miércoles, 9 de mayo de 2012

La misión Spitzer de la NASA observa la luz de una "súper-Tierra"

Artículo cedido por el blog Vega0.0 de Fran Sevilla.

El telescopio espacial Spitzer de la NASA ha detectado por primera vez luz emanando desde una "súper-Tierra" más allá de nuestro Sistema Solar. Mientras el planeta no es habitable, la detección es una paso histórico hacia la eventual búsqueda de signos de vida en otros planetas.

Bill Danchi, científico del programa Spitzer en la sede de la NASA en Washington, indica que "El Spitzer nos ha sorprendido nuevamente". "La nave es pionera en el estudio de atmósferas de planetas distantes y preparando el camino para el telescopio espacial James Webb que aplicará técnicas similares en el estudio de potenciales planetas habitables".

El planeta, llamado 55 Cancri e, pertenece a la clase de planetas denominados como súper-Tierras, los cuales son más masivos que nuestro mundo pero más ligeros que los gigantes gaseosos como Neptuno. 55 Cancri e es el doble de grande que la Tierra y ocho veces más pesado. El planeta orbita una estrella brillante, llamada 55 Cancri, en 18 horas.

Con anterioridad, Spitzer y otros telescopios fueron capaces de estudiar el planeta analizando como la luz procedente de 55 Cancri cambiaba según pasaba el planeta por delante de la estrella. En el nuevo estudio, Spitzer midió cuanta luz infrarroja llegaba desde el planeta. El resultado revela que el planeta es prácticamente negro y el lado que mira a la estrella está a más de 2000K, lo suficientemente caliente como para derretir metales.

La nueva información es consistente con la teoría previa de que 55 Cancri e es un mundo de agua: un núcleo rocoso rodeado por una capa de agua en un estado "supercrítico", a la vez líquido y gaseoso, y con una capa de niebla por encima.

"Podría ser muy similar a Neptuno, si empujásemos Neptuno hacia el Sol veríamos como su atmósfera herviría", indica Michael Gillon de la Universidad de Lieja (Bélgica), investigador principal del estudio, y el cual aparece en el Astrophysical Journal. El autor del mismo es Brice-Oliver Demory, del Instituto de Tecnología de Massachusetts en Cambridge.

El sistema 55 Cancri es relativamente próximo a la Tierra, a 41 años luz. Tiene cinco planetas, siendo 55 Cancri e el más próximo a la estrella y que muestra siempre la misma cara a la estrella. Spitzer descubrió que el lado que mira a la estrella es extremadamente caliente, indicando que el planeta probablemente carezca de una atmósfera sustancial, al transportar el calor de la estrella al lado que no recibe luz.

El telescopio espacial James Webb de la NASA, cuyo lanzamiento está previsto para el año 2018, probablemente sea capaz de estudiar incluso la composición del planeta. El telescopio será capaz de usar un método en infrarrojos, similar al usado por Spitzer en la búsqueda de signos de moléculas relacionadas con la vida en otros potenciales planetas habitables.

Tal y como indica Michael Werner, científico del proyecto Spitzer en el Jet Propulsion Laboratory (JPL) de la NASA (Pasadena, California), "Cuando concebimos Spitzer hace más de 40 años, los exoplanetas aún no habían sido descubiertos". "Debido a que Spitzer fue construido muy bien, ha sido capaz de adaptarse a este nuevo campo y hacer avances históricos como este".


En 2005, Spitzer fue el primer telescopio en detectar luz de un planeta más allá de nuestro Sistema Solar. Para sorpresa de muchos, el observatorio observó luz infrarroja de una "Júpiter caliente", un planeta gaseoso mayor que el sólido 55 Cancri e. Desde entonces, otros telescopios, incluyendo los telescopios espaciales Hubble y Kepler de la NASA, has realizados similares observaciones con gigantes gaseosos usando el mismo método.

En este método, un telescopio sigue como si una estrella girase detrás de un planeta. Cuando el planeta desaparece de la imagen, la luz de la estrella cae muy ligeramente, pero lo suficiente como para que los astrónomos puedan determinar cuanta luz procedía del planeta. Esta información revela la temperatura de una planeta y, en algunos casos, sus componente atmosféricos. La mayoría del resto de métodos existente de captura de planetas obtienen medidas de un planeta de modo indirecto observando sus efectos en la estrella.

Durante la parte extendida de la misión Spitzer, los pasos fueron tomados para potenciar está habilidad única para observar exoplanetas, incluyendo 55 Cancri e. Estos pasos, los cuales incluyen el cambio del ciclo del calentador y el uso del instrumento en una nueva forma, afecta a la precisión con la cual el telescopio apunta a sus objetivos.

El JPL gestiona el telescopio espacial Spitzer para la Dirección de la misión científica de la NASA en Washington. Las operaciones científicas son gestionadas en el Centro Científico Spitzer en el Instituto de Tecnología de California (Caltech) en Pasadena. Los datos son guardados en el Archivo Científico Infrarrojo almacenado en el Centro de Procesado y Análisis Infrarrojos en Caltech. Caltech dirige el JPL para la NASA.

Para más información sobre Spitzer, se puede visita su enlace. http://www.nasa.gov/spitzer 

Enlace de la noticia: NASA.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada