jueves, 3 de enero de 2013

Los géiseres galácticos están alimentados por materia estelar

Los géiseres ilustrados en azul. Crédito CSIRO
Gracias al radiotelescopio CSIRO, de 64 metros, se han detectado enormes flujos de partículas cargadas procedentes del centro de nuestra galaxia, y que se extienden más de la mitad del cielo, trasladándose a velocidades supersónicas.

Un equipo de astrónomos de Australia, Estados Unidos, Italia y los Países Bajos, han observado recientemente este fenómeno que se corresponde con las "burbujas" observadas por Fermi en 2010.

"Hemos detectado una gran cantidad de energía. Su fuente de origen es un misterio pero sabemos que hay alrededor de un millón de veces más energía que la que se produce en una explosión de supernova", dijo Lister Staveley-Smith de la Universidad de Western Australia.

Estas partículas energéticas se extienden  unos 50.000 años luz por fuera del plano galáctico. Esto equivale a casi la mitad del diámetro de nuestra galaxia, que es de unos 120.000 años luz.
"Burbujas" de Fermi

"Nuestro sistema solar se encuentra a unos 30.000 años luz del centro de la galaxia, pero estamos perfectamente seguros de que los jets se mueven en una dirección diferente a la nuestra", dijo Staveley-Smith.

Vistas desde la Tierra, pero invisibles para el ojo humano, las emanaciones se extienden alrededor de dos terceras partes a través del cielo de horizonte a horizonte.

Datos aportados por Fermi. Crédito: NASA
Coinciden con las regiones previamente identificadas de emisión de rayos gamma detectadas por el Telescopio Espacial de Rayos Gamma Fermi de la NASA  - entonces se las llamaron "burbujas de Fermi" - y con la "niebla" de emisiones en el rango de los microondas descubiertas por WMAP y Planck.

Estas observaciones realizadas en el pasado, junto con las nuevas investigaciones llevadas a cabo con los telescopios terrestres  en el rango de las ondas de radio, han llegado a la conclusión de que estos enormes flujos de partículas energéticas son alimentados por algún tipo de fenómeno.

Anteriormente no estaba claro si la fuente era el agujero negro del centro de nuestra galaxia o la formación de estrellas que inyectaban gran cantidad de energía con sus jets.

Los resultados recientes muestran que el fenómeno se debe a la formación de muchas generaciones de estrellas y sus posteriores explosiones al final de sus vidas como supernovas en el centro de la galaxia, que se han producido en los últimos 100 millones de años.

"Hemos sido capaces de analizar el contenido de energía magnética de los flujos de salida y determinar que la formación estelar ha tenido lugar en varias etapas", dijo Bryan Gaensler de CAASTRO.

radiotelescopio CSIRO

Más análisis de las propiedades de polarización y de los campos magnéticos de las emanaciones también pueden ayudarnos a responder a una de las grandes preguntas de la astronomía acerca de nuestra galaxia.

"Hemos encontrado que la radiación de los flujos de salida no es homogénea, sino que en realidad revela un alto grado de estructura, lo que se sospecha que es clave para la forma del campo magnético global de la galaxia, que se genera y se mantiene", dijo Gaensler.

Ettore Carretti del CSIRO dirigió la investigación.



MKás información en el enlace.

2 comentarios:

  1. Según los mayas desde el centro de la galaxia una enorme cantidad de energía se desplazaría hasta nuestro sol en estos tiempos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No tiene nada que ver. Las teorías de los mayas hablaban de una alineación. Estas partículas son muy energéticas pero están muy lejos y su movimiento las lleva muy lejos de nosotros, no las aproximan para nada. El 21 de diciembre ya paso,...

      ¡Un saludo!

      Eliminar