sábado, 19 de mayo de 2012

Las galaxias con poderosos agujeros negros en sus núcleos inhiben la formación estelar

 
El Observatorio Espacial Herschel ha demostrados que las galaxias con  poderosos agujeros negros en sus núcleos inhiben la formación estelar, produciendo menos estrellas que las galaxias con agujeros negros menos activos.

"Queremos saber la relación que hay entre la actividad de un agujero negro y la tasa de formación estelar de la galaxia", dijo Mathew Page, autor principal de este estudio. "los dos procesos aumentan en conjunto hasta cierto punto, pero los agujeros negros activos parecen apagar la formación de estrellas."

Se cree que los agujeros negros supermasivos, que poseen un peso equivalente a millones de veces nuestro Sol, residen en los corazones de las grandes galaxias. Cuando el gas se precipita sobre estos monstruos, el material se acelera y se calienta alrededor del agujero negro, liberando grandes torrentes de energía. Al principio de la historia del Universo, los agujeros negros gigantes y luminosos, llamados núcleos galácticos activos, eran mucho más brillantes y energéticos. La formación de estrellas también se fue animando por aquel entonces.


Los estudios de las galaxias cercanas sugieren que los agujeros negros activos pueden inhibir la formación estelar, ya que el gas acelerado que emanan dispersan el gas frío necesario para la formación de nuevas estrellas. Este estudio sólo se ha comprobado en determinados casos sin llegar a concluir en una relación directa entre agujeros negros activos y formación estelar a lo largo de la historia del Universo.

"Para comprender cómo la activación de los núcleos galácticos afecta a la formación de estrellas a lo largo de la historia del Universo, se investigó un momento en el que la formación de estrellas era más vigoroso, entre 8 y 12  mil millones de años atrás," dijo el co-autor James Bock, científico investigador de la NASA, y co-coordinador del Herschel. "En aquella época, las galaxias estaban formando estrellas 10 veces más rápido en promedio de lo que lo hacen hoy en día . Muchas de estas galaxias son increíblemente luminosas, más de 1.000 veces más brillantes que nuestra Vía Láctea."

Para esta nueva investigación, los científicos utilizaron los datos aportados por Herschel de más de 65 galaxias, en la longitud de onda del infrarrojo lejano.  Estas longitudes de onda revelan la tasa de formación estelar, porque la mayoría de la energía liberada por las estrellas en vías de desarrollo calienta el polvo circundante, que a su vez re-irradia la luz estelar en longitudes de onda del infrarrojo lejano.

Los investigadores compararon sus lecturas de infrarrojos con los rayos X emitidos por los agujeros negros activos de los núcleos de las galaxias estudiadas, datos estos últimos aportados por el Chandra, el  Observatorio de Rayos X de la NASA. En menor intensidad, el brillo de los agujeros negros y la formación de estrellas aumentó en sincronía. Sin embargo, la formación de estrellas en las galaxias se inhibió en presencia de los agujeros negros centrales más energéticos. Los astrónomos creen que la radiación emitida por los agujeros negros supermasivos impide que se aproxime la materia prima necesaria para formar nuevas estrellas.

"Ahora que vemos la relación entre agujeros negros activos supermasivos y la formación estelar, queremos saber más sobre cómo funciona este proceso", dijo Bill Danchi, científico del programa  Herschel. "¿Se interrumpe la formación estelar desde el principio en presencia de un agujero negro gigante en el núcleo de la galaxia? ¿Apagan la formación estelar todos los agujeros negros masivos con el tiempo? ¿Lo más activos lo hacen más rápido que los menos energéticos?



Más información en el enlace.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada