viernes, 9 de noviembre de 2012

Colisiones cometarias cada seis segundos en la estrella 49 CETI

En las últimas tres décadas, los astrónomos han descubierto cientos de discos de polvo alrededor de otras estrellas. Pero sólo dos de ellos han mostrado también grandes cantidades de gas. Uno de estos sistemas es 49 CETI.

Las estrellas jóvenes, de alrededor de un millón de años de edad, poseen en torno a ellas un disco de polvo y gas, constituido por los restos de la nebulosas que las formó, y que tienden a desaparecer en unos pocos millones de años, y casi siempre, en 10 millones, de años ya han desaparecido. Sin embargo, 49 CETI, una estrella considerablemente más vieja, todavía conserva en su órbita una tremenda cantidad de gas en forma de moléculas de monóxido de carbono, cuando todo este material se tendría que haber disipado ya a causa de los vientos estelares.

"Ahora creemos que 49 CETI tiene una edad de 40 millones de años, por lo que desconocemos el mecanismo que ha podido mantener este gas que debería haberse disipado hace tiempo", dijo Benjamin Zuckerman, profesor de UCLA de física y astronomía y co-autor de la investigación, que se publicó recientemente en la revista Astrophysical Journal. "Esta es la estrella más antigua que conocemos con tanto gas".

 Zuckerman y el co-autor de la investigación Inseok Song, de la Universidad de Georgia, proponen que este disco de polvo y gas alrededor de la estrella es similar al Cinturón de Kuiper del Sol, situado más allá de la órbita de Neptuno. La masa total de los diversos cuerpos que conforman el Cinturón de Kuiper, incluyendo al planeta enano Plutón, es aproximadamente una décima parte de la masa de la Tierra. Pero los astrónomos sugieren que cuando nuestro planeta se estaba formando, el Cinturón de Kuiper poseía aproximadamente 40 veces la masa de la Tierra, perdiéndose gran cantidad de este material en los últimos 4,5 mil millones de años.


Por el contrario, el análogo del Cinturón de Kuiper que orbita en torno a 49 CETI posee en la actualidad unas 400 masas terrestres, es decir, unas 4.000 veces la masa del Cinturón de Kuiper.

"Cientos de billones de cometas orbitan alrededor de 49 CETI, en una gran "sopa cometaria". Estos cuerpos jóvenes contienen probablemente más monóxido de carbono que los cometas típicos del Sistema Solar. Cuando colisionan, este monóxido de carbono escapa en forma de gas", dijo Zuckerman. "Dada la cantidad de cometas estipulada, se ha calculado que se produce un choque cometario cada más o menos seis segundos. Además, según los datos obtenidos, estas colisiones se han producido durante los últimos 10 millones de años aproximadamente".

Zuckerman descubrió este disco cometario desde el observatorio ubicado en Sierra Nevada, al sur de España, en 1995. Pero el origen de este gas no había tenido explicación hasta ahora.



 Más información en el enlace.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada