miércoles, 30 de noviembre de 2011

El GRB de Navidad podría haber sido causado por la colisión de un cometa

Un estallido de radiación de rayos gamma detectado en una galaxia lejana puede tener su origen en la colisión de un cometa contra una estrella de neutrones. La imagen de la izquierda, tomada por el telescopio orbital Swift de la NASA, muestra la explosión ocurrida el 25 de diciembre de 2009.
Los brotes de rayos gamma (también conocidos como GRB en sus siglas en inglés, BRG en español) son destellos de rayos gamma asociados con explosiones extremadamente energéticas en galaxias distantes. Son los eventos electromagnéticos más luminosos que ocurren en el universo. Los brotes pueden durar desde unos nanosegundos hasta cerca de una hora, pero por lo general, un brote típico suele durar unos pocos segundos. Con frecuencia son seguidos por una luminiscencia residual de larga duración de radiación a longitudes de onda mayores, (rayos X, radiación ultravioleta, luz visible, radiación infrarroja y radiofrecuencia).
El día de Navidad, Swift detectó un brote que se prolongó durante al menos media hora, y sus emisiones en la parte del espectro de los rayos X, se desvanecieron mucho más rápidamente de lo habitual, lo que ha suscitado un gran debate entre los científicos.
Estudiando detenidamente los datos, un equipo investigador, dirigido por Sergio Campana, del Observatorio Astronómico Brera en Italia, ha llegado a la conclusión de que el extraño suceso fue causado por un organismo menor, un cometa o un asteroide que orbitaba tan cerca de una estrella de neutrones que fue destrozado por su fuerza de la gravedad. Sus fragmentos al estrellarse produjeron la emisión de rayos gamma.
Otra explicación, ofrecida por Christina Thoene, del Instituto de Astrofísica de Andalucía, es que el GRB se debió a la fusión de una estrella de helio y una estrella de neutrones, lo que generó una supernova.
Estas investigaciones se han publicado en la revista científica británica Nature.

Más información en el enlace.

2 comentarios:

  1. Bueno, propiamente no un cometa si no un objeto de la masa de un planetoide como ceres. mi pregunta radicaría en si los restos podrían resistir el abrasador calor de una estrella de neutrones, y estos generar una perturbación en la "superficie" de la estrella para generar esa clase de emisiones.

    Me recuerda mucho a esa relación que aparentemente tienen cometas y una posterior EMC, que estadisticamente no se presenta y que solo seria una casualidad.

    Esta info la obtuve aqui http://www.physorg.com/news/2011-11-christmas-day-cosmic-dying-comet.html

    Un saludo. :)

    ResponderEliminar
  2. Hola!

    El motivo de elegir un cometa es la duración de la emisión. Recuerda al Shoemaker-Levi 9 al colisionar contra Júpiter. Los cometas son muy porosos, por lo que frente a una atración gravitatoria se disgregan y no caen de golpe, sino paulatinamente debido a las fuerzas de marea. Esto generaría una emisión más larga en el tiempo.

    Un saludo!

    ResponderEliminar