mejores escenarios para encontrar exoplanetas.
El telescopio espacial Kepler de la NASA ha descubierto 1.235 candidatos a exoplanetas que giran en torno a 997 estrellas. Un resumen de estos sistemas se presenta en la imagen superior obra de Daniel Fabrycky.
Una nueva investigación revela, que al igual que sus primos gigantes, los planetas rocosos tienen más probabilidades de encontrarse orbitando alrededor de estrellas de alta metalicidad. Además estos planetas son más abundantes en estrellas de baja masa. Estos resultados podrían tener importantes implicaciones para  la búsqueda de vida fuera de la Tierra.
Kevin Schlaufman y Gregory Laughlin, ambos de la Universidad de California, estudiaron las 997 estrellas candidatas a poseer exoplanetas orbitando en torno a ellas, llegando a las conclusiones antes citadas. Para los astrónomos los elementos con número atómico superior al helio son considerados "metales", y las estrellas con alta metalicidad, son precisamente los astros que contienen una cantidad significativa de estos elementos. Estos metales se formaron cuando las primeras estrellas, compuestas de hidrógeno y helio, murieron como supernovas, arrojando en grandes explosiones estos materiales hacia el espacio.

Sally Dodson-Robinson, de la Universidad de Texas en Austin, señaló que no era sorprendente encontrar que los planetas terrestres tienden a formarse alrededor de estrellas más metálicas.
"Los planetas se forman a partir de las mismas materias primas de las que estás compuestas sus estrellas", explicó.
Las estrellas nacen a partir de la compresión gravitacional del gas y el polvo, y los planetas se crean a partir del disco de polvo y gas que gira alrededor de la estrella. Antes de los estudios llevados a cabo con el telescopio espacial Kepler, los científicos ya se habían percatado de que era más probable encontrar exoplanetas gigantes gaseosos en torno a estrellas de alta metalicidad. Pero no se sabía si esta afirmación se podía aplicar también a los exoplanetas rocosos ya que se habían localizado muy pocos.
Pero todo esto cambió en febrero, cuando la NASA anunció el descubrimiento de 68 candidatos a exoplanetas del tamaño de la Tierra, y 288 candidatos a súper- Tierras. Esta mina de oro proporciona una gran cantidad de sistemas a estudiar, pudiéndose hacer correlaciones sobre los tipos de estrellas que albergan exoplanetas.
El hecho de que los planetas aparezcan más probablemente alrededor de estrellas de alta metalicidad, da un marco de tiempo aproximado al periodo en el que empezaron a aparecer en nuestra galaxia. Después de todo, las primeras estrellas fueron las que dotaron a la galaxia de metales tras explotar como supernovas. Cada generación de estrellas se ha creado con más proporción de metales. Esto sugiere que los planetas no se han formado en los primeros años del Universo, lo que limita la búsqueda de civilizaciones avanzadas.
Schlaufman agregó que los planetas extrasolares podrían ser más comunes en el futuro, lo que ayudará a los astrónomos a comprender mejor los vínculos entre los planetas y sus estrellas.
Pero en su estudio, Schlaufman y Laughlin examinaron más de cerca la metalicidad de las estrellas. También determinaron que los planetas terrestres eran más propensos a ser encontrados alrededor de estrellas de baja masa. La razón es simple: los gigantes de gas requieren una gran cantidad de masa para formarse. Y la masa total del disco de acreción es proporcional al tamaño de la estrella.
Los discos más grandes son más propensos a producir planetas masivos, mientras que las estrellas más pequeñas son candidatas idóneas a generar planetas rocosos.
En cuanto a las posibilidades de hallar vida, Schlaufman comenta que las estrellas más masivas que el Sol tienen una vida mucho más corta, a diferencia de las estrellas de baja masa, con una vida más larga. Por ello las estrellas de baja masa ofrecen el marco ideal para que la vida evoluciones hacia una civilización avanzada antes de que su sol muera.
Las probabilidades de encontrar vida pueden aumentar gracias a los exoplanetas rocosos recién descubiertos. Kepler está realizando una gran trabajo en este campo en su observación de estrella de alta metalicidad.

Más información en el enlace.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada