miércoles, 3 de abril de 2013

La Vía Láctea podría tener 2.000 agujeros negros en su halo


Posible distribución de los agujeros negros en el halo de la Vía Láctea

Valery Rashkov y Piero Madau, científicos de la Universidad de California, sugieren tras realizar una exhaustiva investigación, que la Vía láctea podría probablemente poseer entre 70 y 2.000 agujeros negros de masa intermedia en su halo.

El halo galáctico es la región del espacio que rodea las galaxias espirales. La mayor parte de las estrellas en una galaxia espiral se hallan situadas cerca de un único plano (el plano galáctico), en órbitas más o menos circulares en torno al centro de la galaxia (núcleo galáctico), o bien en una zona esferoidal que rodea el núcleo (bulbo galáctico). Sin embargo, algunas estrellas están situadas en un halo, también de forma esferoidal, que rodea la galaxia. Más allá de la parte visible del halo galáctico, existe una región mucho más extensa, conocida bajo el nombre de halo sombrío, halo extenso o corona galáctica, que contiene grandes cantidades de materia oscura.

Los astrofísicos llegaron a esta conclusión tras elaborar una simulación informática que modela la fusión de las galaxias enanas que finalmente dieron lugar a la Vía Láctea. Rashkov y Madau explican que en sus simulaciones tuvieron en cuenta la presencia de un agujero negro principal en el centro de las galaxias enanas que participaron en las sucesivas fusiones. En algunos casos, estos agujeros negros centrales acababan combinándose con el del cuerpo principal, pero en otras ocasiones este acoplamiento no funcionó. Debido a las ondas gravitacionales generadas por estas colisiones, los agujeros negros más pequeños podrían haber sido expulsados, viajando hasta los confines de la galaxia donde residirían solos en el espacio.



 Pero este no es el final de la historia. Las simulaciones también muestran que estas expulsiones se produjeron menos del 20 por cientos de las veces y que los agujeros negros eyectados se dividieron en dos clases: Los "desnudos" y los "vestidos". Los "desnudos" son los agujeros negros cuyos sub-halos fueron destruidos en la fusión, mientras que los "vestidos" lograron conservar un halo de materia oscura a su alrededor. Según los resultados obtenidos, los agujeros negros "vestidos" serían los más numerosos.

Sin embargo, cuando las galaxias se fusionan, y ninguno de sus agujeros negros centrales es expulsado, los dos se combinan para formar un único agujero negro masivo que se mantiene en un estado estable. Esto provoca que el agujero negro resultante alcance una masa asombrosa.

Para comprobar los resultados de este estudio, los científicos se afanan en detectar los agujeros negros "vestidos", ya que sus halos son más fáciles de detectar que los agujeros negros en sí, ya que estos no dejan escapar la luz debido a sus enormes fuerzas gravitatorias.




Más información en el enlace.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada