jueves, 17 de enero de 2013

Luz desde la oscuridad


Esta nueva y evocadora imagen de ESO muestra una nube oscura en la que se están formando nuevas estrellas, junto con un cúmulo de estrellas brillantes que ya han emergido de su polvorienta guardería estelar. La nueva imagen fue obtenida con el telescopio MPG/ESO de 2,2 metros, instalado en el Observatorio La Silla, en Chile, y es la mejor imagen jamás obtenida en luz visible de este objeto apenas conocido.

En la parte izquierda de esta nueva imagen hay una oscura columna que parece una nube de humo. A la izquierda, resplandece un pequeño grupo de estrellas brillantes. A primera vista, estas dos protagonistas no pueden ser más diferentes entre sí, pero en realidad están estrechamente relacionadas. La nube contiene enormes cantidades de frío polvo cósmico y es una guardería en la que están naciendo nuevas estrellas. Es probable que el Sol se formara en una región de formación estelar similar hace más de cuatro mil millones de años.

Esta nube es conocida como Lupus 3 y se encuentra a unos 600 años luz de la Tierra en la constelación de Scorpius (El Escorpión). La sección mostrada en la imagen es de unos cinco años luz de tamaño.


Dado que las partes más densas de este tipo de nube se contraen bajo los efectos de la gravedad, como resultado se calientan y empiezan a brillar. Al principio, las nubes de polvo bloquean la  radiación, y solo pueden verse con telescopios que trabajen en longitudes de onda más largas que la luz visible, como el infrarrojo. Pero, a medida que las estrellas se calientan y aumentan su brillo, su intensa radiación y sus vientos estelares van limpiando de forma gradual las nubes de su alrededor hasta que emergen mostrándonos toda su belleza.

Esta imagen de amplio campo muestra una nube oscura en la que se están formando nuevas estrellas, junto con un cúmulo de estrellas brillantes que ya han emergido de su polvorienta guardería estelar. Esta nube es conocida como Lupus 3 y se encuentra a unos 600 años luz de la Tierra en la constelación de Scorpius (El Escorpión). Es probable que el Sol se formara en una región de formación estelar similar hace más de cuatro mil millones de años. Esta visión de amplio campo fue creada a partir de imágenes del sondeo Digitized Sky Survey 2.
Crédito:
ESO/Digitized Sky Survey 2
Acknowledgement: Davide De Martin


Las brillantes estrellas a la derecha del centro de esta nueva imagen son un ejemplo perfecto de este tipo de pequeño grupo de estrellas jóvenes y calientes. Parte de su brillante luz azul se ha dispersado por los restos de polvo a su alrededor. Las dos estrellas más brillantes son lo suficientemente brillantes como para ser vistas fácilmente con un pequeño telescopio o con binoculares. Se trata de estrellas jóvenes que aún no han comenzado a brillar por la fusión nuclear en sus centros y aún están rodeadas de gas brillante [1]. Es probable que tengan menos de un millón de años de edad.

Pese a que no sean tan fácilmente visibles como las brillantes estrellas azules, los sondeos han descubierto muchas más objetos estelares muy jóvenes en esta región, que es una de las guarderías estelares de este tipo más cercanas al Sol.

Las regiones de formación estelar pueden ser enormes, como la Nebulosa de la Tarántula en la cual se están formando cientos de estrellas masivas. Sin embargo, se cree que la mayor parte de las estrellas de nuestra galaxia, y de otras galaxias, se han formado en regiones mucho más modestas como la que mostramos en esta imagen, en la que solo son visibles dos estrellas brillantes y donde se forman estrellas no muy pesadas. Por esta razón, la región de Lupus 3 es fascinante tanto para los astrónomos como para ilustrar de un modo muy hermoso las etapas tempranas de la vida de las estrellas.


Notas

[1] Se conocen como estrellas Herbig Ae/Be en honor al astrónomo que las identificó por primera vez. Las letras A y B se refieren a los tipos espectrales de las estrellas, un poco más calientes que nuestro Sol, y la “e” indica que hay líneas de emisión presentes en su espectro debido al brillo del gas que las rodea. Brillan porque convierten su energía potencial gravitatoria en calor a medida que se contraen.


Enlace original: ESO.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada