viernes, 27 de abril de 2012

Una luna con origen de planeta en Saturno

 A pesar de su apariencia, los últimos datos aportados por la Cassini indican que la luna Phoebe de Saturno tiene más cualidades similares a los planetas de lo que se pensaba anteriormente.

Hasta 2004, momento en el que la Cassini llegó al sistema de Saturno, no se obtuvieron las primeras imágenes en detalle de la luna. Desde entonces los científicos han estado estudiando los diferentes datos aportados por los instrumentos de la sonda para comprender la química, la geología y la geofísica de la luna. En este análisis, los investigadores descubrieron que Phoebe es un planetesimal, es decir, un remanente de los bloques de construcción de los planetas.

"A diferencia de los organismos primitivos, como los cometas, Phoebe parece haber evolucionado de forma activa durante un tiempo antes de que se estancara", dijo Julie Castillo Rogez, científica planetaria del Laboratorio de Propulsión a Chorro (JPL) en Pasadena, California "Los objetos como Phoebe se cree que condensan muy rápidamente. Por lo tanto, representan bloques de construcción de planetas. Estos remanentes planetarios dan a los científicos pistas sobre qué condiciones había en la época del nacimiento de los planetas y sus lunas."


Imágenes de la Cassini sugieren que Phoebe se originó en el Cinturón de Kuiper, la lejana región de los antiguos cuerpos helados y rocosos más allá de la órbita de Neptuno. Los datos muestran que Febe o Phoebe era esférico y caliente en su historia temprana, y con un núcleo de roca rico en materiales concentrados. Su densidad media es aproximadamente la misma que la de Plutón, otro objeto del Cinturón de Kuiper. Phoebe fue probablemnte capturado por la gravedad de Saturno cuando por alguna causa se acercó al planeta. 

Saturno está rodeado por una serie de lunas irregulares que poseen órbitas muy inclinadas. Phoebe es la mayor de estas lunas irregulares y tiene la característica de orbitar en dirección contraria con respecto a las otras lunas del sistema. Las grandes lunas de Saturno parecen haberse formado a partir del gas y el polvo que rodeaban al planeta en sus inicios y por ello, a diferencia de las lunas irregulares, orbitan en el plano ecuatorial de Saturno. 



"Al combinar los datos de Cassini con técnicas de modelado aplicadas previamente a otros cuerpos del Sistema Solar, hemos sido capaces de retroceder en el tiempo y aclarar por qué es tan diferente del resto del sistema de Saturno", dijo Jonathan Lunine, uno de los autores del estudio y un miembro del equipo de Cassini en la Universidad de Cornell, Ithaca, Nueva York.

Los análisis indican que Phoebe nació en los primeros 3 millones de años del nacimiento del Sistema Solar, que se produjo hace 4,5 millones de años. La luna puede haber sido originalmente porosa, pero parece haber colapsado sobre sí misma, calentándose. Phoebe desarrolló una densidad un 40 por ciento superior a la media de las lunas interiores de Saturno.

Desde hace tiempo se pensaba que los objetos como Phoebe se formaban con "forma de patata" y que permanecían así durante toda su vida. Pero, si por ejemplo, un objeto formado en un Sistema Solar temprano podría albergar en su interior materiales radiactivos que producen calor durante un periodo breve de tiempo, esto calentaría su interior e influiría en la evolución de la luna.

"A partir de la forma que se ve en las imágenes de Cassini y el modelado de su historia, es probable que Phoebe se iniciara con una forma casi esférica, en lugar de ser la forma irregular observada hoy en día", dijo el co-autor Peter Thomas , un miembro del equipo de la Cassini en la Cornell.

Phoebe probablemente se mantuvo caliente durante decenas de millones de años antes de su congelación. El estudio sugiere que el calor también habría permitido a la luna albergar agua líquida en algún momento. Esto podría explicar la firma rica en agua detectada en su superficie por la Cassini.

El nuevo estudio también es consistente con la idea de que varios cientos de millones de años después del enfriamiento de Phoebe, la luna se desviara hacia el interior del Sistema Solar. Phoebe era lo suficientemente grande como para sobrevivir a estas turbulencias.

Más de 60 lunas orbitan Saturno, con formas, tamaños y orígenes que varían drásticamente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada