viernes, 30 de marzo de 2012

La diosa Venus visita a las siete hermanas

 Las Pléyades son elusivas. Se ven mejor cuando son captadas con el rabillo del ojo, una pequeña y agradable sorpresa que aparece en el cielo nocturno cuando se mira hacia otro lado.
Venus es exactamente el caso opuesto. Deslumbrante, lo suficientemente brillante como para generar tenues sombras, nos ilumina desde el firmamento y nos atrapa, nos hipnotiza. No se puede apartar los ojos de ella.
La semana que viene, Venus y las Pléyades estarán cerca una de las otras. Ocurre cada 8 años: Venus se desliza a través del cúmulo estelar de las Pléyades y a pesar de que las cosas dispares nunca se llevan bien, este caso es una excepción. Será un conjunto realmente hermoso.


Las Pléyades son un puñado de estrellas muy jóvenes. Se formaron hace apenas 100 millones de años, durante la era de los dinosaurios en la Tierra, a partir del colapso de una nube de gas interestelar. Las estrellas más grandes y brillantes del cúmulo son de color blanco-azulado y son cerca de cinco veces más grandes que nuestro propio Sol.
Las Pléyades no existían cuando Venus emergió de la nebulosa protosolar hace cuatro mil quinientos millones de años. Nadie sabe cómo se veía Venus en aquellos primeros días del sistema solar. Podría haber sido verde y exuberante, semejante a la Tierra. Hoy en día, sin embargo, es infernal. Un efecto invernadero irreversible en la atmósfera de Venus ha sobrecalentado el planeta hasta los 480° C (900° F), lo suficientemente caliente como para derretir plomo. Densas nubes grises que contienen ácido sulfúrico ocultan la superficie de Venus a los telescopios de la Tierra. Las sofocantes nubes son, al parecer, excelentes reflectoras de la luz solar y es por eso que Venus es tan brillante.
Vista desde la Tierra, Venus es aproximadamente 600 veces más brillante que Alcione, la estrella más luminosa de las Pléyades. Pero, en realidad, es solo un antiguo planeta deslizándose enfrente de un grupo de estrellas infantes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada