jueves, 2 de mayo de 2013

Cómic de la misión Marco Polo-R

Ver todo el cómic
Todos los cuerpos celestes del Sistema Solar se formaron a partir de la agregación de pequeñas partículas sólidas que, o bien se condensaron en la nebulosa que daría origen al Sol, o bien lo hicieron en las atmósferas o entornos circunestelares de otras estrellas. 

Pero por la propia evolución de los planetas, estos materiales han sufrido transformaciones por lo que sólo en los cuerpos menores, como en los asteroides, podemos encontrar el material perteneciente al disco protoplanetario original a partir del cual nacerían los planetas. Por ello, son varias las misiones puestas en marcha para estudiar los cuerpo menores y así resolver definitivamente todos los enigmas que encierra la teoría de la formación del Sistema Solar. Una de las misiones propuestas para este tipo de investigación es la misión Marco Polo en la que la sonda tendría el objetivo de recoger material de un asteroide y traerlo a la Tierra para su análisis.
Algunas regiones como el Cinturón Principal de Asteroides o el Cinturón de Kuiper almacenan algunos de estos asteroides  y cometas que han mantenido sus materiales esencialmente inalterados. Es decir, para conocer detalles esenciales sobre las primeras fases de la evolución de la Tierra es necesario estudiar los cuerpos más pequeños y primitivos en los que se han preservado estos componentes.
La misión Marco Polo-R nos ayudará a comprender más detalles sobre el origen del Sistema Solar. Esos materiales que se planea recuperar en uno de los asteroides primitivos preseleccionados posiblemente no estén alterados por los procesos de impacto y deceleración atmosférica que encontramos en las condritas más primitivas llegadas a la Tierra. El apoyo a este tipo de misiones parece esencial para el éxito en la exploración de nuestro Sistema Solar y el desarrollo tecnológico consiguiente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada