sábado, 17 de diciembre de 2011

¿Es Vesta el "planeta terrestre más pequeño"?

Al igual que la Tierra y que otros planetas terrestres, Vesta tiene antiguos flujos de lava basáltica en la superficie y un gran núcleo de hierro. También posee rasgos tectónicos, fosas, cordilleras, acantilados, colinas y una montaña gigante. Los colores falsos en este montaje denotan la topografía e indican elevaciones con respecto a un elipsoide de referencia que van desde –22 km hasta +19 km.

La nave espacial Dawn (Amanecer, en idioma español), de la NASA, pasó los últimos cuatro años viajando hacia el asteroide Vesta —y parece que encontró un planeta.
Vesta fue descubierto hace más de doscientos años pero, antes de Dawn, se lo veía solamente como un manchón indistinto y no se lo consideraba más que un cuerpo rocoso grande. Ahora, los instrumentos a bordo de la nave espacial están revelando la verdadera complejidad de este antiguo mundo.
"Estamos observando montañas enormes, valles, colinas, acantilados, fosas, cordilleras, cráteres de todos los tamaños, y también llanuras", dice Chris Russell, quien es el investigador principal de Dawn, en la Universidad de California en Los Ángeles (UCLA, por su sigla en idioma inglés). "Vesta no es meramente una bola rocosa. Este es un mundo que cuenta con una rica historia geoquímica. ¡Tiene toda una historia para contarnos!"
En efecto, el asteroide es tan complejo que Russell e integrantes de su equipo lo han llamado el "planeta terrestre más pequeño".
Vesta tiene un núcleo de hierro, comenta Russell, y su superficie posee rasgos que indican que el asteroide ha pasado por el proceso de "diferenciación", al igual que los planetas terrestres Mercurio, Marte, Venus y la Tierra.
El proceso de diferenciación es lo que ocurre cuando el interior de un planeta se vuelve lo suficientemente caliente como para derretirse, lo cual produce que los materiales que lo componen se separen en capas. Los materiales más livianos flotan hacia la superficie mientras que los elementos pesados, como el hierro y el níquel, se hunden hacia el centro del planeta.
Los investigadores creen que este proceso también ocurrió en Vesta.

La historia se inició hace 4.570 millones de años, cuando los planetas del sistema solar comenzaron a formarse a partir de la nebulosa solar primordial. Conforme Júpiter fue adquiriendo tamaño, su poderosa gravedad revolvió el material del cinturón de asteroides causando que los objetos que allí residían ya no pudieran coalescer. Vesta estaba convirtiéndose en un planeta de verdad cuando Júpiter interrumpió el proceso.
Aunque el crecimiento de Vesta fue detenido, aun así pudo llevar a cabo el proceso de diferenciación, como si fuera un planeta de verdad.
"Creemos que el sistema solar recibió una dosis adicional de aluminio y de hierro radiactivos que se originaron por la explosión de una supernova cercana cuando Vesta se estaba formando", explica Russell. "Estos materiales experimentaron un decaimiento y produjeron calor. Conforme el asteroide reunía material para formar una gran bola de roca, atrapaba este calor en su interior".
Cuando el núcleo de Vesta se derritió, los materiales más livianos ascendieron a la superficie, formando de este modo volcanes, montañas y flujos de lava.
"Pensamos que Vesta tuvo volcanes y flujos de lava en algún momento, aunque aún no hemos encontrado volcanes antiguos allí", dice Russell. "Todavía estamos buscando. Las llanuras de Vesta son similares al terreno que hay en Hawái, el cual es básicamente lava basáltica que se solidificó después de fluir sobre la superficie".
Puesto que Vesta tiene tanto en común con los planetas terrestres, ¿debería entonces ser formalmente reclasificado para cambiar su categoría de "asteroide" a "planeta enano"?
"Eso dependerá de la Unión Astronómica Internacional pero, al menos en su interior, Vesta está haciendo todo lo que hace un planeta".
Russell sabe bien qué votaría él si alguien se lo pregunta.


Enlace original: NASA.

1 comentario:

  1. Apasionante!!! Gracias por la info! Yo voto a favor para que también Vesta sea otro planeta enano!
    :-)

    Un saludo!

    Fran

    ResponderEliminar