miércoles, 11 de enero de 2012

Búsqueda de planetas habitables en sistemas estelares binarios

Representación artística de Kepler-16b
Un grupo de astrofísicos de la Universidad de Texas, a raíz del descubrimiento de un exoplaneta que orbita en torno a un sistema binario, ha presentado un estudio que sugiere que un planeta tipo Tierra puede existir orbitando alrededor de dos estrellas.
En septiembre llegó a los titulares el descubrimiento de Kepler-16b, un exoplaneta que como el ficticio Tatooine de Star Wars, que orbita en torno a dos estrellas.
Los investigadores, utilizando los datos aportados por el telescopio Kepler y un estudio anterior, han concluido que un planeta tipo Tierra puede existir en la zona habitable de un sistema doble orbitando como si sería una exoluna de Kepler-16b. También se cree que podría existir una zona habitable fuera de la órbita del planeta gaseoso bajo ciertas condiciones. Para albergar vida en esa zona, un planeta que orbita a dos estrellas necesita tener altos niveles de gases de efecto invernadero en su atmósfera como son el metano o el monóxido de carbono.
Representación de la zona habitable de Kepler-16.
Billy Quarles, un estudiante de doctorado en la Facultad de Ciencias de UT Arlington, presentará sus conclusiones en la reunión anual de la American Astronomical Society el 9 de enero en Austin. Los co-autores del trabajo son el profesor Zdzislaw Musielak y el profesor asociado Manfred Cuntz.
"Esta es una evaluación de las posibilidades", dijo Musielak, dos veces ganador del prestigioso Premio Humboldt por su trabajo en la astrofísica. "Les estamos diciendo que un planeta tiene que estar en ese lugar del sistema para ser habitable. Tenemos la esperanza de que lo veremos".

La Misión Kepler es un telescopio espacial lanzado por la NASA en 2009, que mide la luz de 150.000 estrellas. Los científicos que trabajan con los datos de Kepler buscan cambios en el brillo estelar que sugieren un tránsito, es decir un planeta que pasa por delante del disco de la estrella. Se utilizan las mediciones de la luminosidad de la estrella para determinar si el planeta está en una "zona habitable", una zona donde el planeta posee una orbital estable y donde las condiciones para la formación y sostenimiento de la vida podrían existir.
El equipo de Arlington ha basado en sus conclusiones sobre una "zona extendida habitable" fuera de la órbita de Kepler-16b en el trabajo de científicos como Michael A. Mischna de la NASA. Su investigación dice que la vida se puede encontrar fuera de la zona habitable tradicional, pero requiriendo de una atmósfera planetaria más extrema, en la que los productos químicos crean un sólido sistema de calentamiento o efecto invernadero, dijo Quarles.
"Como el planeta recibe menos luz de las estrellas, debe tener un mecanismo por el que conserve más calor",comentó Quarles.
Además de la presentación de este trabajo, el equipo de investigadores espera poder publicar pronto sus resultados. Este estudio demuestra que la búsqueda de planetas habitables requiere tanto los datos observacionales como el desarrollo teórico de las teorías planetarias.




Más información en el enlace.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada