martes, 2 de octubre de 2012

Panspermia: ¿Origen de la vida en la Tierra?

La probabilidad de la Panspermia


Los microorganismos que se estrellaron en la Tierra incrustados en fragmentos de cuerpos distantes podrían haber constituido las semillas de la vida de acuerdo con una investigación de la Universidad de Princeton, la Universidad de Arizona y el Centro de Astrobiología (CAB) de España.

Los investigadores informaron que bajo ciertas condiciones hay una alta probabilidad de que la vida llegara a la Tierra en la infancia del Sistema Solar cuando nuestro mundo y sus vecinos planetarios pudieron intercambiar porciones sólidas con otros sistemas planetarios que se aproximaron lo suficiente como para compartir esta materia. Este trabajo fue presentado el pasado 25 de septiembre en el Congreso Europeo de Ciencias Planetarias.

Credito:Amaya Moro-Martín


Estos hallazgos ofrecen un apoyo a la teoría de la "litopanspermia", que trata de la idea de que las formas básicas de la vida están distribuidas por todo el Universo a través de fragmentos planetarios que han sido eyectados de los planetas mediante erupciones volcánicas, colisiones, u otros cataclismos. Con el tiempo, estos fragmentos quedan atrapados por la gravedad de otros sistemas planetarios, haciendo que puedan transmitir la vida a otros mundos.


Los investigadores sugieren que las condiciones ideales para la litopanspermia en el Sistema Solar y en la Tierra se superponen por varios cientos de millones de años (área sombreada en azul).

Anteriores investigaciones sobre este fenómeno sugerían que la velocidad con la que estos fragmentos eran eyectados era insuficiente para ser atrapados por la gravedad de otro sistema solar. Pero el nuevo estudio ha reconsiderado la litopanspermia bajo un proceso de baja velocidad llamado transferencia débil, donde los objetos pueden pasar de orbitar una estrella a orbitar otra. En este mecanismo, la velocidad mínima necesaria sería de alrededor de 100 kilómetros por hora, es decir, unas 50 veces más lento que estimaciones previas.

Los científicos llevaron a cabo simulaciones en el medio en el que debió nacer el Sol. Los resultados fueron que la transferencia de materiales sólidos, entre las estrellas en formación del cúmulo, podría haber sido un proceso mucho más probable de lo que se pensaba. De hecho, este nuevo estudio indica que entre 5 y 12 de cada 10.000 cuerpos pequeños de nuestro sistema solar podrían haber sido capturados procedentes de otros sistemas solares.

Este estudio sugiere que la litopanspermia es un proceso común en el Universo que podría ocurrir en cualquier parte. Las simulaciones también demuestran que esta transferencia se pudo dar en el pasado en un tiempo compatible con la aparición de la vida en la Tierra. Los investigadores informaron que el Sol y sus estrellas hermanas podrían haber intercambiado trillones de materiales sólidos antes de que nuestra estrella se independizara del cúmulo estelar en el que nació, luego estas rocas fueron lo suficientemente resistentes como para sobrevivir al viaje interestelar y a las condiciones ambientales presentes.

"La conclusión de nuestro trabajo", dijo Moro-Martín, "es que el mecanismo de la transferencia débil hace de la litopanspermia una hipótesis viable, ya que habría permitido que grandes cantidades de material sólido se intercambiasen entre los sistemas planetarios, en escalas de tiempo que podrían provocar la supervivencia de los microorganismos incrustados en las rocas grandes. "


Todo sobre velocidades.

Estudios anteriores señalaban poco probable la tranferencia de material sólido entre diferentes sistemas planetarios.

En 2003, Jay Melosh, publicó un documento en el que indicaba que la probabilidad de que un meteorito eyectado de la Tierra terminara en otro planeta u otro sistema era muy pequeña debido a las grandes distancias y a la enorme velocidad que precisaría el cuerpo para llegar a ese destino.

En 2005, David Spergel y Charles A. Young presentaron otro estudio en el que indicaban que la litopanspermia podría ser posible cuando las estrellas jóvenes aún estaban próximas en el cúmulo estelar en el que nacieron. Esta probabilidad aumenta con la teoría de la transferencia débil.

La transferencia débil se produce cuando un objeto en movimiento lento, como un meteorito, se adentra en el borde exterior de la zona de atracción gravitatoria de un cuerpo más grande, con una velocidad relativamente baja, como una estrella o un planeta masivo como Júpiter.




Resultados de las simulaciones.


Los cúmulos estelares en formación satisfacen dos requisitos para la tranferencia débil. En primer lugar, los sistemas planetarios deben contener planetas que capturen la materia sólida que viaja débilmente unida por la gravedad a su estrella. En segundo lugar, los sistemas planetarios entre los que se intercambia materia deben tener velocidades relativas bajas.

Para estimar la cantidad real de materia sólida que se podrían haber intercambiado entre el Sol y su estrella vecina más cercana, los investigadores utilizaron datos y modelos relacionados con el movimiento y la formación de asteroides del Cinturón de Kuiper y la Nube de Oort.

Los investigadores utilizaron estos datos para concluir que durante un período de 10 a 90 millones años, cualquier objeto sólido de más de 10 kilogramos se pudo trasferir entre el Sol y otras estrellas, así como entre los planetas de ambos sitemas.

Pero para que la litopanspermia ocurra, primero, los microorganismos tienen que sobrevivir al largo viaje acompañado de radiación. En 2009 se publicó un artículo en la revista Astrophysical Journal que determinaba el tiempo que los microorganismos pueden sobrevivir en el espacio en función del tamaño de la materia sólida los acogen. Simulaciones informáticas demostraron que estos tiempos podrían ser de 12 millones de años para rocas de tres centímetros de diámetro, y de 500 millones de años para un objeto de 2,67 metros de ancho.

Los científicos estimaron que en virtud de la transferencia débil, la materia sólida que se había escapado de un planeta necesitaría decenas de millones de años para colisionar contra otro mundo. Esto limitaría la transferencia débil para fragmentos planetarios de por lo menos un metro.


Adaptación de la teoría con la Vida


De acuerdo con las posibilidades reales de transferencia de la vida, los científicos creen que se pudieron dar cerca de 300 millones de eventos de litopanspermia en nuestro Sistema Solar y en los sistemas planetarios cercanos

Pero incluso si los microorganismos sobrevivieran al viaje hasta nuestro planeta, la Tierra tendría que estar lista para recibirlos. Estudios recientes sugieren que cuando nuestro planeta contaba con solamente 288 millones de años, ya había agua, por lo que se pudo dar una vida temprana antes de que el sistema solar cumpliera los 718 millones de años.

El Sol se separó del cúmulo estelar en el que nació hace aproximadamente de 135 a 535 millones de años, pudiéndose dar tranferencia de cuerpos entre las estrellas hasta 700 millones de años después de que se formara el Sistema Solar.

Por lo tanto, la vida surgió en la Tierra poco después de que contara con agua. Hubo una ventana de 400 millones de años en los que la vida pudo viajar desde la Tierra hasta otros mundos habitables, y viceversa. Si la vida también tiene comienzos tempranos en otros sistemas planetarios es probable que la vida de nuestro planeta hubiera surgido en otro mundo.

Los investigadores tratan de averiguar ahora las probabilidades de que en un mundo terrestre se de la litopanspermia. Esto no quiere decir que esta sea la teoría del origen de la vida en la Tierra, pero indica que se trata de una posibilidad abierta.


Más información en el enlace.

3 comentarios:

  1. me encanta la idea de que el universo esté mucho más vivo... no sólo en los planetas, sino viajando por el espacio, como si de esporas o polen se tratara :D

    ResponderEliminar
  2. Lo malo de esta teoría es que tampoco explica el origen de la vida. ¿De dónde proceden esas moléculas orgánicas?

    Un saludo!

    ResponderEliminar
  3. en las nebulosas, criaderos de estrellas, se sabe que hay aminoácidos, los cuales todavía siguen cayendo sobre la Tierra a bordo de los meteoritos. Si la vida tiene un origen común, debe de ser "igual" o muy parecida en todas partes del Universo... La 1ª y más importante pregunta que hay que hacerse es: ¿POR QUÉ EXISTE EL UNIVERSO?...porque también podría no haber Nada...ni Espacio, ni Energía, ni Materia, ni Nada de Nada... ¿"Quien" lo creó?...¿cuando?...¿por qué?...¿para qué?... ¿De donde venimos?...si no nos acordamos es que no venimos de ningún sitio "anterior"...así que "después"...tampoco iremos a ninguna parte. Nos quedaremos aquí, como cualquier otro animal, en el limbo del no ser, convertidos en polvo de abono para las lechugas... No hay más Eternidad que la que Nosotros mismos seamos capaces de auto-procurarnos con nuestro desarrollo tecnológico. Quizás sea para eso para lo que estemos aquí, y por lo que exista el Universo... ¿"Eternidad" hasta que el Universo se destruya por implosión, y se acabó?...o...¿Eternidad de verdad, Inmortalidad, porque haya otros Universos paralelos (esa sería la única justificación de un Universo curvo) a los que pasarse antes del nuevo "Big-Crunch", para regresar a este si queremos cuando esté, después del nuevo "Big-Bang", otra vez en expansión como ahora?. O tal vez este sea el "Universo de los nuevos" que si consiguen descubrir antes de la "Gran Hecatombe", como pasarse a otros Universos paralelos pasarían ya a formar parte de la gran comunidad Universal superior... Es evidente que en el infinito Universo debe de haber multitud de civilizaciones, como la nuestra, con diferentes grados de evolución según su antigüedad, las más antiguas ya Inmortales, "que viven cerca del centro"...(que superaron hace mucho tiempo el bestialismo depredador de los mundos aún nuevos, "que viven en el extra-radio"...) de las galaxias...y con unos conocimientos superiores, deben tener algún código ético entre si que les impide establecer contacto con otras civilizaciones emergentes para no interferir en su evolución...las cuales, si lo consiguen, entrarán, entraremos, algún día en ese exclusivo club...

    ResponderEliminar