lunes, 30 de julio de 2012

Visita al Parque Nacional del Teide

 
A medida que nos acercamos al Parque Nacional del Teide, podemos apreciar los cambios que se producen a nuestro alrededor según llegamos al llano de Ucanca. Partiendo desde Chiguergue nos llama la atención la diversidad de colores que divisamos en el paisaje. Si miramos hacia el océano percibimos claramente la isla de la Gomera, aunque fotográficamente el resultado no sea bueno dadas las condiciones climatológicas.

 
Realizamos una parada en un tubo de lava. Los tubos de lava, o tubos volcánicos, son cuevas volcánicas, usualmente con forma de túneles, formados en el interior de coladas lávicas más o menos fluidas mientras dura la actividad reogenética. Pueden adquirir una estructura simple de tubo lineal, o llegar a formar complejas redes de ramales interconectados, también a distintos niveles y con dimensiones que abarcan desde unos pocos centímetros hasta varias decenas de metros.
Se trata de un tipo de cueva muy común, pues el mecanismo de su formación es frecuente en la mayoría de coladas de lava. De hecho, es muy probable que en otros planetas y cuerpos celestes con actividad volcánica existan tubos volcánicos con características similares a los que se conocen; como ejemplos, la Luna y Marte. De hecho, la NASA tiene sus ojos puestos en los tubos de lava lunares, ya que de instalar una estación permanente en nuestro satélite, estos tubos ofrecerían una localización ideal.





Volcán Pico Viejo.


El Volcán Pico Viejo, cuyo cráter es de 800 metros de diámetro, ha tenido erupciones durante miles de años. La última sucedió el 9 de junio de 1978, tras dos años de terremotos. Comenzó con una fisura A-B de 700 metros de longitud, en la que se abrieron varias bocas. Por las superiores (A) fueron arrojados gases y fragmentos de lava hasta más de mil metros de altura. Por las inferiores (B), surgieron torrentes de lava incandescentes.


La erupción duró 92 días y el material emitido cubrió una superficie de unos 5 kilómetros cuadrados. Los fragmentos más finos fueron arrastrados por el viento hasta las islas del Hierrro y Gran Canaria.




Formación de las Cañadas.


1.-Antigüamente este paisaje estaba ocupado por un gigantesco volcán hoy desaparecido.
2.-La Caldera de las Cañadas se formó hace unos 170.000 años, cuando un colosal derrumbamiento decapitó la cumbre de la isla y cubrió con un caos de rocas el fondo del océano.
3.-El hueco resultante es una gran depresión en forma de herradura, donde los Roques de García quedaron como un saliente, al estar sujetados por diques y pitones de gran resistencia.
4.-El deslizamiento fue seguido por una actividad volcánica que continúa en la actualidad, aunque entre las erupciones transcurren siglos de calma. Las lavas arrojadas han ido rellenando poco a poco la gran depresión.
A continuación tenéis un dibujo esquemático de estos cuatro procesos.




La Catedral.


1.-Durante la erupción, la roca de la chimenea volcánica estaba fundida.
2.-Después de la erupción el magma se solidificó enfriándose muy lentamente. Al contraerse la roca se formaron fisuras con forma de prisma.
3.-Mucho tiempo después, la erosión destruyó el volcán. Al ser muy resistente, la roca de la chimenea volcánica, quedó sobresaliente en el paisaje.





Roques de García.


Estas rocas que se encontraban a gran profundidad, quedaron  al descubierto cuando se formaron las Cañadas. Desde entonces han sufrido el desgaste constante de la erosión. La diferente dureza de los materiales que las componen hacen que la acción de los elementos esculpan formas irregulares.
La base del Roque Chinchado se disgrega con más rapidez que su parte superior, por lo que acabará derrumbándose al no poder soportar su propio peso.

La Zapatilla de la Reina.


La erosión es como un escultor que nunca está satisfecho y trabaja sin descanso en su obra. A veces crea figuras reconocibles por la imaginación.  La Zapatilla de la Reina es un dique fonolítico (una roca volcánica muy dura) que está fuertemente erosionado y que tiene la apariencia de un zapato de mujer (una cenicienta de más de 100 metros de altura). Con el paso del tiempo (miles de años)  la roca irá cambiando de aspecto por la acción continuada de los agentes erosivos, hasta que desaparezca completamente o las erupciones volcánicas lo cubran o lo modifiquen, empezando otra vez la erosión su obra siempre inacabada.
En el Teide los vientos son muy fuertes y la temperatura puede oscilar a lo largo del día hasta en 20 grados. Además, en invierno, el hielo y la nieve son poderosas herramientas para la erosión.



Galería fotográfica


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada