viernes, 26 de octubre de 2012

Fomalhaut b: un exoplaneta envuelto en un disco de dudas



Los científicos han vuelto a examinar las imágenes del Hubble para confirmar la existencia del exoplaneta Fomalhaut b, un mundo raro cubierto de polvo.

Estudios recientes dudaban de la existencia de este planeta. Pero ahora, un nuevo análisis ha revivido a este mundo caracterizándolo como un planeta cubierto de polvo con menos de dos veces la masa de Júpiter.

El hecho de que el planeta esté acretando el polvo en el que se encuentra envuelto ha dificultado sus observaciones. En el nuevo estudio, liderado por  Thayne Currie, de la Universidad de Toronto,se volvieron  a analizar las observaciones del Hubble del 2004 y 2006. En longitudes de onda del visible, cerca de los 600 y 800 nanómetros, el planeta era visible. También se dejaba ver en la luz violeta cerca de los 400 nanómetros. A diferencia de las anteriores investigaciones, Currie descubrió que el brillo del planeta había permanecido constante.

Después intentaron localizar el planeta en el infrarrojo utilizando la óptica del Subaru, pero el esfuerzo fue en vano. Spitzer tampoco pudo resolverlo. Esto implica que la masa de Fomalhaut b es inferior a dos veces la masa de Júpiter.


Otra cuestión polémica ha sido la de determinar la órbita del exoplaneta. Si Fomalhaut b es el responsable del hueco del borde del anillo interior, entonces debe seguir una órbita alineada con el anillo, y por lo tanto debe moverse a baja velocidad. En el estudio original, se dedujo que la velocidad del planeta era mucho más alta. Además, algunos investigadores argumentaron que Fomalhaut b seguía una orbita inclinada que pasaba a través del plano de los anillos.

Utilizando los datos del Hubble, Currie establece que Fomalhaut b se mueve con una velocidad y una dirección coherentes con la idea de que la gravedad del planeta está modificando el anillo de escombros.

"Lo que hemos deducido de las observaciones es que la distancia del planeta al disco de escombros apenas ha variado en dos años", explicó Timoteo Rodigas, miembro del equipo de Currie.

Estos científicos también analizaron la hipótesis de que Fomalhaut b no es en realidad un planeta, sino una nube compacta de gas y polvo en el anillo. Según las teorías, el anillo se disiparía en 60.000 años, por lo que los granos de polvo interactúan rápidamente con la luz de la estrella.

"Dado lo que sabemos sobre el comportamiento del polvo y el entorno en el que se encuentra el planeta, pensamos que estamos viendo un objeto planetario que está plenamente integrado en los escombros en lugar de una nube de polvo que flota libremente", dijo el miembro del equipo John Debes , astrónomo del Space Telescope Science Institute en Baltimore, Maryland.

Debido a que los astrónomos detectan este planeta gracias a la luz del disco y no a la que refleja su propia atmósfera, no se clasifica como un planeta fotografiado directamente. Pero como se encuentra en el lugar adecuado para esculpir el anillo, el equipo de Currie cree que debería ser considerado como "planeta identificado a partir de imágenes directas". Fomalhaut b fue observado por última vez en mayo por otro grupo de científicos. Estas observaciones aún están en proceso de análisis, pero se espera su pronta publicación.



Más información en el enlace.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada