lunes, 19 de diciembre de 2011

Descubierta la primera estrella de baja masa en un cúmulo globular

Incluso los más poderosos telescopios que cuentan con una alta tecnología, apenas son capaces de captar estrellas débiles de baja masa. Pero ahora, un astrofísico de la Universidad de Zurich, junto con investigadores polacos y chilenos, ha detectado una estrella de baja masa en el cúmulo globular M22, por primera vez, a través de una micro-lente. El resultado indica que la masa total de los cúmulos globulares se podría explicar en parte de esta forma sin la presencia de la enigmática materia oscura.
Hasta ahora, sólo se había asumido que las estrellas de maja masa, y por lo tanto estrellas débiles, debían existir en los cúmulos globulares. Sin embargo, dada la enorme distancia que nos separan de ellos, incluso los más potentes telescopios tienen dificultades para localizarlas.
Philippe Jetzer ha conseguido detectar una de estas estrellas indirectamente tal y como ha anunciado en su reciente artículo publicado en Astrophysical Journal Letters, en el que expone la localización de una estrella enana que tiene una quinta parte de la masa de nuestro Sol.
El método utilizado para calcular con precisión la masa del astro se basa en la técnica de las microlentes gravitatorias. Las mediciones se llevaron a cabo con el VLT ubicado en el Observatorio Paranal, Chile.


Una micro-lente gravitatoria se basa en el hecho de que la luz se propaga a lo largo de una trayectoria curva cerca de grandes masas en lugar de en línea recta. El brillo de la estrella aumenta brevemente a través de la gravedad de un objeto que pasa frente a ella, actuando como lente.

En agosto del 2000, astrónomos polacos descubrieron que el brillo de una estrella situada a unos dos minutos de arco del centro del cúmulo globular M22 aumentó durante 20 días. Se sospechó que el fenómeno se debió a una microlente gravitatoria. El brillo de esta estrella aumentó brevemente a través de la gravedad de un objeto que cruzó frente a ella,  que actuó como una lente. De esta forma, la estrella es más brilante en el periodo de tiempo durante el cual el astro cruza por delante de ella. Con el fin de confirmar esta suposición, los astrónomos se dirigieron al especialista en microlentes gravitatorias, Jetzer Philippe de la Universidad de Zurich. Las medidas llevadas a cabo el 17 de julio de 2011 desde el Observatorio Paranal confirmaron la hipótesis. El análisis detallado reveló que la fuente estaba fuera de M22, y que una estrella de baja masa actuó como una lente dentro del mismo cúmulo globular.
La primera evidencia de la existencia de una estrella de baja masa es muy importante para la astrofísica, ya que arroja una nueva luz sobre la estructura de los cúmulos globulares. Hasta ahora, la masa total de los cúmulos globulares no podría explicarse más que con la materia oscura. Ahora esta masa se puede explicar en parte por la presencia de estrellas de baja masa.


Más información en el enlace.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada