miércoles, 29 de febrero de 2012

Redescubrir vida en la Tierra mirando a la Luna


 Observando la Luna con el Very Large Telescope (VLT) de ESO, los astrónomos han encontrado evidencia de vida en el Universo — concretamente en la Tierra. Encontrar vida en nuestro planeta puede parecer una observación trivial, pero el nuevo enfoque de un equipo internacional puede llevar a futuros descubrimientos de vida en otros lugares del Universo. El trabajo se describe en un artículo que aparecerá en el número de la revista Nature del 1 de marzo de 2012.
“Utilizamos un truco llamado observación earthshine (en inglés, brillo de la Tierra) para mirar la Tierra como si fuera un exoplaneta,” afirma Michael Sterzik (ESO), autor principal del artículo [1]. “El Sol brilla sobre la Tierra y esa luz se refleja de nuevo sobre la superficie de la Luna. La superficie lunar actúa como un enorme espejo y refleja la luz de la Tierra de vuelta hacia nosotros — y eso es lo que hemos observado con el VLT.”
Los astrónomos analizan la débil luz reflejada por la Tierra buscando indicadores, como ciertas combinaciones de gases en la atmósfera de la Tierra [2], los delatores de la presencia de vida orgánica. Este método hace de la Tierra un punto de referencia para la futura búsqueda de vida en planetas más allá del Sistema Solar.
Las huellas de vida, o biomarcadores, son difíciles de encontrar con métodos convencionales, pero el equipo ha sido pionero al aplicar un nuevo enfoque más sensible. En lugar de limitarse a observar cuán brillante es la luz reflejada en diferentes colores, también observan la polarización de la luz [3], una técnica denominada espectropolarimetría. Aplicando esta técnica al brillo de la Tierra observado con el VLT, pueden verse con claridad los biomarcadores en la luz reflejada desde la Tierra.

Fotografía de la alineación Venus-Júpiter desde la ventana de mi salón



Hace unos minutos he obtenido esta fotografía de la alineación Venus-Júpiter desde la ventana de mi salón. Para ello he utilizado mi cámara digital compacta a modo nocturno.

¿Tuvo la luna Japeto un anillo como el de Saturno?


Comencemos por tratar de comprender la geología de Japeto. Esta luna es muy extraña en muchos sentidos. Tiene una superficie en la que uno de los hemisferios es más oscuro que el otro. Es inesperadamente achatado y parece tener un número excesivo de cuencas de impacto. Además, posee una cadena montañosa, de hasta 20 kilómetros de alto, que se extiende más de tres cuartas partes de su circunferencia exactamente a lo largo del ecuador. La sonda Cassini reveló la existencia de esta cordillera a finales de 2004.
En la imagen superior podemos ver una fotografía del primer encuentro de Cassini con Japeto el 31 de diciembre de 2004, justo antes de que se produjera el descenso de la Huygens. La imagen es un mosaico obtenida en color natural y tomada aproximadamente a 173.000 kilómetros de la Luna. Japeto posee 1.470 kilómetros de diámetro y es la tercera luna más grande de Saturno tras Titán y Rhea.
Sin embargo, Cassini ha obtenido mejores imágenes de la cresta de Japeto. En la imagen inferior se puede ver esta cordillera ecuatorial maltratada por multitud de impactos.


En el siguiente vídeo del sobrevuelo del 10 de septiembre de 2007, se puede ver una animación de la cresta ecuatorial. Al final de la animación, los flancos de las montañas blancas Voyager comienzan a aparecer.


Antes de explicar el origen de esta cresta, vamos a repasar las características de Japeto:

martes, 28 de febrero de 2012

Materia alienígena en el sistema solar: una incongruencia galáctica

Esto acaba de llegar: El sistema solar es diferente del espacio que se encuentra justo fuera de él.
Los investigadores anunciaron el hallazgo en una conferencia de prensa que tuvo lugar el 31 de enero de 2012. El anuncio se basa en datos proporcionados por la nave espacial IBEX (Interstellar Boundary Explorer o Explorador de la Frontera Interestelar, en idioma español), de la NASA, la cual es capaz de tomar muestras del material que fluye hacia el sistema solar desde el espacio interestelar.
"Hemos detectado materia alienígena que ingresó en nuestro sistema solar desde otras partes de la galaxia y, químicamente hablando, no es exactamente igual que lo que encontramos aquí en casa", dice David McComas, quien es el investigador principal del proyecto IBEX, en el Instituto de Investigaciones del Suroeste, ubicado en San Antonio, Texas.
Nuestro sistema solar está rodeado por la heliosfera, una burbuja magnética que nos separa del resto de la Vía Láctea. Fuera de la heliosfera se encuentra el reino de las estrellas o "el espacio interestelar". En el interior, está el Sol y todos los planetas. El Sol sopla esta extensa burbuja magnética usando al viento solar para inflar el propio campo magnético del Sol. Eso es algo bueno: la heliosfera ayuda a protegernos de los rayos cósmicos que de lo contrario penetrarían en el sistema solar.
Lanzada en el año 2008, la nave espacial IBEX gira en la órbita terrestre explorando todo el cielo. El truco especial de IBEX es la detección de átomos neutros que se deslizan a través de las defensas magnéticas de la heliosfera. Sin llegar a salir del sistema solar, la nave espacial IBEX puede tomar muestras del exterior de la galaxia.
Los dos primeros años que la nave ha pasado contando estos átomos alienígenas han dado lugar a algunas conclusiones interesantes:
"Hemos medido directamente cuatro tipos diferentes de átomos que provienen del espacio interestelar y la composición simplemente no coincide con la que vemos en el sistema solar", dice Eric Christian, quien es un científico de la misión IBEX, en el Centro Goddard para Vuelos Espaciales, en Greenbelt, Maryland.

lunes, 27 de febrero de 2012

Alineación planetaria de Venus y Júpiter con la Luna


Estas tardes del mes de Febrero estamos siendo testigos de una hermosa estampa vespertina: la alineación de los planetas Mercurio, Venus y Júpiter, con la Luna. En la imagen que aquí os mostramos Fran Sevilla y yo se ve claramente Venus, Júpiter y la Luna (no ha sido posible fotografiar a Mercurio). La imagen está tomada con una cámara Canon EOS500 a 400ISO, 8 segundos de exposición, 28 mm de focal a f/4.

Astrónomos españoles observan las oscuras nubes de Tauro con nuevos ojos

Investigadores del Observatorio Astronómico Nacional han liderado una observación astronómica de una de las regiones de formación estelar más próximas a nosotros: la Nube Molecular de Tauro. Las nuevas imágenes, conseguidas con el telescopio APEX en Chile, se han sumado a otras anteriores para ofrecer una fotografía espectacular de esta parte del cosmos.
El telescopio APEX (Atacama Pathfinder Experiment) acaba de facilitar desde Chile nuevos detalles de la Nube Molecular de Tauro, situada en la constelación del mismo nombre a unos 450 años luz de la Tierra. Las observaciones las ha realizado un equipo coordinado por el investigador Álvaro Hacar del Observatorio Astronómico Nacional (IGN, Ministerio de Fomento).
Las imágenes muestran un sinuoso filamento de polvo cósmico de una longitud de más de diez años luz. En su interior se ocultan estrellas recién nacidas junto con densas nubes de gas que, al borde del colapso, acabarán formando también nuevas estrellas.
Los granos de polvo cósmico son tan fríos y de un brillo tan débil que son necesarias observaciones en longitudes de onda submilimétricas, como las que facilita la cámara LABOCA del telescopio APEX. El instrumento permite revelar las emisiones calientes de estos granos, que se muestran en tonos anaranjados.
Para facilitar la visualización de la región los científicos han superpuesto las observaciones submilimétricas con otras obtenidas en el rango visible, donde puede verse el rico fondo de estrellas. En la foto final también se puede observar una gran estrella brillante que se localizada encima del filamento: φ Tauri.

domingo, 26 de febrero de 2012

Astrofísicos del IAC-ULL desarrollan un código para desvelar la historia de la formación estelar en las galaxias

Estrellas de la galaxia M32 (izquierda) y M31 (derecha) analizadas en el estudio. Telescopio espacial Hubble. Antonela Monachesi.

El método desarrollado permite desentrañar la historia de la formación estelar (HFE) en las galaxias a partir del color y el brillo de sus estrellas individuales.
Gracias a este procedimiento se ha logrado descifrar la HFE de la galaxia M32, una de las dos únicas galaxias elípticas enanas del Grupo Local, donde se encuentra la Vía Láctea
Realizar ‘estudios demográficos’ en poblaciones de estrellas de otras galaxias no es una tarea fácil. ¿Cuántas estrellas se han formado a lo largo de la vida de una galaxia? ¿Cómo saber la edad, masa y abundancia química de estas estrellas observándolas en la distancia? ¿De qué forma se distribuyen estos habitantes estelares dentro de la población de la galaxia? Los investigadores del Instituto de Astrofísica de Canarias (IAC) y el Departamento de Astrofísica de la Universidad de La Laguna (ULL) Sebastián Hidalgo y Antonio Aparicio han desarrollado un método que permite desentrañar la historia de la formación estelar (HFE) en las galaxias a partir de dos variables de sus estrellas individuales: su brillo (magnitud) y su color.
“Si aplicáramos los principios de la demografía a la astrofísica, estudiar poblaciones estelares supondría analizar de qué forma y en qué número viven las personas en una ciudad o país a lo largo de toda su historia. Lo que estudiamos en esta ocasión es cuántas personas nacen [número de estrellas], con qué peso [masa] y con qué color de ojos [abundancia química] desde que se fundó la ciudad [galaxia] hasta hoy en día. Además, también investigamos cómo se distribuyen estas personas en el territorio: si las más viejas viven en el centro o en el extrarradio, por ejemplo”, explica Hidalgo.

Existe un verdadero ‘waterworld’

Las observaciones del telescopio espacial Hubble de la NASA han permitido detectar una nueva clase de exoplaneta compuesto de agua y rodeado de una densa atmósfera de vapor. El hallazgo lo publicarán en 'The Astrophysical Journal' un equipo de astrónomos liderados desde el Centro Harvard Smithsonian de Astrofísica (EEUU).
"Es un planeta que no se parece en nada a los conocidos, que presenta una proporción enorme de su masa compuesta de agua", explica Zachory Berta, del Centro Harvard Smithsonian de Astrofísica (CfA, EEUU), para referirse al exoplaneta GJ 1214b. Se trata de un ‘mundo de agua’ (waterworld en inglés) localizado a unos 40 años luz de la Tierra en dirección a la constelación de Ofiuco.
Un equipo de astrónomos del CfA -encabezado por el investigador David Carbonneau-, lo descubrió en 2009, pero ahora las observaciones del telescopio espacial Hubble de la NASA han permitido confirmar que se trata de una nueva clase de planeta extrasolar. El estudio ha sido aceptado para su publicación en The Astrophysical Journal.
El diámetro de GJ 1214b es aproximadamente 2,7 veces más grande que el de la Tierra y su peso, unas siete veces mayor. El planeta, más pequeño que Urano, orbita a unos dos millones de kilómetros de una estrella enana roja cada 38 horas y se calcula que la temperatura en su superficie es de unos 230 ºC.
Los investigadores han utilizado la cámara de campo ancho 3 del Hubble para estudiar el exoplaneta cuando cruzaba por delante de su estrella. Durante ese tránsito la luz de la estrella se filtra a través de la atmósfera planetaria, lo que proporciona información acerca de la mezcla de gases que la forman.

sábado, 25 de febrero de 2012

Historia de los tránsitos de Venus por delante del disco solar

El próximo 6 de junio, Venus cruzará por delante del disco del Sol, fenómeno que no se repetirá hasta el 11 de diciembre de 2117, por lo que tenemos sólo una oportunidad en esta vida para verlo. En este post repasaremos la historia de este fenómeno y sus observaciones. En un artículo posterior se darán los datos para su observación.


Un Tránsito de Venus es el paso de Venus por delante del disco del Sol, visto desde la Tierra. Se produce cuando el Sol, Venus y la Tierra se encuentran alineados y el planeta pasa por uno de sus nodos, lo cual sólo puede ocurrir en los meses de junio y diciembre.
Durante el tránsito, el observador puede apreciar un disco circular muy negro, Venus, cuyo diámetro aparente puede oscilar entre los 59" y 62" dependiendo de la distancia a la Tierra; dicho disco emplea varias horas para atravesar, muy lentamente, una trayectoria sobre la brillante superficie solar.
El tránsito de Venus es un suceso muy poco frecuente. Tienen lugar 4 tránsitos en un período de 243 años, con un intervalo entre uno y el siguiente de 105,5; 8; 121,5 y 8 años. Se suelen considerar los "pares" de tránsitos que se producen en un intervalo de 8 años. El patrón de 105,5; 8; 121,5 y 8 años entre tránsitos consecutivos no es el único posible en el ciclo de 243 años. Antes del año 1518, los tránsitos seguían un patrón de 8; 113,5 y 121,5 años; y antes de 546 el intervalo entre tránsitos consecutivos era de 121,5 años. El patrón actual seguirá hasta el año 2846, ya que entonces será reemplazado por un patrón de 105,5; 129,5 y 8 años.
Así, el ciclo de 243 años es relativamente estable, pero el número de tránsitos y el intervalo entre uno y el siguiente varían con el tiempo debido a las perturbaciones que los planetas jovianos (y la Tierra) producen en la órbita de Venus.
Este ciclo de 4 tránsitos de Venus es de 243 años. Nótese que 243 también es el número de días terrestres con el que medimos el día/giro de Venus, de modo que en el ciclo de 4 tránsitos, Venus cumple 365 de sus días.

Descubren que los planetas ‘gemelos’ de la Tierra pueden ser muy diferentes

En el trabajo se ha estudiado el sistema planetario gobernado por la estrella 55Cnc, en el que el planeta análogo a la Tierra, su gemelo, presenta una composición química muy distinta. //NASA

Un equipo internacional en el que ha participado el IAC descubre que las composiciones químicas de los planetas tipo terrestre pueden ser muy distintas a la de la Tierra
Poder determinar las abundancias químicas en la formación de sistemas planetarios constituye la clave para identificar los planetas con alguna posibilidad de que exista vida
Cada vez que se hace público el descubrimiento de algún planeta extrasolar similar a la Tierra, vuelve a aparecer la expectativa de la posibilidad de vida extraterrestre. Sin embargo, estos gemelos de la Tierra no siempre son tan parecidos al planeta azul. Un equipo internacional con participación del Instituto de Astrofísica de Canarias (IAC) ha descubierto que la estructura química de los planetas de tipo terrestre puede ser muy diferente de la composición básica de la Tierra, lo que tendría un gran impacto en la existencia y la formación de las biosferas.
Es decir, según el trabajo que acaba de publicar la revista The AstrophysicalJournal Letters en su versión digital y cuya edición impresa aparecerá el próximo 1 de marzo, no todos los planetas semejantes a la Tierra presentan las condiciones necesarias para que exista vida en ellos.
El investigador del IAC que dirige el proyecto, Garik Israelian, explica: “Probablemente hay miles de millones de planetas como la Tierra en el universo, pero una gran mayoría de ellos podrían tener una estructura interna y atmosférica completamente distintas. La formación de planetas en entornos químicos no solares, muy comunes en el universo, puede dar lugar a la formación de mundos extraños, ¡muy diferentes de la Tierra!”.
Estudiar las abundancias químicas en la fotosfera de las estrellas [superficie luminosa que las delimita, de la que viene la luz que vemos y de donde emana su radiación] constituye la clave para entender cómo y cuáles de las nubes protoplanetarias forman planetas o no. Estos estudios también sirven para investigar la composición y estructura tanto interna como atmosférica de los planetas extrasolares. Son importantes a su vez para elaborar modelos de formación y evolución planetaria.

viernes, 24 de febrero de 2012

¿Por qué no hay erupciones en la Luna a pesar de haber magma líquido?

El año pasado los científicos volvieron a analizar los datos sísmicos recogidos en los experimentos de la época Apolo, y descubrieron que en el manto inferior de la Luna, cerca del límite entre el núcleo y el manto, existe magma parcialmente fundido. Estos hallazgos sugieren que bajo una capa de 150 kilómetros de profundidad existe una capa que contiene entre un 5% y un 30% de magma fundido. En la Tierra esta cantidad sería suficiente para que este magma apareciera en la superficie a través de una erupción volcánica.
Sabemos que la Luna tuvo actividad volcánica en el pasado. Entonces, ¿por qué no hay erupciones en la actualidad? Nuevos estudios pueden proporcionarnos la respuesta a esta pregunta.
Se sospecha que los magmas lunares actuales son demasiados densos en comparación con las rocas que la rodean, a la altura de la superficie. Esto hace que se hundan aún más.
Motivados por esta posibilidad, un equipo internacional de científicos, dirigidos por Mirjam van Kan Parker de la Universidad VU de Amsterdam, han estado estudiando el carácter de los magmas lunares. Sus hallazgos, que fueron publicados recientemente en la revista Nature Geoscience, muestran que los magmas lunares tienen un rango de densidades que dependen de su composición.

Resonancias orbitales en los objetos del Cinturón de Kuiper

Los planetas del Sistema Solar orbitan en torno al Sol en órbitas bastante circulares, por lo que para definir aproximadamente su posición en el Sistema Solar sólo se necesita saber la distancia media que separa al planeta de nuestra estrella. Esta distancia con respecto al Sol nos puede dar datos acerca de las propiedades del planeta. Sin embargo, Plutón posee una órbita más elíptica e inclinada y su distancia media al Sol no es un dato suficiente para predecir sus propiedades ya que este valor es muy variable. Lo mismo ocurre con los TNOs, es decir, los objetos transneptunianos.
Para hacernos una idea de las propiedades de estos cuerpos deberíamos saber su distancia actual al Sol y cómo evoluciona este valor con el tiempo. Además también sería importante conocer si estos objetos comparten órbitas similares. Conocemos datos como que Plutón está a veces más cerca del Sol que Neptuno y que Eris se encuentra mucho más lejos.
En el siguiente diagrama elaborado por Emily Lakdawalla, de la Sociedad Planetaria, se recogen los datos de ocho grandes transneptunianos: Plutón, Eris, Haumea, Makemake, Quaoar, Varuna, Orcus, y OR10 2007. Es un trabajo aún sin concluir pero  da una visión de lo que puede estar pasando en las fronteras del Sistema Solar.

Imagen ampliada

 El eje X muestra la distancia del cuerpo al Sol en Unidades Astronómicas. El eje Y representa la elevación angular del cuerpo sobre el plano de la eclíptica. Los círculos cerrados muestran el camino que llevan estos cuerpos a través del tiempo.

Una puesta de Sol en Marte digna de una postal

Don Davis invirtió muchas horas de trabajo para crear mediante fotogramas individiales una imagen espectacular de Marte. En la parte inferior de la fotografía se puede apreciar el rover Opportunity cubierto de fino polvo rojo en un día frío de invierno.
El 27 de enero, el rover Opportunity miró hacia la línea distante de los picos que marcan el borde del cráter Endeavour. El Sol poniente arroja sombras muy largas visibles en la parte media de la imagen.
La imagen tiene derechos de autor, por lo que os animo a visitarla en la Sociedad Planetaria , fuente de esta noticia,o en su web.

Fría y fascinante: una alineación de planetas a la puesta del Sol

Nota para los observadores del cielo: colóquense sus abrigos de invierno. Lo que están a punto de leer puede hacerlos sentir unas ganas incontrolables de correr hacia afuera.
Los planetas más brillantes del Sistema Solar se están alineando en el cielo de la tarde, y ustedes pueden ver la formación –al menos una parte– esta noche.
Vayan afuera al atardecer y miren hacia el Oeste. Venus y Júpiter aparecen en el crepúsculo incluso antes de que el cielo se torne completamente negro. Los dos planetas brillantes, rodeados por el azul del atardecer, son una vista maravillosa.
Si ustedes salen mañana a la misma hora, la vista mejora porque Venus y Júpiter están convergiendo. A mediados de febrero, se encuentran alejados aproximadamente 20 grados. Para fin de mes, el ángulo se estrecha a solo 10 grados; estos planetas estarán tan juntos que podrán tapar a ambos detrás de la palma de la mano (extendida). Su belleza combinada aumenta cada noche mientras la distancia entre ellos se reduce.
Una noche especial para observar será la del sábado 25 de febrero, cuando la Luna creciente se mueva para formar un delgado triángulo que tendrá a Venus, a Júpiter y a la Luna misma como vértices. Una noche después, el domingo 26 de febrero, sucede de nuevo. Esta formación será visible en todo el mundo, tanto en las ciudades como en las poblaciones rurales por igual. La Luna, Venus y Júpiter son los objetos más brillantes en el cielo nocturno; juntos pueden brillar a través de las luces urbanas, la neblina, e incluso de algunas nubes.
Después de saltar de Venus a Júpiter, a finales de febrero, la Luna sale del escenario por la izquierda, pero el espectáculo está lejos de terminar.
En marzo, Venus y Júpiter continuarán su implacable convergencia hasta que, el 12 y 13 de marzo, el dúo esté separado solo por 3 grados, lo que será un espectacular doble faro en el cielo del atardecer. Ahora ustedes podrán ocultarlos juntos detrás de un par de dedos extendidos.

miércoles, 22 de febrero de 2012

Fotografías tomadas por la Cassini este mes de febrero


Esta espectacular imagen fue obtenida el 14 de febrero. En ella ponemos ver no sólo la sombra de los anillos sobre la atmósfera de Saturno, sino también a la luna Prometeo sobre el disco del planeta.



El 14 de febrero Cassini tomó esta imagen del satélite Jano acompañado por los anillos del planeta. Los filtros utilizados fueron el CL1 y el CL2.



El 2 de febrero, la sonda se aproximó a 1.673.288 kilómetros de Titán para obtener esta fotografía en la que se aprecian detalles de su superficie. Los filtros empleados fueron el CL1 y CB3.

lunes, 20 de febrero de 2012

Alhana nos ha dejado. Te echamos de menos.


Al final, tras tantas semanas de lucha para tratar de que Alhana sobreviviera, mi gata falleció el pasado 15 de febrero. Su insuficiencia renal era muy grave y no ha podido superarla. Me trasladé a casa de un familiar para optimizar sus cuidados por lo que he estado sin internet todo este tiempo. Ahora que he vuelto a mi casa, poco a poco retomaré la actividad de este blog, ya que ha sido más de un mes sin encender el ordenador.

La pérdida de Alhana ha sido muy dolorosa. A los que tenéis animales no hace falta que os explique nada pues ya conocéis de sobra el sentimiento tan grande que se tiene hacia los "reyes de la casa". Para mí era mi niña. Nunca me ha dado disgustos, sólo alegrías, y juntas nos hemos divertido mucho. De hecho, debo de decir que Alhana es lo mejor que le ha pasado a mi familia. Incluso mi madre, con la que confabulábamos para chincharla, lo diría. Siempre que le hacíamos rabiar acababa gritándonos: "Tú y ella, ella y tú, las dos iguales", convirtiéndose estas palabras en una frase mítica en mi entorno. Ha sido una gata muy querida y ella nos ha querido. Alhana y yo siempre hemos tenido una relación muy especial.

Debo agradecer la labor de los veterinarios que la han tratado, ya que me han permitido pasar con ella muchas horas en la clínica mientras estaba ingresada. Y sobre todo, por permitir que en todo este proceso, Alhana no sufriera ningún dolor.

Ahora, sin ella, no puedo decir más que una cosa: "Gracias Alhana por darme tanta felicidad".