viernes, 9 de marzo de 2012

VLT Toma la Imagen Infrarroja Más Precisa de la Nebulosa de Carina


El telescopio Very Large Telescope (VLT) de ESO ha proporcionado la imagen infrarroja más precisa obtenida hasta el momento de la Nebulosa de Carina, una guardería estelar. Muchos detalles que hasta ahora permanecían ocultos, esparcidos a lo largo de una espectacular panorámica celeste de gas, polvo y estrellas jóvenes, han salido a la luz. Esta es una de las imágenes más espectaculares creadas nunca por el telescopio VLT.
En lo más profundo del corazón de la zona sur de la Vía Láctea late una guardería estelar llamada la Nebulosa de Carina. Se encuentra a unos 7.500 años luz de la Tierra, en la Constelación de Carina (La Quilla) [1]. Esta nube, formada por polvo y gas brillante, es una de las incubadoras de estrellas muy masivas más cercanas a la Tierra, y contiene algunas de las estrellas más brillantes y pesadas halladas hasta el momento. Una de ellas, la misteriosa y altamente inestable Eta Carinae, fue, durante varios años de la década de 1840, la segunda estrella más brillante de todo el cielo. Es muy probable que, si sigue los estándares astronómicos, acabe estallando como supernova en un futuro no muy lejano. La Nebulosa de Carina es un laboratorio perfecto para los astrónomos que quieren estudiar el violento nacimiento y el inicio de la vida de las estrellas.
A pesar de que esta nebulosa ya es espectacular en imágenes obtenidas en el rango visible (eso0905), muchos de sus secretos permanecen ocultos tras densas nubes de polvo. Para penetrar ese velo, un equipo europeo de astrónomos, liderado por Thomas Preibisch (Observatorio Universitario, Munich, Alemania) ha utilizado las capacidades del Very Large Telescope de ESO junto con la cámara sensible infrarroja HAWK-I [2].

Para crear esta imagen, se han combinado cientos de imágenes individuales: todo para obtener el mosaico infrarrojo más detallado hasta el momento de la nebulosa, logrando una de las imágenes más espectaculares creadas con el VLT. Nos muestra, no solo las brillantes estrellas muy masivas, sino que también nos deja ver cientos de miles de estrellas mucho más débiles [3] que antes permanecían invisibles.
La propia estrella Eta Carinae aparece deslumbrante en la parte inferior izquierda de la nueva imagen. Está rodeada por nubes de gas que brillan bajo el ataque violento de la radiación ultravioleta. En la imagen también hay muchas manchas compactas de material oscuro que permanece opaco incluso en el rango infrarrojo. Se trata de los nidos cargados de polvo en los que se están formando nuevas estrellas.
A lo largo de los últimos millones de años se han formado en esta región del cielo numerosas estrellas, tanto de forma individual como en cúmulos. El brillante cúmulo de estrellas cercano a la parte central de la imagen se llama Trumpler 14. Pese a que puede observarse bien en el rango visible, en esta visión infrarroja pueden distinguirse muchas más estrellas más débiles. Y hacia el lado izquierdo de la imagen también puede verse una pequeña concentración de estrellas, que aparece en color amarillo. Este agrupamiento fue visto por primera vez gracias a los nuevos datos obtenidos por el VLT: es completamente imposible ver estas estrellas en el rango visible. Este es tan solo uno de los nuevos objetos entre muchos revelados por primera vez en esta espectacular panorámica.


Notas

[1] Carina es la quilla de la mitológica nave Argo, de Jasón y los Argonautas.

[2] Las regiones polvorientas del espacio absorben y dispersan las longitudes de onda cortas de la luz azul más que las longitudes de onda más largas en el rojo. Este efecto también explica por qué las puestas de sol en la Tierra son a menudo rojas, particularmente cuando la atmósfera contiene polvo. En algunas partes polvorientas del cielo, especialmente en las zonas de formación estelar como la Nebulosa de Carina, este efecto es tan fuerte que la luz visible no puede atravesarlas. Los astrónomos superan este problema observando en el rango infrarrojo, utilizando cámaras especiales como HAWK-I en el telescopio VLT de ESO o el telescopio infrarrojo de rastreo VISTA.

[3] Uno de los principales objetivos de los astrónomos era la búsqueda de estrellas en esta región que fueran mucho más débiles y menos masivas que el Sol. La imagen también es lo suficientemente profunda como para permitir la detección de jóvenes enanas marrones.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada