miércoles, 7 de noviembre de 2012

“El bosón no tiene aplicación inmediata, pero la electricidad y el magnetismo tampoco la tuvieron”

Peter Higgs posaba ayer para los medios en el CosmoCaixa de Barcelona. Imagen: SINC
Peter Higgs, el físico que postuló en los años 60 la existencia de una partícula que le da masa a todas las demás, hallada el pasado 4 de julio, dio ayer una conferencia en Barcelona. El científico, que visitaba por primera vez la capital catalana, reconoció que es consciente de que podría ganar el Nobel, se declaró incapaz de explicar el campo de Higgs a un niño y defendió la inversión en ciencia para salir de la crisis.

Peter Higgs, físico británico y uno de los padres de la partícula que los científicos han buscado durante medio siglo, visitó ayer Barcelona. El 4 de julio de este año se encontró una partícula compatible con el bosón de Higgs en el Laboratorio Europeo de Física de Partículas (CERN) y, según aseguró Higgs en rueda de prensa, “su hallazgo no lo explica todo pero significa el final de un camino y el principio de una nueva física que nos permitirá estudiar la cosmología y el universo primigenio”.

El científico, invitado por el Instituto de Física de Altas Energías (IFAE) y la Obra Social "la Caixa", aseguró estar encantado de poder visitar Barcelona, ciudad con la que confesó tener “una relación sentimental muy especial”. Por la tarde ofreció una conferencia titulada ‘Inventando una partícula elemental’ en la que revisó las circunstancias personales y científicas que le llevaron a postular la existencia del bosón de que lleva su nombre.

Sin querer Higgs trajo consigo a Barcelona lo que ya se conoce como Higgsteria. Su charla creó tanta expectativa en la ciudad que no solo llenó el aforo del auditorio de CosmoCaixa, sino que la organización tuvo que habilitar otra sala para la gente que no cabía. La sesión se pudo seguir a través de streaming y fue uno de los temas más comentados en Twitter. Al finalizar la conferencia, más de 50 personas se agruparon alrededor de Higgs para pedirle autógrafos, hacerse fotos con él o regalarle algún presente.


A un posible premio Nobel no le creyeron a la primera

Higgs escribió y publicó en el año 1964 una teoría que explicaba por qué las partículas tenían masa, y la existencia del bosón se derivaba de esa hipótesis. “Mi artículo ocupaba solo la cara de delante de un folio y la primera versión fue rechazada por el editor científico de la revista a la que lo envié”, recordó el físico. Gracias a eso revisó y mejoró la teoría y elaboró una segunda versión del artículo, más completa, que sí fue aceptada y publicada.

Aunque la confirmación de la existencia del bosón sacudió el mundo de la física teórica y apareció en las portadas de muchos diarios generalistas de todo el mundo, el científico opina que su descubrimiento era inevitable. “Si extraemos esta partícula de las fórmulas y los cálculos cuánticos, la física que obtenemos es matemáticamente incoherente –explicó en rueda de prensa a SINC–. De hecho, es posible que se encuentren más bosones”.

Este hallazgo confirma el llamado modelo estándar de física de partículas, pero al preguntarle por su relevancia histórica, Higgs no quiso situarlo a la altura de otros descubrimientos científicos como el de la estructura del ADN. "El hallazgo de la doble hélice es fundamental en biología, mientras que muchas partes de la física no dependen del bosón". Además, el físico se desmarcó Stephen Hawking y otros que lo postulan como futuro premio Nobel, ya que según él todavía se ha de estudiar esta partícula con mayor profundidad. “Soy consciente que puedo ganarlo –declaró el experto–, pero aún no se han comprobado algunas de las características importantes que ha de tener, como por ejemplo el spin 0”.

Higgsteria, la locura

“El hallazgo del bosón me ha cambiado la vida”, aseguró ayer Higgs. El padre del mayor descubrimiento en el campo de la física de los últimos años no utiliza el correo electrónico y en la conferencia que dio por la tarde se presentó con un par de folios escritos y se disculpó: “No uso el Power Point, esto de las tecnologías no es lo mío”.

Alan Walter, profesor de la Universidad de Edimburgo y miembro del equipo de Higgs, aseguró en rueda de prensa que al físico británico no paran de lloverle peticiones de entrevistas y conferencias y que, de hecho, “le han propuesto de todo excepto inaugurar un supermercado”.

Al final de la conferencia de la tarde Walter hizo un guiño a la audiencia y contó chistes sobre el bosón de Higgs y ejemplos de “la higgsteria, o locura en el mundo de la física”. Walter mostró imágenes de una cerveza catalana llamada Higgs Boson Ale, un guitarrista de jazz que se ha cambiado su propio nombre por el de Higgs Boson, un tipo de rueda para el monopatín, y hasta distintas estrategias publicitarias de conocidas marcas de moda.

La partícula de Dios

Una de las posibles causas del éxito mediático de esta partícula elemental puede ser su mote. En la rueda de prensa Higgs se mostró contundente al respecto: “No me gusta nada que se le llame partícula de Dios”, afirmó. Según el científico es un malentendido que confunde a la gente ya que “los ámbitos de la ciencia y la teología no tienen nada que ver”, insistió.

Este nombre proviene de Leon Lederman, científico exdirector del Fermilab, que tituló su libro sobre el bosón de Higgs como The Goddamn Particle, en castellano ‘la partícula maldita’, porque se pensaba que era imposible demostrar su existencia. “Al editor no le gustó y lo cambió por The God Particle”, afirmó Higgs, que en castellano es la partícula Dios.

Malentendidos aparte, Higgs declaró que es importante que los descubrimientos científicos lleguen a la sociedad, pero que explicar su teoría no solo no es es sencillo si no que es imposible de entender si solo se tienen nociones básicas de física."No me veo capaz de explicarle cómo funciona el campo de Higgs a un niño de seis años", aseguró.

Además, el científico puntualizó que algunas metáforas que simbolizan el campo de Higgs como un fluido por el que a una partícula le cuesta pasar “no son correctas porque implican una pérdida de energía”.

Mirar un poco más allá


Más allá de las curiosidades de la higgsteria, en un contexto económico como el actual, una de las dudas más comunes son las aplicaciones de este descubrimiento en concreto y de la física de partículas en general. Ante esta pregunta surgida durante la rueda de prensa, Higgs admitió que "a día de hoy el bosón no tiene ninguna aplicación práctica, pero la electricidad y el magnetismo en el siglo XIX tampoco no tuvieron ninguna aplicación inmediata para la sociedad”, recordó el experto.

Su colega Walker, señaló que cuando se inventó la web tampoco se sabía que cambiaría el mundo y que, las resonancias magnéticas de la medicina actual se basan en la tecnología desarrollada para la búsqueda del bosón de Higgs y otras partículas. ”Todos nos beneficiamos de este tipo de avances”, afirmó Matteo Cavalli, director del Instituto de Física de Altas Energías (IFAE), que participó tanto en la rueda de prensa como en la conferencia de la tarde.

Higgs denunció que, históricamente, los gobiernos españoles nunca han potenciado suficiente la ciencia y que por eso “España por encima de todos los países debería invertir en su desarrollo científico, no solo para compensar el abandono del pasado, sino como estrategia para salir de la crisis económica”, aseguró.

“Este país se merece una inversión en ciencia mayor que la que tenemos”, aseguró Enric Banda, director del área de ciencia, investigación y medio ambiente de la fundación “La Caixa”.



Enlace original: SINC.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada