viernes, 2 de noviembre de 2012

La doble ocultación de Plutón y Caronte


Cuando una estrella es ocultada por un cuerpo pequeño de nuestro SistemaS olar, astrónomos de todo el mundo tratan de contemplar el fenómeno ya que es una gran fuente de información.

Antes de observar una ocultación, se puede saber mucho acerca de la órbita del cuerpo a estudiar, pero los conocimientos sobre las propiedades de dicho cuerpo suelen ser escasas. El estudio de la luz del objeto que llega a la Tierra nos da una información limitada sobre su naturaleza, por ejemplo, no nos ofrece un dato real del tamaño del cuerpo ya que la luz que refleja depende de su composición superficial, y no de sus dimensiones. 

 Pero ahora imaginemos que este astro pasa por delante del disco de una estrella distante. Si somos capaces de observar el fenómeno desde dos telescopios separados una cierta distancia, podemos deducir por triangulación el tamaño del cuerpo distante.

El 23 de junio de 2011 se produjo la doble ocultación de Plutón y Caronte. Es decir, ambos cuerpos ocultaron a la misma estrella. Este fenómeno permitió estimar la separación entre ambos objetos, y lo que es más importante, permitió determinar las diferentes naturalezas de los mismos. El siguiente gráfico, realizado por Amanda Gulbis muestra esta ocultación.







En el gráfico se muestra la luz de la estrella en el infrarrojo. Se observa claramente cómo su brillo desciende a causa del paso de Plutón y posteriormente de su luna Caronte. Caronte es un cuerpo helado y sin atmósfera, por lo que al pasar de un lado al otro del disco de la estrella, el brillo de ésta se enciende bruscamente, tomando la curva de luz una forma cuadrada. Las ondulaciones de la parte inferior de la gráfica son una buena medida del ruido que proporcionan los instrumentos en los datos. Y como se puede ver, estas desviaciones son muy pequeñas. Por otro lado, Plutón tiene atmósfera, por lo que la luz de la estrella disminuye gradualmente. En esta ocultación en particular, Plutón rozó a la estrella, por lo que su brillo no se eclipsó por completo. Aún así, se pueden ver claramente los efectos de la ocultación entre un cuerpo con atmósfera y otro sin ella. El ruido en la curva de Plutón es mayor que en la de Caronte. Este fenómeno seguramente no se deba a los instrumentos sino a características reales de la atmósfera de Plutón.

Más información en el enlace.

Datos sobre la ocultación.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada