martes, 13 de marzo de 2012

Los meteoritos revelan otra manera para crear los componentes de la vida

La creación de algunos de los bloques fundamentales para  la vida en el espacio es el objetivo de un nuevo estudio que ha abierto la posibilidad de que la probabilidad de que la existencia de vida surja en otra parte del Universo es mayor de la esperada. Esta investigación también refuerza la teoría de que estos componentes fueron traídos a la Tierra por impactos de meteoritos y cometas.
En este estudio, científicos del Laboratorio Analítico de Astrobiología de la NASA analizaron muestras de catorce meteoritos ricos en carbono con minerales que indicaban que habían alcanzado grandes temperaturas, en algunos casos, superiores a 2.000 grados Fahrenheit. Los investigadores encontraron aminoácidos, que son los bloques constituyentes de las proteínas, usadas en la vida para acelerar las reacciones químicas y construir estructuras como el pelo, la piel y las uñas.
Anteriormente, este grupo de investigadores junto a otros científicos ya habían encontrado aminoácidos en meteoritos ricos en carbono. En estos casos los aminoácidos se habían creado a temperaturas relativamente bajas y en el proceso participaron compuestos como el agua , aldehídos y cetonas, amoniaco, y cianuro.
"A pesar de que ya habíamos encontrado antes aminoácidos en meteoritos ricos en carbono, no esperábamos encontrarlos en este grupo específico, ya que las altas temperaturas que han experimentado tienden a destruirlos", dijo el Dr. Aaron Burton, un investigador en Programa Postdoctoral de la NASA, destinado en la NASA Goddard. "Sin embargo, el tipo de aminoácidos que hemos descubierto en estos meteoritos indica que han sido producidos por un proceso diferente con altas temperaturas, mientras los asteroides en los que se originaron se enfriaban paulatinamente".
En la nueva investigación el equipo planteó la hipótesis de que los aminoácidos se fabricaran a altas temperaturas mediante el hidrógeno, el monóxido de carbono y un nitrógeno de tipo reactivo. Estas temperaturas oscilarían en torno a los 200-1.000 grados Fahrenheit, lo que facilitaría estas reacciones, denominadas FTT.



Los científicos creen que los asteroides padres de estos meteoritos se calentaron a altas temperaturas por colisiones o mediante la desintegración de elementos radiactivos. A medida que estos asteroides se enfriaron podrían haber ocurrido reacciones en la superficie entre los minerales y el gas atrapado dentro de los pequeños poros del asteroide.
Estas reacciones incluso podrían haber creado los aminoácidos en los granos de polvo de la nebulosa solar, que posteriormente se colapsó mediante la gravedad para dar lugar a la formación del Sol y los planetas. "El agua, compuesta por dos átomos de hidrógeno y uno de oxígeno es fundamental para la vida en su forma líquida. Sin embargo, para que se produzcan reacciones FTT, todo lo que se necesita es hidrógeno, monóxido de carbono y nitrógeno en estado gaseoso que son muy comunes en el espacio. Con estas reacciones FTT se pueden empezar a crear algunos de los componentes prebióticos de la vida, antes de la presencia del agua líquida sobre el asteroide o el planeta", dijo Burton.
En el laboratorio, las reacciones FTT producen aminoácidos, y pueden mostrar una preferencia para la fabricación de moléculas de cadena recta. "En casi todos los meteoritos que analizamos, encontramos que la mayoría de los aminoácidos tenían estas cadenas lineales, lo que sugiere que las reacciones FTT podrían haberlos creado", dijo Burton.
El equipo cree que la mayoría de los aminoácidos que se encuentran en los 14 meteoritos se han creado realmente en el espacio y no son fruto de la contaminación por parte de la vida terrestre, por varias razones. En primer lugar, los aminoácidos están frecuentemente unidos en nuestro planeta en largas cadenas, ya sea como proteínas o polímeros. Y la mayoría de los aminoácidos localizados en la nueva investigación no estaban ligados de esta forma. Después el porcentaje de los aminoácidos detectados en los meteoritos que son más comunes en la Tierra eran ínfimos. Además, el estudio del hielo detectado en el interior de uno de los meteoritos revela su pureza.
Aún no se han podido determinar las distribuciones exactas de los aminoácidos. Este trabajo de laboratorio queda pendiente en la actualidad. El equipo también quiere expandir su búsqueda de aminoácidos a todos los grupos conocidos de meteoritos ricos en carbono. Hay ocho diferentes grupos de meteoritos ricos en carbono, llamados condritas carbonáceas. El nuevo trabajo añade dos grupos adicionales a los tres previamente conocidos por haber producido aminoácidos, quedando tres grupo aún por analizar. Estos tres grupos restantes tienen un alto contenido en metal, así como pruebas de que han soportado altas temperaturas. Burton comenta que quieren analizar sus aminoácidos y su origen. Cuando se comenzó a buscar aminoácidos en los meteoritos ricos en carbono se pensaba que ésta era una posibilidad remota, pero ahora lo que sorprendería es no encontrarlos.



Más información en el enlace.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada