lunes, 20 de febrero de 2012

Alhana nos ha dejado. Te echamos de menos.


Al final, tras tantas semanas de lucha para tratar de que Alhana sobreviviera, mi gata falleció el pasado 15 de febrero. Su insuficiencia renal era muy grave y no ha podido superarla. Me trasladé a casa de un familiar para optimizar sus cuidados por lo que he estado sin internet todo este tiempo. Ahora que he vuelto a mi casa, poco a poco retomaré la actividad de este blog, ya que ha sido más de un mes sin encender el ordenador.

La pérdida de Alhana ha sido muy dolorosa. A los que tenéis animales no hace falta que os explique nada pues ya conocéis de sobra el sentimiento tan grande que se tiene hacia los "reyes de la casa". Para mí era mi niña. Nunca me ha dado disgustos, sólo alegrías, y juntas nos hemos divertido mucho. De hecho, debo de decir que Alhana es lo mejor que le ha pasado a mi familia. Incluso mi madre, con la que confabulábamos para chincharla, lo diría. Siempre que le hacíamos rabiar acababa gritándonos: "Tú y ella, ella y tú, las dos iguales", convirtiéndose estas palabras en una frase mítica en mi entorno. Ha sido una gata muy querida y ella nos ha querido. Alhana y yo siempre hemos tenido una relación muy especial.

Debo agradecer la labor de los veterinarios que la han tratado, ya que me han permitido pasar con ella muchas horas en la clínica mientras estaba ingresada. Y sobre todo, por permitir que en todo este proceso, Alhana no sufriera ningún dolor.

Ahora, sin ella, no puedo decir más que una cosa: "Gracias Alhana por darme tanta felicidad".

9 comentarios:

  1. Respuestas
    1. Gracias por tu apoyo durante estas semanas.

      Eliminar
    2. No tienes que agradecer nada.
      Que guapa era la niña.
      :-(

      Eliminar
  2. Ánimo! gracias a ti también por el blog

    ResponderEliminar
  3. Te comprendo perfectamente. Yo también he sentido la pérdida de animales y es un trago muy amargo. Ánimo.

    ResponderEliminar
  4. LO SIENTO, BUEN BLOG YA LO EXTRANABA

    ResponderEliminar
  5. Cuanto lo siento... perder un animal es como perder un familiar, a veces no sabemos si hacemos bien con tenerlos porque sabemos que no son eternos y algún día marcharan y nos dejaran una cicatriz en el pecho, sin embargo son años inolvidables que nos regalan y eso es lo que hay que recordar y como debemos recordarlos.
    "El peor pecado para con nuestras criaturas amigas, no es el odiarlas, sino ser indiferentes con ellas, esa es la esencia de la inhumanidad" George Bernard Shaw
    Saludos excelente blog, un seguidor mas...

    ResponderEliminar
  6. Lamento mucho tu pérdida. Sé muy bien cómo te sientes. Cuando mi gata murió noté un vacío muy grande en la casa, incluso en ocasiones me parecía oirla o verla por el rabillo del ojo.

    En mi caso, este vacío era tan grande que al poco tiempo me decidí a tener un nuevo gato. Pensé que lo mejor que podía hacer era acoger a uno que estuviera necesitado, y así fue como mi nuevo compañero de piso llegó a mi vida. Era un cachorrillo de un mes que una chica encontró en la calle en unas condiciones lamentables. El pobrecillo estaba en las últimas, no era más que hueso y pellejo, y no se sabía de qué color era de lo sucio que estaba. Una semana le costó a esta buena persona (a la que siempre estaré agradecido) poder cogerlo, de lo asustado que estaba. Ahora es un precioso y enorme gato, cariñoso y juguetón, que me sigue a todas partes.

    Te cuento mi experiencia por si sirve para animarte. Ahora has sufrido un duro golpe, pero quizá a la vuelta de la esquina algo muy bueno te esté esperando. El tiempo que Alhana ha estado contigo ha sido un regalo para ambas, es algo que siempre tendrás, por muy dolorosa que haya sido su pérdida. Un nuevo gato no servirá para sustituir a Alhana, eso es imposible, pero sí para que ocupe su propio lugar y aporte nuevas experiencias a tu vida. Para mí ha sido una de las mejores decisiones que haya podido tomar.

    Un abrazo y ánimo.

    ResponderEliminar