sábado, 14 de abril de 2012

Calypso, la pequeña luna de Saturno.

En la siguiente imagen, por encima de los anillos, a la derecha de la fotografía, se puede distinguir a la luna Calypso. La Cassini obtuvo esta instantánea el pasado 9 de abril.


Calipso o Calypso es un satélite de Saturno de forma irregular y dimensiones de 30 x 16 x 16 kilómetros. Fue descubierto por Pascu, Seidelmann, Baum y Currie en 1980 en observaciones desde la Tierra; fue llamado provisionalmente 1980 S 25. En 1983 se lo llamó oficialmente Calipso de la mitología griega. También se designa como Saturno XIV . Fue descubierto cuando los anillos de Saturno se veían desde la Tierra de canto. Esta orientación de los anillos reduce mucho la luz que difunden cuando se contempla el planeta desde un telescopio y por tanto permiten la detección de débiles cuerpos en las proximidades de estos. Se utilizó un prototipo de cámara planetaria proyectada para un telescopio orbital estadounidense.

Calipso es un satélite troyano del sistema Saturno- Tetis, ocupando el punto Lagrangiano (L 5) y por tanto es un satélite co-orbital de Tetis, al cual sigue en su órbita aproximadamente unos 60 grados detrás. La luna Telesto ocupa el punto lagrangiano (L 4).
No debe ser confundido con el asteroide 53 Kalypso.
En la mitología griega, Calipso (en griego ‘la que oculta’) era, según Homero, el nombre de una bella hija del titán Atlas, que reinaba en la hermosa isla de Ogigia.
Cuando Odiseo, que se hallaba a la deriva tras naufragar su barco, llegó a esta isla Calipso le hospedó en su cueva, agasajándole con manjares, bebida y su propio lecho. Le retuvo así durante siete largos años, teniendo de él cuatro hijos: Nausítoo, Nausínoo, Latino y Telégono. Calipso intentó que Odiseo olvidara su vida anterior, y le ofreció la inmortalidad y la juventud eterna si se quedaba con ella en Ogigia. Pero el héroe se cansó pronto de sus agasajos, y empezó a añorar a su mujer Penélope.
Viendo esta situación, Atenea intervino y pidió a Zeus que ordenase a Calipso dejar marchar a Odiseo. Zeus envió a su mensajero Hermes y Calipso, viendo que no tenía más opción que obedecer, le dio materiales y víveres para que se construyera una balsa y continuara su viaje. Odiseo se despidió de ella, no sin cierto recelo por si se tratara de una trampa, y zarpó. Algunas leyendas cuentan que Calipso terminó muriendo de pena.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada