viernes, 19 de abril de 2013

Líridas 2013: la lluvia de estrellas de abril

En el mes de abril se produce la lluvia de estrellas de las Líridas. Los meteoros de esta lluvia tienden a ser muy brillantes con restos estelares muy persistentes ya que penetran profundamente en la atmósfera terrestre. En los últimos años se ha observado un promedio de 10 a 20 meteoros por hora.

Este fenómeno se produce cuando nuestro planeta, en su órbita alrededor del Sol, atraviesa los residuos polvorientos dejados por el cometa Thatcher. Este cometa fue descubierto el 5 de abril de 1861 por el astrónomo AE Thatcher de Nueva York. Por entonces contaba con una magnitud de 7,5 y se encontraba en dirección a la constelación de Draco. Fue descrito como "una nebulosa sin cola de 2 minutos de arco de diámetro, con una condensación central."

Su posterior estudio estableció que la órbita del cometa era elíptica y que su periodo era de 415 años.

Existen registros de la observación de esta lluvia desde el año 687 a.C, siendo uno de los eventos astronómicos más antiguos en registrarse. La THZ, o número máximo de meteoros observados en condiciones favorables, suele ser aproximadamente de entre 14 y 23 meteoros por hora lo que supone entre unos 8 y 15 meteoros por hora reales. En las mejores condicionas podrían observarse hasta tres meteoros por minuto. Pero en varios años se han observado estallidos que han elevado esta tasa a cifras muy superiores, como las ocurridas en 1803, 1922 y 1982. Por ejemplo, en 1982 se alcanzaron los 200 meteoros por hora. Por ello, los científicos clasifican a esta lluvia de estrellas como impredecible. ¿Qué ocurrirá este año?




Datos para la observación de este año.

Las Líridas reciben este nombre porque parecen proceder de Lyra, por ello decimos que su radiante está en esta constelación.

La lluvia es activa del 16 al 25 de abril. La mayor actividad estará comprendida entre las 04h y las 15h TU del 22 de abril, con máximo sobre  las 11:30 TU (de día en España). La actividad estimada será de unos 20 meteoros por hora, aunque visualmente se verá mermada por la presencia de la Luna, que este año perjudicará las observaciones.

Los meteoros son moderados-rápidos, penetrando en la atmósfera de la Tierra a unos 49 kilómetros por segundo o, lo que es lo mismo, a 175.000 kilómetros por hora. Suelen ser de color blanco en su mayoría.

Las líridas se hacen visibles en una primera toma de contacto con la atmósfera a 100 kilómetros de altura y suelen desaparecer cuando alcanzan los 50 kilómetros de altura, dependiendo del tamaño y masa del objeto podrá acercarse más o menos al suelo antes de desintegrase.


Recomendaciones para su observación visual.

Debemos alejarnos de las luces de las ciudades y adentrarnos en zonas muy oscuras, con ello sacaremos el mayor provecho de la lluvia y veremos estrellas fugaces más débiles.



No debemos mirar siempre hacia la constelación de Lyra que empezará a aparecer por el horizonte sobre las 0 horas del día 16 al 17. Las estrellas fugaces aparecerán por todo el cielo. Procurad mirar hacia las zonas más oscuras del cielo.

La forma más cómoda de ver la lluvia, es utilizar una tumbona. No hace falta emplear ningún instrumento óptico.

Llevar comida, bebidas, ropa de abrigo, mantas, linterna de luz roja ya que con esta luz no nos deslumbraremos y otra linterna de luz blanca para poder acomodarnos y tras finalizar la observación. Recordad que siempre hay que llevar más ropa de la que se crea necesaria.



¿Qué son los meteoros?

Para saber más sobre la naturaleza y origen de este fenómeno podéis consultar este enlace.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada