miércoles, 7 de noviembre de 2012

CanariCam penetra en el corazón de las galaxias

Sy1 NGC 7469 visto por CanariCam: En esta imagen podemos ver la galaxia espiral barrada Sy1 NGC 7469 en dos bandas de las disponibles en el instrumento CanariCam, instalado en el Gran Telescopio Canarias (GTC). Las imágenes en el IR medio, como las que se muestran, proporcionan información del centro de la galaxia. En este caso, el núcleo activo central (en blanco) está rodeado de zonas de formación estelar intensa (en amarillo). CanariCam permite realizar observaciones con mucha resolución espacial, al combinarse el tamaño del GTC (10.4 metros de diámetro) con una excelente calidad de la atmósfera en el IR medio. Créditos: CanariCam/GTC; Grupo “Los piratas”.
Tras seis años de trabajo, el programa Consolider-GTC, en su quinta y última reunión, hace un repaso por el proyecto, examinando el legado y los resultados obtenidos, entre ellos, el primer espectro de una galaxia activa en el infrarrojo medio obtenido con el instrumento CanariCam.

El instrumento CanariCam, instalado en el Gran Telescopio CANARIAS (GTC), es un espectrógrafo con capacidad de imagen que trabaja en el rango del infrarrojo medio. Además de hacer espectroscopía, polarimetría y coronografía, puede obtener imágenes de objetos lejanos para analizar su forma, su estructura y su composición. Es el caso de la galaxia espiral barrada Sy1 NGC 7469.

Combinando CanariCam con el tamaño del GTC (10,4 metros de diámetro) y con una excelente calidad de la atmósfera en el infrarrojo medio, es posible separar la emisión del centro de las galaxias del resto de la misma, consiguiendo que CanariCam penetre en las regiones nucleares de las galaxias activas con una gran sensibilidad y resolución.


Último encuentro Consolider-GTC: conclusiones y legado.

Durante tres días, miembros de la colaboración Consolider-GTC se reunían en el Colegio Mayor San Agustín, en la ciudad de San Cristóbal de La Laguna (Tenerife), para poner en común los resultados obtenidos a lo largo de seis años de proyecto. Con más de 180 miembros distribuidos en 19 grupos de trabajo y 12 instituciones implicadas, el programa ha querido tender puentes entre distintas disciplinas de la astrofísica para crear sinergias y consolidar grandes grupos de investigación utilizando el GTC como herramienta principal.


Galaxias en interacción: Galaxia espiral barrada Seyfert 1 NGC 7469 (Arp 298, Mrk 1514), y su compañera IC 5283. Imagen obtenida por el telescopio espacial Hubble. La galaxia espiral barrada Sy1 NGC 7469 es una luminosa fuente infrarroja con un potente estallido de formación estelar embebido en su región circumnuclear. El sistema se encuentra a unos 200 millones de años luz de la Tierra en la Constelación de Pegaso. Créditos: NASA, ESA, colaboración Hubble Heritage (STScI/AURA)-ESA/Hubble, y A. Evans (Universidad de Virginia, Charlottesville/NRAO/Universidad Stony Brook).

Organizados en seis objetivos principales, entre los logros del programa se encuentra el haber ejercido de catalizador para la puesta en marcha de proyectos de instrumentación aprobados para formar la tercera generación de instrumentos astronómicos para el GTC, como es el caso de MEGARA y MIRADAS, ambos liderados por miembros de la colaboración.

Pensado para optimizar la primera explotación científica del GTC, los resultados son de gran alcance. El primer espectro en el infrarrojo térmico obtenido con el GTC ha sido mostrado en estas jornadas por Cristina Ramos Almeida, investigadora del equipo Consolider-GTC ESTALLIDOS-IAC y miembro del grupo de investigación "Los Piratas". El infrarrojo térmico es un rango espectral muy complicado de observar desde tierra debido a la gran absorción producida por el vapor de agua atmosférico, por lo que habitualmente sólo se observa desde el espacio mediante satélites.

Asimismo, el proyecto SHARDS, liderado por la Universidad Complutense de Madrid (UCM), se revela como el primer proyecto de legado del GTC. Concebido originalmente para estudiar la formación y evolución de las galaxias elípticas, sus datos están sirviendo para observar el universo cuando su edad era de 1.000 millones de años (ahora tiene 14.000 millones); para entender cómo las galaxias activas pueden coexistir con altas tasas de formación estelar; o cómo las galaxias han crecido en tamaño conforme el universo ha ido expandiéndose.

La educación también ha sido uno de los objetivos del proyecto, meta que se ha logrado con éxito con la organización de la IScAI (International School for Advanced Instrumentation, Escuela Internacional de Instrumentación Avanzada), desarrollada durante 5 años y que ha acogido a más de 100 estudiantes de países tan diversos como España, Francia, Reino Unido, Italia, Holanda, Dinamarca, Ucrania, Sudáfrica, Turquía, USA, México, Colombia, India, Mongolia, Burkina Faso o Filipinas. La IScAI es un programa de formación cuyo propósito ha sido proporcionar a los alumnos las capacidades necesarias para liderar el desarrollo de instrumentación científica avanzada, llenando un hueco formativo en este campo.

La consolidación de equipos de trabajo en investigación, tanto desde el punto de vista instrumental como en el campo científico, ha sido otro de los pasos que ha dado este programa. Numerosas colaboraciones se han reforzado, se han generado nuevos grupos y los resultados se han plasmado en las publicaciones que se han llevado a cabo, un total de más de 250, a las que hay que añadir las que están en preparación.


Enlace original: IAC.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada