jueves, 18 de octubre de 2012

Detectan cambios en la atmósfera de Urano


Gracias a una nueva técnica aplicada en el Observatorio Keck, se está estudiando al planeta Urano a través de imágenes de alta resolución en el infrarrojo, que revelan detalles climáticos del planeta.

Urano posee una gruesa atmósfera de hidrógeno, helio y metano. Los vientos soplan principalmente de este a oeste a velocidades de hasta 560 millas por hora, a pesar de las pequeñas cantidades de energía disponibles para conducirlos. Su atmósfera es casi igual a la de Neptuno, y la más fría de nuestro Sistema Solar con una temperatura que puede alcanzar los 360 grados Fahrenheit negativos, una temperatura lo suficientemente fría como para congelar el metano.

"Los grandes sistemas meteorológicos, que son probablemente mucho menos violentos que las tormentas que conocemos en la Tierra, se comportan de forma extraña en Urano", explica Larry Sromovsky, de la Universidad de Wisconsin-Madison, científico planetario que dirigió el nuevo estudio usando el telescopio Keck II.

"Algunos de estos sistemas meteorológicos permanecen en latitudes fijas y experimentan grandes variaciones en la actividad. Otros van a la deriva hacia el ecuador del planeta mientras que experimentan grandes cambios en tamaño y forma. Mejores medidas de los campos de vientos que rodean a estos sistemas climáticos son la clave para desentrañar sus misterios. "




Para tener una mejor idea del flujo atmosférico en Urano, Sromovsky y sus colegas, Pat Fry, también de la Universidad de Wisconsin-Madison, Heidi Hammel de la Asociación de Universidades para la Investigación en Astronomía (AURA), y Imke de Pater de la Universidad de Berkeley, utilizaron nuevas técnicas de infrarrojos para detectar pequeñas características climáticas cuyos movimientos puedan ayudar a los científicos a rastrear patrón en los vientos borrascosos del planeta.

"Estamos viendo algunos detalles nuevos que antes se perdían entre el ruido de los instrumentos", dice Sromovsky.

"Estas imágenes revelan la asombrosa complejidad de la atmósfera de Urano. Sabíamos que el clima del planeta era activo, pero la mayor parte de esta actividad no estaba a nuestro alcance"

El mecanismo de acción principal es la luz solar ya que no se ha detectado ninguna otra fuente interna. Pero en Urano el Sol es 900 veces más débil que en la Tierra, estando 30 veces más lejos del astro que nuestro planeta, es decir, la intensidad de la energía solar en mucho menor en el gigante de gas.

"Así, la atmósfera de Urano debe funcionar como una máquina muy eficiente que disipa muy poca energía solar. Sin embargo, las variaciones que vemos en el tiempo parecen desafiar este requisito."

Sromovsky y sus colegas utilizaron la óptica del Keck II, situado en la cumbre del volcán Mauna Kea, para capturar una serie de imágenes que, combinadas, ayudan a incrementar la relación señal-ruido y así desentrañar las características meteorológicas que de otro modo serían imposibles de ver. En dos noches de observación con condiciones excelentes,  fueron capaces de obtener exposiciones claras del planeta en las que se caracterizaban sus nubes a diferentes altitudes.

"El objetivo principal era encontrar el mayor número de características de las nubes para definir mejor los movimientos atmosféricos", señala Sromovsky.


Las nuevas características localizadas incluyen una banda de nubes justo al sur del ecuador de Urano y un enjambre de pequeñas características convectivas en las regiones del polo norte del planeta, características que nunca se han visto en las regiones polares del sur. "Esta es una situación muy asimétrica", dice el científico. "Sin duda hay algo diferente que ocurre en esas dos regiones polares".

Una posible explicación, es que el metano es empujado hacia el polo norte por una cinta atmosférica transportadora donde forma las características convectivas observadas por el grupo de Sromovsky. Esta característica recuerda a una detectada en el polo sur de Saturno, en la que existe un vórtice polar o un huracán rodeado por numerosas nubes pequeñas que indican la existencia de una fuerte convención. Un fenómeno similar podría estar presente también en Neptuno.

De momento los científicos no han localizado un vórtice polar en Urano ni han podido establecer una clara tendencia estacional de los vientos en el planeta. Pero sí están convencidos de la presencia de una dinámica atmosférica activa.



Más información en el enlace.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada